Turisme investiga a 7 plataformas online de alquiler de apartamentos turísticos

La Generalitat sigue su campaña por la regulación del sector, tras fijar 6 sanciones en 2016, mientras que califica de “inmejorables” los datos turísticos, con 8 millones de visitantes

La Comunitat mantendrá su apuesta por el turismo de calidad, aunque sin tasas turísticas, tal y  como avanzó el secretario autonómico de Turisme, Francesc Colomer, en una entrevista en Mediterráneo Press hace unos meses. Al menos, esa es la intención del Consell de la Generalitat, según informó ayer el president de la Generalitat, Ximo Puig, al término de la reunión mantenida este jueves con el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, para abordar la marcha de la campaña estival.  Y esta  apuesta se realizará intensificando los controles sobre el sector así como su profesionalización, especialmente en el ámbito de los alojamientos turísticos, donde existe un importante nivel de intrusismo, y que ha propiciado a incoar diligencias previas a siete plataformas online de alquiler de apartamentos, que pueden acabar en expedientes sancionadores, como ya sucedió en 2016, con seis sanciones impuestas, a las mismas plataformas en algunos casos.

Al término de la reunión, Puig ha explicado que el sector turístico de la Comunitat Valenciana es “el uno de los que mejor funciona”, y por lo tanto, debe continuarse en la misma línea, aunque intensificando las medidas de calidad. Por el ello, insistió en la importancia de continuar con la “profesionalización” de aquellas partes del sector que funcionan de manera más libre, como es el sector de los alojamientos en apartamentos turísticos, donde existe un cierto nivel de intrusismo.

El método valenciano para potenciar el sector, en su opinión, se basa en combinar el concepto de hospitalidad al del turismo, como hará la nueva ley valenciana de Turismo, Ocio y Hospitalidad, y que permitirá mejorar la calidad de los productos y servicios turísticos , a través de la “regulación, control y protección en todo lo referente al alojamiento ilegal para beneficiar a los ciudadanos, tanto los residentes como los que vienen, que tienen que tener garantías y seguridad a la hora de poder disfrutar de la ciudad”.

En este sentido, según ha señalado,   la campaña estival de inspección turística de la Agència Valenciana del Turisme iniciada en junio “ya está dando sus primeros frutos”.  Así, las inspecciones realizadas han arrojado un balance que supera las 5.250 actuaciones llevadas a cabo por los agentes de inspección territoriales y la Policía Autonómica y, además, ya se han firmado acuerdos con ayuntamientos de municipios turísticos con el objetivo de “reforzar las sinergias con la Policía Local”.

Fruto de estas actuaciones desde la Agència Valenciana del Turisme está incoando diligencias previas que pueden desembocar en la apertura de 7 expedientes por inspecciones a plataformas online de alquiler de alojamientos, como Airbnb, como ya sucedió con un total de 6 expedientes sancionadores a plataformas de alquiler de viviendas por comercializar apartamentos ilegales, abiertos en 2016, que acabaron con sanciones económicas

Inspecciones aleatorias

Estos datos, en opinión de Puig, son positivos, pues,  se tratan de escasas irregularidades, si se tiene en cuenta que actualmente hay registrados 58.450 apartamentos turísticos en la Comunitat Valenciana, 12.000 más que a finales de 2016.

Por ello, el jefe del Consell se mostró partidario de no bajar la guardia en esta materia. Para ello,  ha anunciado “inspecciones aleatorias” entre los apartamentos que se registren como turísticos con el objetivo de comprobar que cumplen con los requisitos y estándares.

8 millones de visitantes

Esta apuesta por la calidad y los controles es básica, según Ximo Puig, para tener unos resultados turísticos como los que se están obteniendo, pues, “tras la campaña estival a finales de año, la cifra total superará ampliamente los ocho millones de turistas, alcanzando los   cuatro millones de visitantes extranjeros durante la campaña estival, una cifra que supone un aumento del 10% con respecto a la de 2016”, lo que supone que este ejercicio turístico “volverá a dejarnos cifras de récord en número de visitantes y en pernoctaciones, además de registrar una mejora notable en el gasto de los turistas”.

Y estos resultados, tendrán importantes repercusiones económicas. Según Puig, el gasto estimado de los cuatro millones de turistas extranjeros que llegarán a la Comunitat Valenciana entre junio y septiembre “puede superar los 4.000 millones de euros, lo que supone un incremento del 12% respecto al 2016”,

Por otro lado, los turistas españoles harán más de 8,7 millones de viajes a la Comunitat Valenciana, un 4% más que el año anterior, y realizarán más de 58 millones de pernoctaciones en todo tipo de alojamientos, incluida la segunda residencia (un 5% más que en la campaña de 2016).

Del total de pernoctaciones, 14 millones tendrán lugar en establecimientos hoteleros, mientras que la oferta extrahotelera, es decir, apartamentos, cámpings y alojamientos rurales, registrarán 11 millones, cifras que suponen unos incrementos del 5% y del 15% respectivamente. Así, la Comunitat Valenciana será, un año más, el destino peninsular con mayor ocupación de su planta hotelera y extrahotelera.