“Somos la única candidatura que ha regresado al primer Podemos que rompió el sistema de partidos español existente 2014”

Queremos construir un proyecto autónomo y federal capaz de desarrollar los documentos aprobados a nivel estatal atendiendo a las especificidades de nuestro territorio

Podem Comunitat Valenciana celebra este fin de semana su II Asamblea Autonómica. A ella concurren tres candidaturas, entre ellas, , ‘Una Marea per Aprofundir el Canvi’, liderada por Antonio Estañ, que ha sido muy crítica de la actual dirección. Estañ  defiende la vuelta al Podem inicial, con una dirección coral, “y sin  acumulación de cargos”. Defiende un modelo propio autónomo y local frente al estatal de Pilar Lima, y la continuidad del Pacto del Botànic, pero aumentando el nivel

-¿Por qué se presenta a liderar Podem CV?

Porque hubo muchos compañeros y compañeras que me situaron como la persona más útil para ser el portavoz en este momento de un proyecto colectivo que aspira a renovar Podem y desarrollar un proyecto autónomo para el territorio valenciano. Hace unas semanas no tenía intención de presentarme, pero con el apoyo del mejor equipo para dirigir Podem, apostando por una gestión del partido más coral, y un proyecto político más valiente, decidí dar el paso.

-¿En qué consiste su propuesta?

Desde ‘Una Marea per Aprofundir el Canvi’ siempre hemos destacado dos elementos fundamentales de nuestro proyecto: la renovación respecto a la anterior dirección y la construcción de un proyecto autónomo. A la dirección anterior les tenemos que agradecer el esfuerzo en una etapa de gestación del partido que no era fácil, plagada de retos electorales, sin prácticamente recursos y con un contexto político complicado. Pero creo que se han dejado algunas tareas por hacer en la construcción del partido como en la vertebración de la organización,  la integración de distintas sensibilidades y en la descentralización de toma de decisiones poniendo en valor la participación de nuestra militancia y la democracia interna; por eso proponemos una portavocía coral que descentralice el poder de la Secretaría General, por un Consell Territorial que sirva como contrapoder de los círculos territoriales y la militancia respecto a la dirección.

-¿Cómo es su proyecto, más autónomo o más federal?

Somos un proyecto político autónomo. Hasta ahora los niveles territoriales de la organización han estado eclipsados a nivel de estrategia, recursos y prioridad por lo estatal y la ‘máquina de guerra electoral’. Pero esa dinámica debe cambiar y tenemos que arraigar el proyecto en lo cercano, en la cotidianidad de la gente, primando el espacio local y autonómico. Y eso pasa fundamentalmente por construir un proyecto autónomo y federal aquí que sea capaz de desarrollar los documentos aprobados a nivel estatal atendiendo a las especificidades de nuestro territorio sin ser un simple reflejo de sus dinámicas. Por eso planteamos la necesidad de contar con un CIF propio en Podem y de dibujar un marco de acción política verdaderamente federal y descentralizado, como método único de garantizar la democracia interna y ser útiles en el nuevo ciclo político.

Los ‘partidos clásicos ‘están teniendo problemas para desarrollar un proyecto alternativo en toda Europa Necesitamos etiquetas nuevas para atender a los retos de nuestro tiempo”

-¿Sociodemocracia o izquierda pura?                                       

Creo que esas dos etiquetas no sirven ya para explicar la realidad. El proyecto histórico de la socialdemocracia se empezó a derruir cuando abrazaron la lógica neoliberal en los años 80 y ahora esa etiqueta es demasiado difusa, la ciudadanía ya no percibe con claridad y los ‘partidos clásicos ‘ están teniendo problemas para desarrollar un proyecto alternativo en toda Europa. Y, aunque yo siempre me haya referenciado en la izquierda, creo que los proyectos tradicionales catalogados como de izquierdas tampoco sirven demasiado para responder a los retos de la democracia. Necesitamos etiquetas nuevas para atender a los retos de nuestro tiempo.

-¿Cuáles son las diferencias con otros proyectos?

Creo que hay una diferencia de forma innegable: la candidatura de ‘Una Marea per Aprofundir el Canvi’ es la única que ha hecho primarias para desarrollar su lista y un proceso participativo para redactar los documentos, y ha regresado a ese método colaborativo del primer Podemos, el de las Europeas de 2014, que rompió el sistema de partidos español existente desde la Transición. Necesitamos volver a ese método para evitar caer en los tics de las organizaciones clásicas, y nuestra candidatura es la única que apuesta con decisión.

-¿Cómo ve la candidatura de Fabiola Meco?

A nivel de fondo, apreciamos cierta continuidad en la candidatura de Més Morat con la dirección anterior de Podem y con su relación con el Consell, debemos subir el nivel de exigencia con el gobierno, pero creo que lo hacen desde una posición de complacencia con lo realizado hasta ahora.

-¿Y la de Pilar Lima?

