El plan de ciclista del Consell prevé educación vial, señalizaciones y sanciones

Contempla identificación de redes preferentes, la creación de rutas alternativas, el mantenimiento de arcenes, la vigilancia y sanción

La Generalitat ha presentado el Libro blanco sobre la protección de las personas usuarias de la bicicleta en la Comunitat Valenciana, así como una campaña publicitaria institucional que pretende impulsar la educación vial y el respecto a los ciclistas. Con dichas medidas, desde el ejecutivo se pretende reducir el elevado número siniestros mortales con ciclistas producido en los últimos meses.

Así lo ha indicado el president de la Generalitat, Ximo Puig, tras reunirse con las administraciones y los colectivos implicados, un encuentro en el que también han estado presentes el conseller de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, Vicent Marzà, y la consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Carmen Montón.

Puig ha asegurado que el Consell está “claramente a favor” del uso de la bicicleta como medio de trasporte urbano e interurbano, por lo que resulta necesario “proponer la mayor seguridad posible para los ciclistas en nuestras carreteras y en nuestras ciudades”.

La iniciativa   ha surgido como respuesta al elevado número de accidentes registrados en la Comunitat Valenciana, en los que han perdido la vida ocho ciclistas este año. No obstante, tal y como ha indicado Puig, se trata de una propuesta que “tiene una voluntad de ir mejorando de una manera progresiva, sabiendo que hay avances tecnológicos que se pueden implementar y que hay posibilidades de compartir las medidas que se están tomando en otros países”.

Medidas preventivas

El plan, al que Puig ha calificado como una “hoja de ruta compartida”, trata de recoger en un mismo documento elementos de mejora de la seguridad vial que afecten a diferentes organismos porque, tal y como ha destacado el subdirector general de Emergencias, Jorge Suárez, “la responsabilidad es compartida”.

El documento engloba medidas, que se están desarrollando o se pondrán en marcha progresivamente, y propuestas a largo plazo. Entre ellas se encuentran el rediseño de la red viaria, la identificación de redes preferentes, la creación de rutas alternativas, el mantenimiento de arcenes, la vigilancia y sanción, la modificación de la normativa, la aplicación de tecnología o las medidas de formación, entre otras.

El objetivo final del plan es promover el uso de la bicicleta dentro de un contexto de vida saludable aumentando la seguridad de sus usuarios. Para ello, pretende proteger a los ciclistas, prevenir la accidentalidad y fomentar medidas de autoprotección y seguridad vial.

El documento se ha elaborado a través del análisis de los patrones territoriales y de las características de la siniestralidad, así como de encuestas a los usuarios, y se deberá materializar con la puesta en marcha de planes de acción específicos, estableciendo una hoja de ruta e indicadores de ejecución y cumplimiento.