Podem matiza los ‘éxitos’ del Consell, mientras el PP-CV y Ciudadanos le acusan de radicalizar el discurso

La gestión de las políticas activas de empleo y SERVEF única coincidencia entre los grupos de la oposición y Podem

La visión ofrecida por el president de la Generalitat, Ximo Puig,  no ha coincidido con la de los grupos de la oposición, PP-CV y Ciudadanos, pero tampoco con la de Podem, cuyo portavoz, Antonio Estañ, ha tachado el discurso de “triunfalista”, y ha advertido que “se puede perder más tiempo para afianzar el cambio”. Por el contrario, los portavoces de Compromís, Fran Ferri,  y del PSPV, Manuel Mata, han respaldado el discurso, especialmente, Ferri que lo ha calificado como “un gran discurso”.

Los tres portavoces han tenido un elemento de crítica en común: la Conselleria de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, y especialmente, el área de empleo, la más criticada del debate por los tres portavoces.

No obstante, cada uno de ellos, ha vendido su discurso preparado con anterioridad. Apenas han entrado en los contenidos, y propuestas anunciadas por el jefe del Consell, salvo algunas matizaciones realizadas por los síndicos. Una vez más, se ha evidenciado la necesidad de un cambio en el modelo de debate, cuestión se intentó sin éxito al no sumarse el PP-CV. A pesar de ello, todos los grupos, salvo los populares, pactaron reducir la presentación de propuestas de resolución. Así, esta noche cada grupo presentó 100 propuestas de resolución sobre los contenidos de debate, menos el PP-CV que presentó 1.017 resoluciones.

Bonig: venderse al nacionalismo y pactos con el PSPV

La primera en intervenir ha sido la popular, Isabel Bonig, que no ha sorprendido en su discurso. No ha dudado en acusar a Puig en “venderse al nacionalismo y el independentismo de Compromís” rompiendo el discurso de diálogo que Mariano Rajoy ofreció el pasado jueves a Puig, visita que se atribuyó este miércoles Bonig, a pesar de que la reunión se cerró fuera de su ámbito de actuación.  De hecho, Bonig se postuló como la defensora de Rajoy tratándose de ganar su confianza, a pesar que no hubieron críticas  del president al jefe del ejecutivo central más allá de las habituales reclamaciones en materia de inversiones y financiación, pero, ella su discurso: “lo malo es siempre culpa de Rajoy y lo bueno es gracias a usted”, y ha recordado que de “44 compromisos asumidos y solo ha cumplido 11”. Puig respondió a estas acusaciones recordando que “no es nueva. Usted perteneció al Consell de los recortes y de la no acción política”.

Bonig ha calificado el discurso de “aburrido” con una “visión imaginaria de la Comunitat” acusando al Consell de “exaltar a la masas”, y repetir el modelo catalán “empezaron con el plurilingüismo,  continuaron con España nos roba y han acabado en el independentismo”, y le ha pedido que “no venda la Comunitat a los nacionalistas”

Más allá de las criticas se ha tratado de presentar como aspirante a presidir la Generalitat, y ha ofrecido al jefe del Consell hasta seis pactos y seis acuerdos, entre ellos, un Pacto de Educación que incluye  Plan de inmersión lingüística con el 80% de las asignaturas en inglés en al menos 1 de cada 5 centros públicos nuevos, que anunció implantará “cuando volvamos a gobernar”, así como

También, propuso otros cinco pactos políticos en materia de Agua, Calidad del Empleo,    Gestión Sostenible, Profesionalización de los Servicios Sociales y Financiación Local

Asimismo, la síndica ha planteado seis grandes acuerdos entre las formaciones políticas que pase por una rebaja de impuestos a los valencianos, con medidas como la bonificación del Impuesto de Sucesiones, la rebaja del impuesto de Transmisiones y el rechazo “claro” a la Tasa Turística. También en línea económica, el Grupo Popular propone un dos acuerdos: en materia de autónomos, con propuestas como la ampliación de la tarifa plana a los nuevos autónomos hasta los dos años, y en sectores productivos, con “mayor libertad y mayor dotación presupuestaria”.

Además, Bonig ha propuesto un acuerdo en materia sanitaria para acabar con las listas de espera, por lo que ha apuntado a la posibilidad de blindar por ley los plazos máximos de listas de espera en intervenciones quirúrgicas “porque no se puede jugar con la salud de los valencianos”.

