El 65% de los y las periodistas autónomos lo son por obligación, según la Unió de Periodistes

La organización periodista presenta la Guía para el profesional autónomo, y un estudio sobre la realidad del periodismo freelance donde el 38% no llega a los 500 euros netos al mes

La Unió de Periodistes Valencians ha presentado esta mañana, en la sede de la UOC en València, el resultado de la IV Beca de investigación periodística Emili Gisbert. Noa de la Torre, presidenta de la Unió de Periodistes Valencians y Lorena Ortega, periodista asociada ganadora de la beca, han presentado la Guía para el profesional autónomo, un completo manual que pretende resolver de una forma práctica todas las dudas que le puedan surgir al o la periodista o fotoperiodista que vaya a trabajar como freelance y mostrarle los pasos a seguir en diferentes situaciones laborales, así como los derechos y prestaciones a los que puede acceder y solicitar. El objetivo final es poder disponer de una herramienta para el necesario empoderamiento del y la periodista y fotoperiodista autónomo/a que resuelva de una forma rápida sus dudas más comunes con ejemplos, modelos, enlaces y anexos sencillos y de gran utilidad.

Además de la guía, el trabajo de la beca se completa con un análisis del sector del periodismo freelance en la Comunitat Valenciana y una propuesta de decálogo de los derechos del periodista autónomo/a. Según el mismo, el 65% de los y las periodistas autónomos  afirma serlo por obligación.

La presidenta de la Unió de Periodistes Valencians, Noa de la Torre abrió la rueda de prensa hablando del impacto devastador de la crisis económica en la profesión periodística. Una de las consecuencias de este impacto es “el desmantelamiento de las redacciones que se produce en paralelo al aumento de las contrataciones en precario. Una precariedad laboral que afecta de lleno a los periodistas y fotoperiodistas freelance que, como explica este informe, no llegan a sumar unos ingresos mínimos de 1.000 euros netos al mes, y en el 38% de los casos no alcanzan ni los 500 euros mensuales”, puntualiza Noa de la Torre.

Este manual pretende resolver todas las dudas que le puedan surgir al periodista y fotoperiodista que vaya a trabajar como autónomo, desde sus obligaciones fiscales, cómo debe facturar, o cómo llevar la contabilidad, hasta algo tan básico como saber a qué prestaciones tiene derecho o si es necesario darse de alta como autónomo, ya que no en todos los casos lo es. Lorena Ortega ha redactado un manual claro, directo, con ejemplos que resumen las principales dudas a las que se enfrentan los profesionales freelance e incluso algunos problemas reales sobre derechos laborales y derechos de autor que desconocen. “Acompañamos cada epígrafe de enlaces a los modelos a rellenar e incluso proponemos contratos-modelo. También destacamos las situaciones de desventaja del periodista freelance frente al de plantilla. El objetivo final es poder disponer de una herramienta de utilidad para el periodista y fotoperiodista autónomo”, puntualiza Ortega.

Partiendo de esta realidad, esta beca realizó una encuesta para conocer en qué situación profesional y laboral se encuentran los ‘freelance’ que trabajan en la Comunitat Valenciana como periodistas, fotoperiodistas o en gabinetes de comunicación. El análisis de todos estos datos nos da un escenario crítico con el siguiente perfil del periodista freelance: un periodista/fotógrafo con más de diez años de experiencia. Que ha tenido que darse de alta como autónomo por obligación o condición necesaria para poder trabajar. Que cotiza el mínimo como autónomo, por lo que no tendrá prestaciones como el derecho a paro o bajas por enfermedad profesional, además de una jubilación baja. Sin contrato y sin capacidad de negociar las tarifas con los medios con los que colabora, que son tarifas a la baja y en progresivo descenso. Que cobra menos de mil euros netos al mes, siendo el porcentaje más alto el de los freelance que tienen ingresos netos por debajo de los 500 euros. Que de entre aquellos que no logran ingresar 500 euros netos al mes, el 94,5% trabaja en periodismo (escrito, digital, periodismo gráfico, radio, televisión o multimedia). Que a pesar de esos bajos ingresos trabajan ocho o más de ocho horas al día. Y que, además, no tiene otra fuente de ingresos que los menos de mil euros netos al mes como freelance.

Con los datos arrojados en este informe, desde la Unió de Periodistes Valencians queremos apuntar también una serie de derechos básicos que tiene, o que debería tener, el periodista y el fotoperiodista ‘freelance’. Hemos elaborado un decálogo, una propuesta de mínimos y abierta, que presentamos a modo de conclusión después de analizar los datos de la encuesta sobre la situación del sector, de hablar con responsables de diferentes asociaciones y sindicatos de periodistas y de la lectura de documentos sobre el periodismo ‘freelance’, así como los últimos informes de la APM que abordan la cuestión.

“Ser freelance no debería ser a priori algo negativo, pero debe encontrarse el punto en el que la relación con los medios de comunicación sea justa y con retribuciones dignas. Solo así se podrá garantizar una información de calidad. Por ello, incluimos como herramienta de empoderamiento esta propuesta de decálogo de derechos de los profesionales freelance. Algunos puntos pueden parecer evidentes, pero en la práctica vemos que no se cumplen”, concluye Lorena Ortega.