El Palmar lleva en barca por la Albufera al Cristo de la Salud

En una romería con cientos de devotos, también llegados de Silla, Sollana, Catarroja

Cientos de devotos del Santísimo Cristo de la Salud de la pedanía valenciana de El Palmar han participado hoy, viernes, en una romería en barca por el lago de la Albufera con su imagen, a dos días del inicio del Año Santo Jubilar que le ha concedido la Santa Sede precisamente por la devoción que profesa a su patrón.

Así, en la romería han participado devotos de la propia pedanía y, también, de las poblaciones ribereñas del lago como El Saler, Silla, Sollana Catarroja, Pinedo y el Perellonet.

La imagen ha salido desde la parroquia de Jesuset de l´Hort de El Palmar, hasta el embarcadero donde han zarpado numerosas barcas para la travesía por el lago, según el párroco Gonzalo Albero.

Durante el recorrido de la romería con la imagen, que cientos de personas han seguido también desde el embarcadero, el vicario episcopal Rafael Cerdá ha ofrecido una predicación desde la barca en la que ha ido el Cristo de la Salud, una vez en el centro del lago.

La romería en barca del Cristo de la Salud comenzó a celebrarse en 1974 tras la visita a El Palmar, un año antes, de la imagen peregrina de la Virgen de los Desamparados que salió en procesión por La Albufera, “lo que hizo pensar a los fieles que también podían hacer lo mismo con la imagen de su patrón”.

El Cardenal abre el Año Santo en El Palmar con una misa el domingo

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, presidirá este domingo, 6 de agosto, en El Palmar, una misa con motivo de la apertura del Año Santo Jubilar, concedido a esta pedanía por su devoción al Santísimo Cristo de la Salud y a petición del propio Arzobispo.

La celebración de la eucaristía, que coincidirá con la festividad litúrgica del patrón, tendrá lugar a las 11:30 horas en la parroquia Jesuset del Hort de El Palmar, en donde se venera al Cristo. Igualmente, por la tarde, se desarrollará a las 21 horas una procesión por las calles de El Palmar, según el párroco que destaca “la gran devoción, el silencio, la emoción y respeto con que participan en ella los vecinos”.