Por último, ha propuesto un acuerdo para mejorar las infraestructuras de la Comunitat Valenciana que pasa por una inversión anual de 384 millones, “porque la Generalitat no puede ser la última en invertir en esta tierra” y un último pacto para constituir una mesa de seguimiento en políticas europeas.

Estañ : Reproches al Consell

Por su parte, el nuevo líder de Podem, Antonio Estañ, no ha dudado en estrenarse como portavoz parlamentario criticando la gestión del Consell, y advertir que “quedan dos para reflejar y atar el cambio desaado por ciudadanos”, anunciado una nueva etapa de relaciones ante los próximos presupuestos de la Generalitat para 2018. En su opinión, “políticas del cambio no han llegado; no se ha hecho todavía lo suficiente y hay que acelararlas”.

Estañ ha criticado la marcha de proyectos como radiotelevisión pública, el mercado laboral, los desahucios, el modelo turístico, “asuntos en los que no se ha ido a la velocidad que esperaba la ciudadanía”, y ha pedido “más rapidez en la ejecución”. En su opinión, ha   el Consell no se puede “conformar con poner parches”, sino que debe “buscar vías de financiación y gestión para ampliar los derechos de los valencianos trabajando por una Ley de Renta Básica Valenciana” que permita “cuidar” de los más vulnerables.

Especialmente, ha sido contundente en materia de empleo, donde “se han realizado muy pocas de las acciones previstas en el Pacte del Botànic”. Así, ha destacado que ni se ha cambiado el SERVEF, “ni se ha conseguido garantizar las condiciones básicasy el cumplimiento de los derechos laborales frente a las irregularidades que se dan diariamente en nuestra tierra, ni se ha acabado con economía sumergida que sitúa en torno al 28%.

Además, el portavoz del Podem ha reclamado una de las cuestiones más conflictivas del pacto como la implantación de un modelo turístico diferente, que incluya una tasa turística, como sucede en Cataluña, Baleares o Andalucía, “que sea progresiva en función del precio del alojamiento y cuyos ingresos reviertan en los municipios”.

De igual manera,  ha instado a Puig a romper con el modelo urbanístico que instauró el PP: “no se trata de no construir, no tenemos ladrillofobia, sino de que el ladrillo del cemento no vuelva a invadir nuestra economía. Se trata de redirigir el negocio de la construcción allá donde sí que es necesario: rehabilitación de edificios”.  

Sánchez: Un Consell sin gestión y nacionalista

Por su parte, la portavoz de Ciudadanos, Mari Carmen Sánchez,  ha acusado al Consell de  “no resolver los problemas de los valencianos, sino  crearlos”, y ha asegurado que  “hemos pasado del Consell de la corrupción al Consell de la improvisación. Son un Gobierno que no gestiona, que no cumple sus promesas y que da alas al nacionalismo más reaccionario”. En su opinión, el Consell del cambio ha acabado siendo el Consell de ‘más de lo mismo’, copiando los vicios del pasado: enchufismo, puertas giratorias, más chiringuitos, más asesores, decretazos”.

Sánchez ha considerado que “la educación, la sanidad, la política social y la justicia son un caos”, y culpado principalmente de ello a la vicepresidenta del Consell, ya que “Mónica Oltra está más preocupada por salir en los medios de comunicación y promocionarse que en resolver los problemas de los valencianos”,.

De igual manera,  ha criticado con dureza a Vicent Marzá y ha instado al president a “ser valiente” y destituir al conseller de Educación por “sus imposiciones, su improvisación y su sectarismo”. “¿Piensa dejar la educación y la cultura en manos de una persona afín al independentismo?”, ha preguntado, y ha abogado, hablando en inglés, por “aprobar un Pacto por la Educación que piense en la próxima generación y no en la próxima legislatura”. También, ha reprocha la gestión de la consellera de Sanidad, Carmen Montón, “que ha priorizado colocar en puestos relevantes a amigos, en lugar de atender las necesidades de los valencianos”, ha subrayado.

En materia de financiación, ha exigido un “plan B hasta que se lleve a cabo la reforma para recortar el gasto superfluo”. En esta línea, ha lamentado que “el Consell está agotado y sin ideas nuevas” y por ello, “sigue sin abordar las reformas estructurales que necesita la Comunitat Valenciana y sin preocuparse por la creación de empleo”.