Les Corts modificará el Debate del Estado de La Comunitat para dar más protagonismo a las resoluciones

Podem pide un reglamento para regular la asistencia del público a los plenos

La ausencia de plenos parlamentarios durante este mes de julio ha hecho que la gestión de la Mesa y Junta de Portavoces se centre en asuntos de gestión parlamentaria como ha suceido la reunión de esta semana. Así, la reorganización del Debate del Estado de la Comunitat para dar más protagonismo a la segunda parte del mismo, como es el  debate de las resoluciones que se realiza la segunda jornada, y que recoge los compromisos del Consell para curso político fue uno de los asuntos abordados en la reunión de esta semana.

Este debate, que es uno de los plenos más importantes del año parlamentario, junto al de los Presupuestos de la Generalitat, en su primera parte, que incluye las intervenciones del jefe del Consell y de los portavoces parlamentarios, suele acaparar el protagonismo mediatico y social, mientras que el debate de las resoluciones del mismo, pese a recoger los compromisos del gobierno para cada curso político, algo que desde Les Corts se quiere potenciar ya este año.

Con este motivo, a propuesta de Podem los letrados de la cámara han realizado un estudio informativo sobre los distintos debates de político general, que los grupos deberán estudiar en los próximos días para encontrar una solución que se pueda aplicar ya en el debate de este año que se celebrará a mediados del mes de septiembre.  A  priori, según fuentes consultadas por Mediterráneo Press, hay dos opciones básicas planteadas sobre las que se van a trabajar, bien reducir el número de resoluciones planteadas, o agrupándolas por grandes temas, como sucede con las enmiendas de adicción en el debate de presupuestos, o bien, separar las dos partes del debate. Según esta opción, se trataría de aumentar el tiempo entre la presentación de las resoluciones, su ordenación por parte de la Mesa de les Corts, y su debate. Hasta el momento, la presentación de resoluciones y la ordenación por parte de la Mesa se solía realizar al terminar la jornada.

Ahora se aumentaría el plazo de presentación de iniciativas, algunas horas, de forma que su ordenación para el debate se realizara al día siguiente. Con ello, la Mesa podría asegurarse que las resoluciones son de interés general y no particular, como sucedido alguna vez, además, se aumentaría el tiempo para consensuar iniciativas, de manera que el debate empezaría unas horas más tarde. Ahora se trata que todos los grupos parlamentarios se posiciones las distintas opciones y busquen la más adecuada.

Regular las visitas a los plenos

Por otra parte, a propuesta también de Podem, la junta de Portavoces estudia encontrar un sistema que regule la presencia del público en los plenos. Hasta el momento, no existía ninguna regulación, y el ciudadano que solicitaba acudir a un pleno podía hacerlo si había espacio en la tribuna de invitados, cuya capacidad de aforo es algo más de 40 personas, buscándose la habilitación de salas especiales, cuando algún debate tiene más de afluencia. Además, los altos cargos del gobierno tenían preferencia sobre el resto de posibles invitados.

Podem ahora a propuesto crear un cupo específico para público general, que puedan apuntarse como sucede en los partidos de fútbol profesional a través de la web, con tiempo suficiente de manera que nunca sobre huecos en la tribuna de invitados.

Según la propuesta de Podem,  según explicó este martes su portavoz, Antonio Montiel, se trataría de destinar la mitad del espacio de la tribuna de invitados a la ciudadanía general, unos catorce sillas, más cuatro para personas con movilidad reducida, y el resto a miembros de la administración autonómica e invitados de los grupos parlamentarios. La propuesta la estudiaran cada grupo, aunque los otros dos miembros del Pacte del Botànic no la tiene muy clara.

Diputados no adscritos, cuanto más lejos mejor

Los grupos Ciudadanos y Podem, con el respaldo del PP-CV, solicitaron ayer habilitar una zona de trabajo separada del resto de grupos parlamentarios para los diputados no adscritos, ya que tras la salida de los cuatro diputados díscolos de Ciudadano este grupo ya está integrado por seis diputados.

Hasta el momento, los dos diputados no adscritos, la podemita, Covadonga Peremarch, y el popular, Miguel Domínguez, habían situados en un despacho a mitad de espacio entre el pleno y la zona de grupos parlamentarios, ahí no cabe los cuatro diputados díscolos de Ciudadanos. Desde la Mesa de les Corts se atribuye motivos de seguridad, y se dice que la zona de trabajo debe estar centrada en el edificio de los grupos parlamentarios, y ahí, es donde no hay acuerdo. Ciudadanos, Podem y PP-CV quiere a sus diputados ‘transfugas’ lo más lejos de ellos, mientras que PSPV y Compromís dice que cada grupo se apañe con sus díscolos.

La solución sería un pequeño despacho en la planta donde esta Ciudadanos y Podem, donde cabrían los seis diputados, y que ahora pertenece a la formación naranja, pero, ambos grupos no los quieren ahí.