Valencia estudia fijar una tasa para los apartamentos turísticos

El estudio del ayuntamiento asegura que la ciudad tiene ya más apartamentos que plazas hoteleras, aunque éstas últimas más pernoctaciones y volumen de negocio

El ayuntamiento de Valencia está estudiando opciones para regular y controlar los apartamentos turísticos, cuya oferta ha crecido de forma desmesurada en la ciudad de Valencia en los últimos meses. Así, lo ha señalado  la concejala de Turismo y alcaldesa en funciones, Sandra Gómez, en el transcurso de una rueda de prensa en la que ha anunciado su intención de reunirse en septiembre plataformas de alquiler de aparatamentos a particulares, como Airbnb o Homeaway, donde se planteará distintas alternativas, entre ellas fija una tasa para los apartamentos turística.

Gómez ha presentado este martes el  “Estudio de dimensionamiento de la oferta de viviendas turísticas en la ciudad de València”,  con el que se ha analizado la situación de los apartamentos turísticos en la ciudad, en el que se ha detectado la necesidad  regular la oferta para que estos entren dentro de la legalidad y no contribuyan a crear una burbuja en el sector a medio y largo plazo, algo se está empezando a producir.

Para evitarlo, según ha indicado, el ayuntamiento tiene previsto diseñar una serie de acciones con el objetivo de paliar los impactos negativos, y para ello realizará diferentes mesas de trabajo con  la Agencia Valenciana de Turismo, la Fundación Turismo Valencia, el sector hotelero o las asociaciones de vecinos, plataforma Airbnb,  entre otros.

Con ello,  en opinión de la concejala, “queremos dar protección al residente, luchar contra la economía sumergida y proteger a aquellas empresas que ofertan ese tipo de alojamiento de forma legal para favorecer una mayor  equidad competitiva entre los diferentes actores en juego y queremos, en tercer lugar, garantizar los derechos del turista que alquila asegurando la calidad percibida como destino”.

En este sentido, ha explicado en el caso de los apartamentos turísticos, hay dos ámbitos, por un lado  está la oferta reglada, fundamentalmente a través de empresas e inmobiliarias, y otra la no reglada,  realizada por particulares a través de plataformas como Airbnb o Homeaway, que es la que ha crecido de forma desmesurada en los últimos tiempos, y sobre la que el ayuntamiento pretende actuar.

Para ello, Sandra Gómez pretende reunirse con plataforma  como Airbnb en septiembre “para firmar un convenio de colaboración con la intención de controlar mejor la oferta que se hace desde la aplicación”. El ayuntamiento plantea tres opciones para mejorar el control de este tipo plataformas de alquiler de apartamentos entre particulares: limitar el número de particulares y días que puede participar, establecer una tasa para todos los usuarios de la plataforma y hacer un control del número del registro, de manera que los propietarios que alquilen apartamentos deberán estar registrados en la Agencia Valenciana de Turismo.

Más apartamentos que plazas hoteleras

El estudio, según ha explicado la concejala de turismo, que la oferta de plazas de los apartamentos turísticos en la ciudad de Valencia ya está por encima de la de los hoteles, aunque las  pernoctaciones y el volumen de negocio siguen siendo mayores en hoteles.

En concreto, en la actualidad hay una oferta de 4.714 viviendas de uso turístico en la ciudad de Valencia, que se traduce en un 48,60% de la oferta de plazas,  por encima  de las 16.191 plazas  hoteleras existentes, que suponen el  43,47%, aportado por los 82 hoteles existente,  que continúan liderando las pernoctaciones y el volumen de negocio.

A  nivel de parque de apartamentos turísticos, Valencia se sitúa en unos niveles similares a ciudades como Málaga, Sevilla o Donostia, con 6,6 apartamentos turísticos por cada 1.000 habitantes por debajo de Barcelona y con porcentajes.

Respecto a la distribución de la oferta de viviendas turísticas por distritos, la mayor parte se concentra en Ciutat Vella con un 34%, seguida de Extramurs con un total del 12% y el tercer lugar lo ocupa los Poblats Marítims con un 10%. “Cabe destacar que la mayor parte de la oferta reglada está en Ciutat Vella con un 40%, mientras que la oferta no reglada está más dispersa por toda la ciudad, lo que nos lleva a matizar las percepciones sobre la masificación que existe en Ciutat Vella de apartamentos no reglados”, ha afirmado Sandra Gómez.

Según estudio,  a pesar  del notable desarrollo y visibilidad de los Apartamentos turísticos en  los últimos años, Sandra Gómez ha desaconsejado la adquisición de viviendas para destinarlas a apartamentos turísticos ya que, según los estudios realizados, para que la inversión fuese más rentable que un alquiler convencional y haciendo frente a todos los gastos legales, deberían estar alquiladas un mínimo de 180 días al año.