La Unió de Periodistas acuerda pedir las suspensión cautelar de las bolsas de À Punt

Se entiende que el proceso de selección vulnera el derecho de igualdad de oportunidades de todos los periodistas y favorece a los ex trabajadores de RTVV

La asamblea de la Unió Periodistes Valencians (UPV) ha aprobado este sábado pedir la suspensión cautelar de las bolsas de trabajo para acceder a un empleo en la corporación televisiva pública  À Punt al entender que el baremo planteado por la corporación  impide el acceso en igualdad de condiciones de los periodistas  beneficiando especialmente a los ex trabajadores de la extinta RTVV.

Como se recordará hace unos meses la organización ya había aprobado la presentación de un recurso contencioso-administrativo que puede tardar varios años en resolverse. Ambas decisiones se han adoptado tras la negativa de la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación (CVMC) a negociar con la principal entidad que representa a la mayoría de periodistas valencianos, y su objetivo era hacer reconsiderar a la CVMC la discriminación y posibilitar que cualquier periodista valenciano tenga las mismas oportunidades para poder trabajar en la nueva cadena.

La decisión se ha adoptado tras dos horas y media de debate, en dos los socios de la Unió de Periodistes Valencians han decidido demandar ante los tribunales la suspensión cautelar por 73 votos a favor, 44 en contra y 2 abstenciones.

Durante la asamblea, se ha informado que la petición no afectaría al inicio de emisiones de cadena, pero sí a las contrataciones de personal de la misma que quedarían paralizadas. Según se ha explicado desde la dirección de la organización, la medida podría provocar la paralización de la contratación de personal hasta que se aclare si las bolsas son o no irregulares.

Sin embargo, no se paralizarán las emisiones, la contratación de la programación externa o las obras de remodelación del edificio de Burjassot.

De igual manera, habría otra  la posibilidad, ante la posible demora de la justicia, y sería que el consejo rector de la CVMC se sentará a negociar y tratara de llegar un acuerdo, algo que hasta el momento no ha hecho, o bien que se planteara unas nuevas bolsas de trabajo para no demorar más la apertura de À Punt, cuyo retraso supera los dos años en función de las previsiones iniciales, previsto para octubre de 2015.