Diez conclusiones de las XI Jornadas Españolas de Presas que todo el mundo debería leer

Eduardo Echeverría García

Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos. Especialista en cuestiones hídricas.

FacebookLinkedIn

Del 26 al 29 de junio se celebraron en León las XI Jornadas Españolas de Presas. Estas Jornadas se celebran aproximadamente cada 3 años (las anteriores fueron en 2015 en Sevilla) y en la práctica son el Congreso Español sobre grandes presas. Más de quinientos profesionales nos dimos cita en esta edición para hablar sobre sequía y planificación de recursos hidráulicos, defensa frente a inundaciones, energía hidroeléctrica, recuperación ambiental de ecosistemas fluviales, la gobernanza del agua como motor de progreso, nuevos conceptos y herramientas en la planificación, diseño, construcción y mantenimiento de presas y embalses y experiencias internacionales.

En estas Jornadas se evidenció el cambio de paradigma que venía gestándose en los últimos años y que pone el foco en la sostenibilidad medioambiental de los proyectos frente al enfoque tradicional que focalizaba el planteamiento únicamente o mayoritariamente en el beneficio económico.  Nuestras presas, adicionalmente a los beneficios que han generado tradicionalmente, han de ser sostenibles medioambientalmente. De ahí que se haya presentado un número importante de ponencias centradas en la mitigación de los efectos medioambientalmente negativos de las presas, tales como la gestión de sedimentos o la recuperación ambiental de espacios fluviales.

Dada la densidad y profusión de los temas tratados, el documento final de las jornadas contiene más de sesenta conclusiones.  En un ejercicio de síntesis personal, el que suscribe ha escogido las diez que a su juicio parecen más interesantes a efectos de su conocimiento por el público general, las cuales son las siguientes:

  1. Para empezar, y como conclusión fundamental, sin presas en España no tendríamos la misma calidad de vida que en el resto de Europa. Esto no es un slogan vacío, es una realidad que se puede comprobar con números. En el centro y norte de Europa sin presas, esto es, en régimen natural, pueden aprovechar más de un 40% de los recursos hídricos disponibles. En España esta cantidad no llega a un 10% y es gracias a las presas y embalses por lo que actualmente superamos el 40% de aprovechamiento del agua disponible en régimen natural.
  2. Hay que incorporar los condicionantes derivados del cambio climático, tanto al diseño de nuevas infraestructuras, como a la adaptación de las existentes.
  3. Hay que esforzarse especialmente en que las medidas previstas en la en la planificación hidrológica no se queden solo en el papel.
  4. Hay que implementar todas las medidas tecnológicas disponibles, para optimizar los usos del agua, actuando tanto sobre la oferta como sobre la demanda.
  5. En la medida en que los períodos de sequía e inundación van a ser más frecuentes y más profundos, son más necesarias más presas, que mitiguen los daños en ambos casos.
  6. Sería muy interesante crear y mantener una base de datos de daños evitados por cada presa, en valor monetario, tras el paso de las sucesivas avenidas.
  7. La única tecnología de almacenamiento de energía, masiva y rápida, a día de hoy, es el bombeo.
  8. La reciente alternancia entre una gravísima sequía y la abundancia de precipitaciones y aportaciones, pone de manifiesto la utilidad de las presas para mitigar los efectos del aumento de la variabilidad hidrológica, debido al cambio climático.
  9. La producción hidroeléctrica es una de las principales medidas, para la mitigación de las emisiones de gases de efecto invernadero.
  10. Los técnicos del ámbito de las presas debemos esforzarnos en adecuar nuestro lenguaje para transmitir de forma eficaz a la sociedad los mensajes sobre la necesidad de las presas en nuestro país.

Aparte de estas diez conclusiones que he destacado hubo una idea que estuvo en boca de todos durante las jornadas: es imperativo que la Administración dedique, anualmente, fondos suficientes para garantizar un nivel razonable de seguridad en las infraestructuras hidráulicas, especialmente en las presas. Las presas en España son imprescindibles y la disminución, cuando no la desaparición, de fondos dedicados a su mantenimiento y conservación, agudizada desde el advenimiento  de la crisis económica, debe ser revertida para asegurar el nivel de calidad de vida que actualmente disfrutamos.

Eduardo Echeverría García

Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos. Especialista en cuestiones hídricas.

Un comentario sobre “Diez conclusiones de las XI Jornadas Españolas de Presas que todo el mundo debería leer

  • el 2 julio, 2018 a las 16:32
    Permalink

    Las propias represas contribuyen al cambio climático, desde diferentes puntos de vista, que no es el caso analizar ahora.
    Una idea para mitigar sus efectos y darles mayor valor utilizando las superficies de sus aguas con actividades productivas. Por ejemplo paneles fotovoltaicos flotantes entre otras.

Comentarios cerrados.