Valencia y Barcelona articularán una red europea en defensa del Corredor Mediterráneo

Ribó y Colau firmarán la semana que viene el protocolo de colaboración que también abordará una mejora de los servicios públicos

Llevar la defensa del Corredor Mediterráneo más allá de España. Ese es el objetivo del acuerdo de colaboración entre los ayuntamientos de Valencia y Barcelona, aprobado este viernes por la junta de gobierno del ayuntamiento de Valencia, según informó al término de la reunión la teniente alcalde, y portavoz municipal, Sandra Gómez, “que busca dar visibilidad a la reivindicación estratégica del Corredor Mediterráneo, a través de la creación de una red europea de ciudades españolas y francesas”.

El acuerdo, que será firmado la próxima semana por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el alcalde de Valencia, Joan Ribó, además busca un impulso y ayuda mutua en la mejora de los servicios públicos de ambas ciudades.

Gómez ha explicado que el acuerdo pretende ser “un primer paso para trabajar la constitución de una red de ciudades, tanto españolas como francesas, en defensa del Corredor Mediterráneo como elemento estratégico primordial para el desarrollo local”, ya que desde la corporación local “se considera que  se trata deuna infraestructura estratégica para la ciudad, que atañe a todos los territorios por los que debe discurrir este Corredor, por lo que queremos es llevar esta reivindicación ante de las instituciones europeas y españolas”.

De igual manera, la junta de gobierno local aprobó el trámite de la aceptación de las subvenciones del SERVEF al proyecto programa de lucha contra el desempleo juvenil ANEM, que ha puesto en marcha el Ayuntamiento de Valencia en coordinación con la Generalitat Valenciana.

Gómez ha expresado su “satisfacción” porque finalmente serán 500 las y los jóvenes de la ciudad en situación de desempleo que serán beneficiarios del programa, “habiéndose superado las primeras expectativas que planteamos”.

Las personas empleadas se incorporarán a sus puestos de trabajo a principios del próximo mes de agosto, por un plazo de un año, abordándose, según ha explicado, “prácticamente a todas las categorías profesionales y de formación”.

Remodelación provisional de competencias

Por otra parte, según ha explicado el alcalde de Valencia, Joan Ribó, a preguntas de los periodistas sobre la organización de competencias de gestión tras la renuncia a su cargo del concejal del grupo municipal València en Comú, Jordi Peris, que asumía la segunda portavocía municipal y las concejalías de Innovación, Participación Ciudadana y Cambio Climático. Esta reordenación “es un asunto que depende de València en Comú”, y se mantendrá hasta que el nuevo concejal en tanto no tome posesión de su acta de concejal el cargo electo correspondiente.

Mientras tanto, según ha señalado Ribó, “la concejala María Oliver ejerce de portavoz provisional hasta que su grupo municipal decida formalmente que es ella u otra persona la que asume el cargo de manera definitiva, y la junta de gobierno local ha aprobado el reparto de las tareas que hasta ahora asumía Jordi Peris entre los dos ediles de ese grupo, María Oliver y Roberto Jaramillo, hasta que tome posesión como delegado el nuevo cargo electo, según la lista electoral de València en Comú”.

Así, transicionalmente, Roberto Jaramillo ha asumido las competencias de la Concejalía de Participación, y María Oliver, el resto. Según ha dicho Ribó, “el Gobierno queda a la espera de ver cómo se reorganiza el grupo, de igual forma que se reorganizó el grupo municipal Ssocialista hace ahora un año, tras la marcha de su portavoz, pues lo mismo haremos, desde el máximo respeto a València en Comú”, ya que “todas las cosas están funcionando con absoluta normalidad”.