Les Corts convalidarán este viernes el decreto ley de plurilingüismo en aulas de 3 años

El PP-CV y Ciudadanos anuncian su rechazo al proyecto de ley, y su intención de impugnar la nueva norma

Les Corts celebrarán este viernes un pleno extraordinario para convalidar el decreto-ley que regula el plurilingüismo en las aulas de Infantil 3 años, que ha entrado en vigor este martes después de su publicación  por el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana. El pleno arrancará a las 12 horas y servirá para cumplir con la obligación de convalidar el decreto ley que aprobó el viernes el pleno del Consell en un plazo de 30 días.

El texto será respaldado por los tres partidos del  Pacte del Botànic, si bien, Podem mostró ayer sus dudas por algunas de las medidas aprobadas en educación. Por el contrario, los dos partidos de la oposición anunciaron ya su rechazo al texto legal  mostrándose partidarios de impugnarla judicialmente.

Desde el PP-CV, su portavoz, Isabel Bonig, ha lamentado que el viernes será “la culminación del rodillo” que a su entender ha impuesto el Consell con este decreto ley, que ha calificado como “decreto mordaza de la sociedad valenciana”, y ha anunciado que estudiarán la nueva norma y “todas las vías legales”, lo que incluye pedirle al Gobierno que lleve el decreto al Constitucional, puesto que el decreto ley solo es impugnable por esta vía o por la suma de 50 diputados o senadores en contra.

Por su parte, la síndica de Ciudadanos, Mari Carmen Sánchez, ha sido crítica también con esta solución que se ha hecho “tarde y mal, y con formas inadecuadas”,  y  ha lamentado que los grupos que sostienen al Consell “siempre han criticado que el PP aprobaba todo en el último momento y mediante decreto”, por lo que les ha instado a hacer examen de conciencia. Según ha indicado, “han tenido dos meses para haber hecho las cosas de manera seria y profesional”-

Sanchez avanzó la intención de su partido de acudir al Defensor del Pueblo para pedir que se pronuncie sobre el decreto  “que elimina la posibilidad de defensa ante los tribunales, salvo la petición de un recurso de amparo al Constituciona”, y, en su opinión, supone “una eliminación de la separación de poderes”.

Por su parte, el nuevo portavoz de Podemos, Antonio Estañ, ha señalado que este decreto ley trata de asegurar el inicio del curso con normalidad y, por tanto, lo apoyarán, aunque ha indicado que otra cuestión es el debate abierto en torno al desarrollo de la política plurilingüe del Consell.

Su predecesor, Antonio Montiel, ha agregado que esto “no es el apocalipsis” y aunque no están de acuerdo en “muchas de las políticas que se están desarrollando en educación, con problemas de gestión graves”, en este caso había que dictar unas medidas para dar seguridad a familias, docentes y niños, ante la “batería de recursos judiciales” al decreto de plurilingüismo y la ausencia de decisiones legales firmes y sobre el fondo del asunto.

Más allá de comprender las medidas extraordinarias, ha continuado Montiel, “hay que replantearse el conjunto de políticas educativas para dar estabilidad al sistema” y ha citado la necesidad de una ley de educación o resolver temas como los barracones o la enseñanza en las Escuelas Oficiales de Idiomas.

El  portavoz de Compromís, Fran Ferri, ha asegurado que Isabel Bonig está “nerviosa” porque “su plan de sembrar caos ha sido echado por tierra” con este plan B de la Conselleria y ha remarcado que se ha esperado hasta ahora para ver si en este tiempo los tribunales se pronunciaban sobre el recurso planteado contra la suspensión cautelar. Además, ha recordado que tan sólo se ha anulado una parte del decreto –relativa a las certificaciones– y no en su totalidad. También ha asegurado que no vulnera derechos fundamentales y no supone un “rodillo” porque deberá ser convalidado con los votos de tres grupos.

Sobre las críticas de Montiel, Ferri ha indicado que “Podem era consciente de que era esto lo que se iba a hacer, estaba al día de cuál era la estrategia del Consell”.

El portavoz del PSPV, Manolo Mata, ha asegurado que “estamos perdiendo la chaveta” con este debate, ya que los niños de 3 años recibirán la enseñanza que habían elegido sus familias en el proceso de matriculación, se trata asimismo de una etapa no obligatoria en la que se trabajan rutinas e incluso los alumnos “no hablan ni la mitad de cada lengua” correctamente, al ser tan pequeños.