Cañizares llama a “una unidad sin fisuras de las religiones para acabar con el terrorismo yihadista”

El cardenal Cañizares, en la misa por las víctimas de los atentados en Cataluña asegura que “no hay mayor blasfemia contra Dios que matar inocentes”

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha urgido hoy a una “unidad sin fisuras también de las religiones” para acabar con el terrorismo yihadista,  “porque la unidad es imprescindible para salvar a la sociedad de esa violencia”.

“Es necesario abrirse a la esperanza de que es posible romper esa larga cadena de los horrendos delitos del terrorismo”, ha añadido.

En la misa que ha presidido en la Catedral de Valencia esta tarde en sufragio por las víctimas mortales de los atentados de Cataluña y la recuperación de los heridos, el Cardenal ha asegurado que “el yihadismo islamico sólo sabe de odio, odia a Dios en primer lugar y a sus criaturas más queridas que son los hombres”, y también “odia de manera especial a  España y busca su peor mal, su destrucción y conquista volviendo a épocas pasadas que es preciso superar”.

En su homilía, en la que el titular de la archidiócesis de Valencia ha expresado “mi rechazo más absoluto a este crimen y mi mayor cercanía a las víctimas”, el cardenal Cañizares ha advertido que “los asesinos yihadistas del Daesh son los principales enemigos de la tierra a la que dicen falsamente defender y rescatar y, más aún, son enemigos especialmente destructores del Islam, religion que debe ser respetada y en la que se adora e invoca al Dios vivo, único y misericordioso”.

A este respecto, ha resaltado que “una religion se defiende con la paz y la justicia, con el reconocimiento del Dios único y verdadero que quiere que el hombre viva y que proteja al hermano”.

Por el contrario, “no hay fe ni hay paz cuando el hombre es asesinado y no hay mayor blasfemia contra Dios que cuando se comete la mayor de las injusticias, que es el matar al inocente e indefenso, al que Dios especialmente ama”

Los terroristas yihadistas “son amenaza para nuestros hermanos musulmanes” y deben dejar las armas y acabar de una vez, ya y para siempre, su terrorismo homicida, arrepentirse y cambiar sus corazones sin demora”, ha indicado el Cardenal.

El arzobispo de Valencia ha implorado también a Dios para “que tenga compasión y acoja a estos hermanos nuestros asesinados, se apiade de sus familias, de Barcelona y de Cataluña, esa parte tan querida de España, y de España misma” y ha destacado, igualmente, que “en los atentados acaecidos en Cataluña hemos podido apreciar y ver tantos signos de solidaridad y amor que indican que el Evangelio no está lejos de nosotros”.

En la misa, en la que han participado centenares de personas, han concelebrado con el arzobispo el obispo auxiliar monseñor Esteban Escudero, el vicario general Vicente Fontestad, el deán de la Catedral, Emilio Aliaga y sacerdotes miembros del cabildo.