ActualidadCultura y Educación

El CVC denuncia la existencia de brotes de acoso escolar y de género en centros de primaria

El organismo asesor muestra su preocupación por la existencia de conductas machistas en estos niños, y denuncia que 7 de cada 10 casos se produce en las niñas

El acoso escolar, con tintes machistas, entre alumnos y alumnas es una de las grandes lacras de esta sociedad a todos los niveles educativos. Al menos, esa es una de las conclusiones del informe sobre acoso y violencia escolar, realizado por el Consell Valenciano de Cultura (CVC) al que ha tenido acceso en exclusiva Mediterráneo Press, y según el mismo, se produce cada vez en niveles educativos más pequeños, ya no sólo es en secundaria,  sino también en primaria incluso en los cursos iniciales del nivel. Desde el CVC se muestra su “preocupación” ante esta situación y se pide a la Conselleria de Educación la adopción de medidas extraordinarias.

Según explica el CVC, “estamos ante una situación grave y compleja”, donde los casos de acoso escolar han bajado de edad, si en el anterior informe en 2007, se situaba en los adolescentes, “en la actualidad, se detectan casos  los niños y niñas cada vez desde edades más pequeñas, a partir de los 7 años”, y ello, lo achacan a un nuevo “modelo social que no considera la importancia del esfuerzo personal y colectivo, sustituido por la competencia en aspectos banales, y menosprecia el papel de la autoridad fundamentada en el saber, en la responsabilidad y en el reconocimiento y el respeto del prójimo”, lo que hace que desde muy pequeños no haya ningún tipo de respeto.

Y no sólo este dato es el que más preocupa a los miembros del CVC sino que “se acentúan comportamientos machistas” en estos casos de acoso, pues, según dicen, “la mayoría de formas de violencia escolar tienen raíces profundas en la desigualdad entre los géneros, las normas sociales relacionadas con el género y las prácticas discriminatorias”,  asegurando que “las niñas tienen más probabilidades de sufrir formas de violencia verbal o psicológica que los niños, de manera que  de cada 10 alumnos que sufren ciberacoso,7 son mujeres”, por lo que es necesario un replanteamiento de las medidas que se están aplicando en los centros escolares”.

Así, se recomienda abordar las acciones para prevenir el asedio y la violencia de género desde los 7 años desde una perspectiva grupal e interpersonal teniendo en cuenta los grupos de amigos y amigas y el contexto social, ya que en las situaciones de asedio intervienen todos los alumnos y las alumnas que, conocedores de la situación, actúan como reforzadores de esta, o los que permanecen pasivos por miedo.

Desde  CVC se pide además acciones de reeducación hacia los padres, a la hora de educar a los niños y niñas, ya que “existe una estrecha relación entre una baja supervisión paterna y la mayor vulnerabilidad de los niños, es aconsejable la formación de la madres/padres en el uso de las redes sociales y los dispositivos utilizados en el acoso y ciberacoso”.

En este sentido, se recomienda la importancia de introducir asignaturas de comunicación y nuevas tecnologías para explicar a los alumnos y alumnas el uso educativo y profesional de las redes sociales y los dispositivos.

Desde el CVC  se advierte que en el caso de no reconducir el la situación de estos menores se puede llegar a una sociedad en que se multiplique de forma  más alrmante los casos de violencia de género, ya “ciertas actuaciones violentas, ‘aprendidas y ‘reproducidas’ desde las etapas escolares, acaban consolidándose en un modelo de comportamiento posterior”, por lo desde el CVC se reclama “la necesidad de intervenir desde los poderes públicos, para evitar a que se incremente la violencia en los espacios interpersonales”.

De cara a un futuro próximo, el CVC advierte  que hay también que considerar que en la vida de los chicos y chicas de menor edad está presente una realidad de efectos devastadores, eso es, el grooming, cybergrooming o el también denominado child grooming, es decir, las acciones preconcebidas de una persona adulta a través de internet para ganarse la confianza de uno menor de edad, con la intención de establecer relaciones sexuales o de conseguir un goce sexual personal, por medio de imágenes eróticas o pornográficas que el mismo menor le proporciona.

Recomendaciones

Ante estos datos, desde el Consell Valenciano de Cultura (CVC) se recomienda a la Generalitat coordinar todos los recursos disponibles, incluyendo el establecimiento de mecanismos que permiten realizar actuaciones conjuntas entre centros de primaria y secundaria, así como incluir la resolución de conflictos en la formación inicial y permanente del profesorado, así como en la formación del personal administrativo de los centros docentes.

Asimismo, se reclama a la administración educativa que dote de medios humanos y materiales todos los centros para garantizar el despliegue de los diferentes planes y procesos previstos en la normativa vigente. En caso contrario, la proliferación de normas y planes quedan en papel mojado y solo se aplicarán temporalmente donde haya un grupo de docentes voluntariosos y especialmente motivados.

De igual manera, se apuesta por la realización de campañas en los medios de comunicación públicos y privados para sensibilizar el conjunto de la sociedad, especialmente los integrantes de la comunidad educativa, para que se implican activamente en la resolución de conflictos.