Puig percibe “voluntad política” de Rajoy para reformar la financiación autonómica en los próximos meses

Acuerdan próximas reuniones con De La Serna y Montoro para hablar de los Presupuestos de 2018 y la financiación, así como una primera visita institucional al Palau

Buenas sensaciones y clima de diálogo. Al menos, esa es la sensación percibida por el president de la Generalitat, Ximo Puig,  tras más de hora y media reunión con el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, un encuentro que, en su opinión, se ha celebrado en la “más estricta normalidad” y “con asuntos de alto valor político para los valencianos”, especialmente en el tema de la financiación. En este aspecto, el jefe del ejecutivo central ha trasladado su “voluntad política” de alcanzar un acuerdo global para cerrar el nuevo modelo de financiación autonómica en los próximos meses, tal y como se acordó en la pasada Conferencia de Presidentes Autonómicos.

Y es que la financiación autonómica ha sido el principal asunto puesto encima de la mesa durante la reunión, como confirmaba el propio jefe del ejecutivo español en su cuenta de twitter, y que, con posterioridad era confirmado por el propio molt honorable que calificó el encuentro político como “intenso, largo y provechoso para los intereses de los valencianos”.

En este  sentido,  Puig, tras la reunión,  parece haber recobrado la esperanza de que haya acuerdo en torno a la financiación, aunque reconoció que las circunstancias (en referencia al desafío catalán) “no son las mejores”, pero también indicó que el acuerdo sobre el modelo de financiación de las comunidades autónomas “contribuye a solucionar los problemas territoriales”. Y de hecho, el colar la visualización  en las reuniones para afrontar el desafío catalán ya puede considerarse como un primer éxito,  pero insuficiente. Así, Puig acaparó este jueves la mayor parte de la mañana de la reuniones del presidente del Gobierno, algo más de hora y media frente a la media hora con el secretario federal, Pedro Sánchez, y a la hora de reunión del Consejo de Ministros extraordinario para abordar el dsafío catalán.

El president salió excesivamente optimista de la reunión, sobre todo si se compara con las declaraciones de los últimos días, ya que, según indicó, el propio Rajoy aceptó incluir en las negociaciones sobre el modelo de financiación la situación de la deuda valenciana.

Así, destacó que “existe voluntad política para cerrar el nuevo modelo de financiación que incluya los interese de la Comunitat Valenciana”, ya que “Rajoy está abierto abordar la cuestión de la deuda”, pues, según reconoció cerrar el modelo “puede contribuir a solucionar la cuestión territorial de España”, lamentando la ausencia de Cataluña del Consejo de Política Fiscal y Financiera.

En este sentido, Puig se comprometió a colaborar en esta cuestión a favorecer la posibilidad de acuerdo que debe tener tres patas: las Comunidades Autónomas, el Gobierno de España y los grupos políticos del Congreso de España.

Según Puig, “la equidad interterritorial en la asignación de los recursos a las  comunidades autónomas, atendiendo a criterios de necesidad transparentes basados fundamentalmente en la población y sus características. Avanzar en esa dirección implica poner fin a la discriminación que padecen los ciudadanos de algunos territorios –en particular los valencianos- como consecuencia de que sus comunidades no cuentan con los recursos que les corresponden debido a que el modelo actual de financiación y los anteriores son complejos y están sesgados por la inercia del statu quo”.

Reuniones con De La Serna y Montoro

Más allá de la financiación , y la voluntad política de Rajoy  percibida por Puig, el president ha cerrado con el jefe del ejecutivo central dos reuniones con los ministros de Fomento, Iñigo De La Serna, de Hacienda, Cristóbal Montoro,  para las próximas semanas para abordar las necesidades de la Comunitat.

En el caso de la reunión con el ministerio de Fomento, según ha explicado Puig, se pretende abordar las inversiones de este departamento en la Comunitat para que se recojan en los Presupuestos Generales del Estado para 2018, especialmente, en el Corredor Mediterráneo, donde “Rajoy se ha mostrado comprometido”, así como la actualización de los distintos planes y  convenios pendientes entre ambos gobiernos.

En el caso de la reunión con Cristóbal Montoro, que también se producirá en las próximas semanas, se centrará en el modelo de financiación autonómica y en la tasa de reposición de empleados públicos, donde la Generalitat solicita una ampliación, pues, en opinión del president, “somos la comunidad con menos funcionarios”.

Primera visita al Palau

De igual manera, dentro del tono amigable de la reunión, Mariano Rajoy  se ha comprometido a realizar una visita oficial e institucional al Palau de la Generalitat,  aunque no se han abordados plazos en el tiempo, y no será de forma eminente, según ha explicado Puig, quien se ha vuelto a mostrar sorprendido del conocimiento que Rajoy tiene de la provincia de Alicante, donde residió durante su época de registrador en Santa Pola.

Dicha reunión si se produjera sería la primera visita oficial de un presidente del Gobierno a la institución donde reside el autogobierno de los valencianos.

Desafío catalán

De igual manera, durante la reunión tanto Puig como Rajoy también han hablado del desafío catalán, donde Rajoy le ha expresado “con serenidad”  tener clara la hoja de ruta a seguir, en función del “imperio de la ley” y alejada de los extremismos