Podem facilita su ‘sí’ los presupuestos al aplazar la exigencia de la tasa turística

El grupo enmienda su propuesta incluyen una moratoria al tramo autonómico de la tasa turística hasta 2020

No habrá tasa turística autonómica a corto plazo.  Al menos, eso se desprende de la decisión del grupo parlamentario de Podem de presentar una enmienda a su propuesta de impuesto de actividad turística. Con ello, desde la formación morada se pretende acercar posiciones con el Compromís y con el PSPV, que se había cerrado en banda en esta materia, de cara al debate en Les Corts del proyecto de Medidas Fiscales de Gestión administrativa y financiera que comienza este martes en comisión, y a su vez se facilita la aprobación de las cuentas de la Generalitat para el 2018, ya que se trataba de la principal diferencia entre los tres grupos del Pacte del Botànic.

En su enmienda, Podem propone que, hasta la publicación del informe de evaluación de impacto de la ley y del impuesto y en todo caso, con anterioridad al 31 de Diciembre de 2020, la cuota tributaria líquida se obtenga del resultado de aplicar una bonificación completa de la cuota autonómica, tal como ha defendido Compromís en su propuesta surgida de la mesa de trabajo de la coalición.

De igual manera,  plantea que se destine a las administraciones locales la totalidad de la recaudación de la componente fija, en función de la recaudación correspondiente en cada municipio al recargo municipal.

El portavoz de Economía de Podem en Les Corts, David Torres, ha explicado que con estas modificaciones a la propuesta inicial, se evidencia que esta formación ha hecho el «máximo esfuerzo por lograr un amplio acuerdo y sacarla adelante»  y ha emplazado a Compromís y al PSPV a «ser consecuentes con sus propios argumentos y apoyar esta la propuesta».

Torres ha incidido en que, atendiendo que tanto Compromís como el PSPV habían demandado más tiempo y un periodo de prueba, Podem ha incluido estas cuestiones e  incorporado una moratoria de la parte autonómica hasta el 2020: «Solicitaban una parte mayor de los ingresos del impuesto para los municipios y la hemos doblado. Estamos satisfechos con la propuesta y nadie puede decir que no hayamos el máximo esfuerzo por lograr un amplio acuerdo y sacarla adelante», ha señalado.

El impuesto sobre estancias turísticas en la Comunitat Valenciana que propone Podem es un tributo, directo, instantáneo, finalista y propio de la Comunitat Valenciana, que deberá ser destinado a la mejora de los servicios de los que disfrutan los turistas en los municipios de la Comunitat Valenciana; de las infraestructuras y  dotaciones turísticas; al impulso de buenas prácticas laborales y a la lucha contra la precariedad laboral en el sector turístico y contra el intrusismo y el fraude en el sector del alojamiento turístico.

Asimismo, se propone que lo recaudado se invierta en la promoción del medio ambiente, a la gestión de residuos y el desarrollo de un turismo sostenible; a políticas de acceso a la vivienda, especialmente en aquellas zonas afectadas por un incremento de precios consecuencia del aumento de la afluencia turística y a la promoción turística de la Comunitat Valenciana en el marco de una política de desestacionalización del turismo, siempre que los fondos destinados a este aspecto no superen el 20% del Fondo para el Turismo Sostenible.