FGV adjudica a Stadler Rail Valencia seis nuevos trenes para el Tram por 43,3 millones

Los nuevos trenes de propulsión dual diésel y eléctrica para la Línea 9 podrán usarse en modo tranviario en tramos urbanos

Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) ha adjudicado a Stadler Rail Valencia y por importe de 43.320.000 euros el contrato de fabricación de los seis nuevos trenes de propulsión dual diésel y eléctrica, “que permitirán dar un paso más en la renovación de la  Línea 9 (Benidorm-Dénia) del Tram”. Así, lo ha anunciado este miércoles la Generalitat en un comunicado de prensa.

La incorporación de estos nuevos vehículo, según informa la Generalitat, “está prevista a partir de 2019 forma parte del proceso de modernización de esta línea que promueve la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, y que cuenta con un presupuesto conjunto que supera los 100 millones de euros y que permitirá equiparar esta línea con el resto de la explotación del Tram”.

Las nuevas unidades, en opinión de las mismas fuentes, contarán con un diseño y unas características técnicas actualizadas de acuerdo con la normativa existente, y son compatibles con la utilización de sistemas de seguridad, control y comunicaciones de última tecnología.

De esta manera, según la Generalitat, “con los nuevos trenes se garantiza una mayor fiabilidad y seguridad, además del confort, la accesibilidad o la información al cliente, conforme a los estándares que FGV presta en el resto de sus líneas”.

Además, estas unidades contratadas Stadler Rail Valencia supone un importante contrato para el futuro de la factoría ubicada en Albuixech, que recibe un nuevo encargo que le garantiza carga de trabajo para los próximos años.

Características  trenes

Los nuevos seis trenes contratados a Stadler Rail Valencia, según explican a Mediterráneo Press desde la conselleria que dirige María José Salvador, “contará con tracción dual, lo que posibilitará su circulación de los trenes, tanto en la parte que está electrificada, Alicante-Benidorm (Línea 1), como la que no lo está, Benidorm-Dénia (Línea 9), con la ventaja de que, si en el futuro se electrificara toda la línea, este nuevo material móvil seguiría siendo efectivo”.

De esta manera, el nuevo material, por sus características técnicas, permite circular en modo tranviario, lo que posibilita tranviarizar tramos muy sensibles de la Línea 9, como por ejemplo la anunciada entrada a Dénia. Este modo tranviario, en opinión de la Conselleria, p”ermite crecer las posibilidades de integración de las infraestructuras de FGV en entornos urbanos, permeabilizando la movilidad de peatones y vehículos con la plataforma tranviaria”.

Con la incorporación de estas unidades, además, según fuentes de FGV, está previsto adaptar los andenes al nuevo material, equiparándolos al resto de las líneas y previendo el periodo de convivencia de trenes de piso alto y de piso bajo.

Las nuevas maquinas sustituirán a seis trenes diésel de la serie 2.500, que tiene más de 50 años en explotación, debido a que son heredadas de FEVE al crearse FGV. Dichas maquinas fueron  fabricadas entre 1966 y 1973, y han sido modificadas y reformadas en varias ocasiones en aspectos relacionados con la motorización, imagen exterior, interior y climatización, pero tienen un elevado coste de mantenimiento, falta de fiabilidad, obsolescencia de equipos por uso, y están desfasados respecto a las normativas actuales.