Políticas activas

Salvador Puigdengolas Rosas

<p>Salvador Puigdengolas Rosas<br />
Presidente de la Demarcación de Valencia<br />
Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de la Comunitat Valenciana</p>

TwitterLinkedIn

En este mercado global de los tiempos en los que vivimos, abierto 24 horas al día y 365 días al año, y con este duro “tránsito por el desierto” de la crisis económica que aún sufrimos y que, a muchos de nosotros, se nos sigue haciendo largo, hemos de ser capaces de pararnos a pensar y reflexionar si queremos una Comunitat con políticas económicas “cortoplacistas” y modelos basados en “burbujas” de ostentosos frutos que, a la larga, nos han venido a amargar.

Si fuéramos coherentes, y a la vista de las lecciones que nos ha tocado aprender,  la respuesta sería más que clara, no.

Y es ahí, donde tenemos que ser exigentes como ciudadanos y pedir que se apueste por políticas que den frutos dulces a medio y largo plazo, solicitando el establecimiento de estrategias diversificadas, pero con un predominio de sectores que den estabilidad, como la industria de nuestra Comunitat, siendo conscientes de la más que necesaria transformación de nuestra economía hacia sendas de modelos que nos permitan un nivel de competencia, en el mercado global, acorde a la realidad de nuestros tiempos, pero que además, y frente a los vaivenes económicos, nos generen estabilidad y fortaleza a nivel social.

Necesitamos de un modelo económico que se apoye en activos tangibles, que den valor añadido a lo ya conocido y nos permitan competir, con una cierta ventaja, en esa economía global, siendo un polo de atracción que permita que el conocimiento y el talento, que tanto cuesta a nuestra sociedad, se quede con y entre nosotros.

Planes de acción o de iniciativas como el Plan Estratégico de la Industria Valenciana, el Plan de Seguridad Industrial, los Planes Sectoriales, la Agenda 4.0 o la Estrategia RIIS3 de la Comunitat, que tanto costó arrancar y que fueron impulsados por el hasta ahora Director General de Industria, D. Diego Maciá, que tan buen tandem formó con la Secretaria Autonómcia Dña Blanca Marín, no deben caer en saco roto o en el baúl de los recuerdos.

El Gobierno Valenciano, en su conjunto, debe ser capaz de establecer, implementar y potenciar políticas que permitan impulsar, además de regular, un sector económico como el de la industria, en el que está en juego, no sólo el progreso, sino, consecuentemente, la seguridad de los usuarios y de los trabajadores de nuestra Comunitat.

Necesitamos políticas de industrialización que apuesten por la especialización e innovación de nuestras industrias así como a la diversificación territorial de estas, en particular en esta Comunitat históricamente industrial, con clusters en sectores tradicionales como el textil, el zapato y el juguete, entre otros.

Necesitamos políticas que apuesten por las zonas y comarcas industriales que resultaron, antaño, de influencia en nuestra economía y en la mejora de la calidad de vida y que, ahora, su tejido industrial se encuentra en un estado de crisis. Crisis que debe ser aprovechada para que, a través de políticas activas de incentivación, y no de mero subvencionismo, ayudar a las industrias existentes y permitir que estas se conviertan polos de atracción a la vez que en industrias punteras a nivel mundial, que resulten tractoras de su comarca y retornen, a nivel de empleo de calidad, la estabilidad y cualificación del mismo, así como generación de nuevas industrias auxiliares, riqueza y mejora social y laboral para nuestra Comunitat.

Necesitamos políticas de incentivación, y no mero subvencionismo, de actividades I+D+i, procesando actividades y promoviendo el emprendimiento en negocios innovadores e internacionalizables, con el fin de generar crecimiento y empleo. Negocios en áreas de desarrollo como la biotecnología, geoingeniería, la inteligencia artificial, las tecnologías de realidad aumentada, el desarrollo de nuevas empresas de tecnologías IoT,…

Sectores que, además, requieren de políticas de apuesta e inversión en la construcción de hubs tecnológicos y redes de comunicación, con escalabilidad, largo alcance, conectividad bidireccional y muy alta capacidad, pero sin olvidarnos de los sistemas de protección de las mismas. Hubs y redes que deben estar diseñadas para abarcar el máximo número de dispositivos y establecer comunicaciones bidireccionales con todo tipo de periféricos. Gran reto que debe suponer una transformación de nuestra economía y más cuando, actualmente y a nivel mundial, disponemos de más de 20.000 millones de dispositivos conectados y la previsión, a corto, es llegar a los 50.000 millones.

Estrategias todas ellas que quiero poner de manifiesto, reconociendo el gran trabajo del tejido industrial, empresarial, de los profesionales y de las trabajadoras y trabajadores de nuestra Comunitat, realizado hasta ahora y al que la clase política debería mirar para fijarse y tomar nota. Tal como manifestó recientemente D. Vicente Lafuente, presidente de Femeval, y que comparto, “la política debe ayudar a crear progreso y no frenarlo”.

Salvador Puigdengolas Rosas

Salvador Puigdengolas Rosas
Presidente de la Demarcación de Valencia
Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de la Comunitat Valenciana