Puig exige el nuevo sistema de financiación contemple la compensación por la deuda histórica

Advierte que “no se puede tratar de resolver los problemas de infrafinanciación heredando las injusticias de los anteriores sistemas”

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha asegura este sábado en que la reforma del sistema de financiación debe contemplar la compensación de la deuda histórica correspondiente a la infrafinanciación que arrastra la Comunitat Valenciana, y ha asegurado que  “no se puede tratar de resolver los problemas de infrafinanciación heredando las injusticias de los anteriores sistemas. Lo que reclamamos no es una condonación al uso, sino de hacer justicia en diferido”.

Puig, que ha participado en la III Convenció Federalista organizada por la Fundació Rafael Campalans y la fundación Friedrich Ebert en Barcelona, ha advertido que “no vamos a pedir perdón por pedir que se haga justicia”, y se ha insistido en que la crisis territorial que atraviesa España que, en su opinión, requiere articular reformas que deben conducir a un estado federal, ya que “totas las opiniones, todas las sensibilidades tienen que participar de la mesa de diálogo. Todas las fuerzas políticas tienen que estar presentes y también todos los territorios”,

En este sentido, ha defendido la búsqueda  de salidas reformistas a la crisis territorial, pues, en su opinión, “la fractura territorial existe y su superación precisa de gestos, de puentes y de fijar una agenda para solucionarla”, y ha asegurado que “no se puede afrontar el problema de Cataluña sin atender la crisis territorial en su conjunto. Esas reformas son necesarias para ofrecer un conjunto atractivo para muchos que ahora están desconectados racional y emocionalmente del Estado”, ha señalado el president.

De igual manera, ha propuesto la construcción de nuevos pactos territoriales que permitan superar la conjunción de cuatro brechas: la recentralización, la infrafinanciación, la falta de mecanismos de codecisión institucional y, finalmente, la ausencia de reconocimiento de las singularidades.

Déficit financiero

Respecto a la fractura creada por el déficit de financiación, el jefe del Consell ha afirmado que constata, de facto, que España es un Estado asimétrico, “no por sus singularidades, sino por sus desigualdades”. Así, ha recordado que los cálculos de los expertos, “incluidos los del Ministerio de Hacienda”, confirman que la Comunitat Valenciana es la más infrafinanciada, y ha lamentado que “exista además de ese problema de equidad un problema de suficiencia”.

Puig ha lamentado que “esa insuficiencia de recursos impide que la autonomía sea efectiva”, puesto que las autonomías gastan el 80% de los recursos en el sostenimiento de servicios sociales, sanidad y educación, dejando el 20% restante para el resto de competencias autonómicas, “algunas tan importantes como la promoción económica o el empleo”.

Por ello, ha insistido en la necesidad de una compensación de la deuda correspondiente a la infrafinanciación, que resuelva la herencia de “las injusticias de los anteriores sistemas”.

Por otro lado, en cuanto a la falta de mecanismos de codecisión territorial, ha recriminado que no haya espacios de encuentro entre administraciones, y que, “cuando existen, es la administración central quien se reserva la mayoría del poder decisorio, como ocurre en el Consejo de Política Fiscal y Financiera”.

Estado federal

En su intervención, también ha defendido reformas constitucionales encaminadas hacia un federalismo cooperativo como “sutura” para las fracturas de Estado, al tiempo que reclamado urgencia para abrir este debate.

Entre otras cuestiones, Pui ha abogado por aclarar una distribución competencial basada en el principio de subsidiariedad, el asentamiento de una coordinación que se produzca de forma conjunta, “y no desde el centro hacia la periferia”, con la transformación del Senado o la apuesta por un modelo de financiación “equitativo” reconocido constitucionalmente.