-Con Obrint Podem nos separa, creo, además del método, nuestra lectura de la escena política valenciana. Ellos sitúan el análisis de la “trama” englobando dentro de él al PSPV. Nosotros compartimos las críticas al apoyo de Ximo Puig hacia Susana Díaz, el ala más arcaica del PSOE, pero entendemos que en nuestro contexto tenemos capacidad para llevarles a que aprueben políticas más valientes, más allá de las críticas que se le puedan hacer.

No debemos perder la capacidad de llegar a distintos sectores diseñando un modelo de país alternativo que nos consolide como la opción opuesta al modelo del PP”

 

-¿Teme que los cambios que se han producido en Madrid supongan una pérdida de transversalidad?

En la II Asamblea Ciudadana Estatal de Podemos se escogió una estrategia que contó con el apoyo de la mayoría de la militancia que creo que se está implementando bien. En el momento en el que Rajoy logra conformar gobierno, Podemos entra en una nueva fase y debe adoptar otro rol; creo que la oposición frontal es la mejor vía para mostrarnos como alternativa, no obstante, no debemos perder la capacidad de llegar a distintos sectores diversificando las portavocías y diseñando un modelo de país alternativo que nos consolide como la opción opuesta al modelo de precariedad y corrupción del PP.

-¿Lamenta no haber alcanzado acuerdo con otras candidaturas?

Hemos sido la única que ha conseguido sumar espacios (Marea Valenciana y Profundización Democrática) nos habría gustado aumentar el consenso sobre posiciones políticas pero también es positivo que existan diferentes matices sobre el futuro del partido y que la militancia escoja.

El Botànic ha hecho muy poco. Si no somos capaces de demostrarle a la ciudadanía la capacidad de ofrecerle un proyecto en el que viva mejor, el cambio no se consolidará y no transformará la vida de la gente”

-¿Cómo ve el Botànic? ¿Es partidaria de su continuidad?

Creo que ahora a la mitad de la legislatura nos encontramos en un momento fundamental para decidir el rumbo del cambio valenciano. Creo que hasta ahora el Consell ha tenido bastantes dudas a la hora de afrontar políticas de cambio de modelo productivo que den solución a nuestro paro estructural y la situación de emergencia social. En otros ámbitos como la reforma del Servef, de los Institutos Tecnológicos, de crédito público, etc. Se ha hecho muy poco. Creo que si no somos capaces de afrontar políticas más valientes, de demostrarle a la ciudadanía la capacidad de ofrecerle un proyecto en el que viva mejor que con el PP, más allá de sus casos de corrupción ya innumerables e incuestionables, el cambio no se consolidará y no transformará la vida de la gente. Por eso proponemos una Auditoría Ciudadana del Pacte del Botànic para que mediante un proceso deliberativo y de fiscalización la sociedad civil dictamine qué se está cumpliendo y qué no, y qué es más prioritario y qué no.  Lo fundamental del Botànic es que sea una herramienta de cambio para la sociedad valenciana, en tanto que lo sea, lo defenderemos.

Según lo que hagamos nosotros y el Consell estos dos, tendremos reflexionar sobre qué fórmula es más útil para llegar a más gente en el 2019”

-¿De cara a las elecciones de 2019 contemplan alianzas con otras fuerzas?

Hasta 2019 puede cambiar mucho el escenario político, así que no nos podemos adelantar. No todas las confluencias suman, sino que existen determinadas condiciones para que funcionen como tales, y no como coaliciones clásicas. La clave creo que es de qué forma se desarrollan esas confluencias: si son fruto de un debate arraigado en la militancia, si se escogen candidatos comunes mediante un proceso único de primarias, etc.

-¿Y a nivel autonómico?¿Se apuesta por una marca propia?

Nosotros con Compromís ya hemos compartido candidatura en dos elecciones generales, compartimos algunos horizontes. Pero también creo que tenemos una identidad distinta que nos permite quizá a nosotros superar algunos de los límites históricos, territoriales y sociales de Compromís. Creo que los retos actuales de Podem tienen que ver más con qué hacer en los próximos dos años. Y según lo que hagamos nosotros y el Consell en ese tiempo, reflexionar sobre qué fórmula es más útil para llegar a más gente.

-¿Cómo valora la decisión de Montiel?

Creo que debemos agradecerle su esfuerzo en estos dos años y que debemos respetar su decisión.

-¿Continuará como portavoz?

Esa decisión corresponderá a la próxima dirección y al proyecto que todas las personas inscritas en Podem consideren que debe guiar la acción en los próximos meses.

Pablo Iglesia ha asumido el papel de líder de la oposición, ante un PSOE que sigue en interinidad y que se mantiene como muleta del PP”

-¿Qué le parece el giro más izquierdista iniciado por Pablo Iglesias?

No creo que haya habido un giro izquierdista. Creo que Pablo ha asumido el papel de líder de la oposición, ante un PSOE que sigue en interinidad y que se mantiene como muleta del PP, y que está realizando una confrontación directa con un proyecto del PP que se sigue demostrando corrupto, injusto e ineficaz. Creo que está asumiendo el papel que nos toca en esta fase sin olvidar la construcción de un movimiento popular que amplíe y defienda los derechos conseguidos.