Mercadona afronta 2018 con el reto de poner en marcha su estrategia de venta online

Juan Roig presenta un beneficio neto de 322 millones de euros las asignaturas, y continua sin resolver las asignaturas pendientes de la ‘carne’ y la comunicación

Una año más el presidente de Mercadona, Juan Roig, realizó este martes la presentación anual de resultados de la cadena supermercados. Y lo hizo, en esta ocasión, sin grandes novedades, como lo demuestra el hecho de que su gran anuncio fue el mismo del año pasado: la potenciación de la venta online, que comenzará en unos meses a desarrollarse en torno a la provincia de Valencia, tras un año de reflexión y estudio sobre la cuestión,  baja la batuta de Juana Roig, pues, “no hacemos las cosas de manera correcta, y aunque nuestro volumen de ventas no supere el 1%, si no nos esforzamos no tendremos futuro en el comercio electrónico”.

Dicha estrategia, según explicó Roig, girará en torno a un centro logístico de distribución para la venta online, que se ubicará probablemente en el polígono Vara de Quart de Valencia al que ha definido como “la colmena”, y que contará con vehículos específicos de tres temperaturas especialmente diseñados para Mercadona.

De esta forma, Roig pretende dar un impulso a la venta electrónica cuya evolución se le atasca desde hace años, ya que “no hacemos las cosas bien, por lo que tenemos mucho que mejorar y por eso apostamos por la colmena, cuya capacidad logística nos va a permitir dar un gran paso adelante”. En su opinión, en lo que al modelo de distribución logística, “no podemos pensar en la venta online, a través de los supermercados, porque con ese sistema pierden dinero a punta pala”.

Este proyecto digital dotado con 20 millones de euros, arrancará en la segunda parte de este año 2018 en Valencia con web propia y aplicación móvil, para extenderse posteriormente hacia otros núcleos urbanos con un alto índice de población, en lo que supondrá un reto para la distribución de frescos, aunque la compañía espera ofrecer el 90% de sus productos de tienda física.

Asignaturas pendientes

Por el contrario, el presidente de Mercadona no se pronunció algunas de las cuestiones pendientes de la firma de supermercados como el servicio de ‘carnes’, donde la última estrategia de ‘punto de acabado’ no acaba de despegar entre los clientes, y área de comunicación otro de los asuntos donde el patriarca de la firma no da con la clave definitiva, a pesar de la amplia y costosa estructura de comunicación desarrollada en la compañía, y los distintos experimentos probados.

Transformación de las tiendas

En cuanto al ámbito de inversiones, Juan Roig ha anunciado 8.500 millones de euros entre 2018 y 2023 para reformar su red de tiendas, en un objetivo que busca la trasformación de 1.626 supermercados en el plazo de seis años.

El desglose de esta inversión, cuya primera fase no contemplada en este plan ya ha supuesto el desembolso de 1.088 millones para iniciar la transformación de sus tiendas en 2017, lo que supone un 47% más que en 2016, supondrá para el presente año la dotación de 1.500 millones en lo que es para Roig “un gran paso inversor que será sufragado sin endeudamiento y con recursos propios”. Este esfuerzo inversor ha permitido abrir 29 nuevos supermercados, lo que hizo crecer su red hasta los 1.627, y reformar otros 126, todos con el Nuevo Modelo de Tienda Eficiente. Así como continuar con la implantación del Proyecto de Frescos Global que está previsto que se implante además en otras 200 tiendas más durante este año.

Paralelamente, la compañía continuará la construcción de los bloques logísticos de Vitoria-Gasteiz (Araba/Álava) y de Abrera (Barcelona), del nuevo almacén online en València y del Centro de Proceso de Datos en Villadangos del Páramo (León) así como el inicio de las obras en el Bloque Logístico de Parc Sagunt en la localidad valenciana de Sagunt. A todo esto se sumará el avance del proyecto de Mercadona en Portugal, con la construcción del Bloque Logístico de Póvoa de Varzim (Porto)y las obras de los cuatro supermercados que se abrirán en Gran Porto durante 2019, así como el desarrollo del proyecto de transformación digital con SAP y el inicio del proyecto online.

Esta inversión sostenible se realizará con los recursos propios de la compañía y está motivada por la decisión ya manifestada por los accionistas el pasado año de basar las decisiones de Mercadona en el largo plazo porque, según ha manifestado Juan Roig “si pones el foco en el beneficio a corto plazo es difícil tomar decisiones, y ahora nuestro firme compromiso es invertir para transformar la compañía, de hecho está prevista y aprobada una inversión superior a 8.500 millones de euros entre 2018 y 2023, con recursos propios. Para seguir construyendo un modelo de empresa diferente y responsable socialmente, de la cual la gente se siente orgullosa de que exista. Ese es el camino por el que todos los que formamos el Proyecto Mercadona hemos decidido avanzar, un camino que, a la vista de los resultados obtenidos en 2017, está bien trazado”.

Crecimiento de la facturación

Por otra parte, Mercadona, según ha señalado su presidente, ha superado las expectativas de facturación impuestas para 2017 con una cifra de 322 millones, respecto a la previsión de 200 millones, contemplada también para 2018, en lo que supone un 49% menos que en 2016, acorde con la decisión de la compañía de centrar sus esfuerzos en el largo plazo y apostar por la inversión para transformar sus tiendas.

Estas cifras permiten que la compañía valenciana haya alcanzado una facturación en el pasado ejercicio de 22.915 millones, lo que representa un incremento del 6% y la creación de 5.000 nuevos empleos fijos. Y además, permita contemplar el horizonte de 2018 con la creación de 1.000 puestos de trabajo, un incremento del 2,5% en las ventas hasta alcanzar los 23.500 millones y unos resultados de 330 millones, lo que equivale a superar el 2,5% del pasado año 2017.

A este respecto, Roig señala que “el plan inversor de 2017 y 2018, lo que significa un ajuste en beneficios, es necesario para la transformación de nuestras tiendas. Pero una vez concluido, esperamos volver a crecer con más amplitud de cara a 2020”.

Unos impuestos que suponen el 1,7% del PIB español

Del beneficio total generado por Mercadona, un 35%, se ha repartido con la plantilla, en total 313 millones de euros en concepto de prima por objetivos; un 25% de las ganancias, 205 millones, se ha revertido en la Sociedad en concepto de impuestos; un 25%, sobre 202 millones de los 322 millones de beneficio neto, se ha reinvertido en la empresa como recursos propios, y el 15% restante se ha repartido entre los accionistas vía dividendos.

Fruto de este compromiso con el crecimiento compartido, y de acuerdo con la metodología actualizada por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), la aportación global de Mercadona a la creación de riqueza en España, representa el 3% del empleo total del país, (545.000 puestos de trabajo), el 1,7 % del PIB (19.500 millones de euros) y un volumen de compras en el mercado nacional de 17.533 millones de euros que representa el 85% del total de las compras realizadas por la compañía.

Las ventas también suben en volumen un 5%

Por otra parte, las ventas de la compañía han crecido en volumen un 5%, hasta alcanzar los 11.586 millones de kilos y litros (kilitros). En crecimiento a superficie constante, ambos indicadores han experimentado la misma evolución (+6% en facturación y +5% en volumen).

Estas cifras reflejan que la estrategia de transformación iniciada por la compañía hace un año va por el camino trazado como también pone de manifiesto el incremento de más de 75 tickets/tienda/día de media en 2017.