La Diputación acuerda el cierre ordenado de su empresa pública Divalterra

CSIF muestra su repulsa por el cierre de Divalterra y anuncia movilizaciones y acciones legales en defensa de trabajadores

Se cumplió el guión anunciado el pasado jueves en los pasillos de Les Corts por el portavoz del PSPV-PSOE, Manuel Mata, y secundado por Fran Ferri de Compromís, y Antonio Estañ de Podem, y la empresa pública de la Diputación de Valencia, Divalterra, antes Imelsa, ligada a la Operación Alquería, dejará de existir. Y lo hará de forma paulatina, y según se explica en un comunicado de prensa, asegurando “los derechos de los trabajadores”. Así, lo ha anunciado el equipo de gobierno de la Diputación de Valencia, reunido esta mañana, ha acordado el vaciado de competencias y el cierre ordenado de la empresa pública Divalterra. Esta decisión se realizará, según ha acordado el equipo de gobierno, sin poner en riesgo los derechos de los trabajadores de la empresa, después del correspondiente informe jurídico, y de forma que quedan asegurados los servicios básicos que ofrece actualmente a los pueblos.

La presidenta en funciones de la Diputación, Maria Josep Amigó, ha informado del acuerdo y ha insistido en que “es importante, siempre garantizando los derechos de los trabajadores y las trabajadoras, llevar a cabo un cierre ordenado de la empresa de forma que, siempre con las garantías jurídicas necesarias, andar hacia el vaciado de competencias y el cierre final”.

Maria Josep Amigó ha lanzado un mensaje de tranquilidad a los empleados de Divalterra y ha subrayado que “sus derechos nunca serán vulnerados, están por encima de cualquier cosa”. Como ha señalado la presidenta en funciones, se tendrá que estudiar técnica y jurídicamente cuál será el futuro de los brigadistas de la empresa pública: “La primera finalidad será ver si se pueden asumir los brigadistas como una competencia de la Diputació, y si no, se estudiará también la transferencia a otra administración”.

“La hoja de ruta es la misma que nos planteamos en el año 2015, tenemos clarísimos todos los miembros del equipo de gobierno que aquel acuerdo al que llegamos al inicio de la legislatura es el que tenemos que seguir trabajando de forma prioritaria para acabar con el clientelismo, los convenios singulares, impulsar la colaboración con las políticas de la Generalitat a través de los convenios que llevamos en marcha, así como la transferencia de competencias”, ha remarcado la presidenta en funciones.

De igual manera, ha explicado así mismo que el diputado Toni Gaspar ha manifestado durante la reunión su voluntad de presentarse como candidato a la presidencia de la Diputación. Según ha indicado la presidenta, el resto de miembros del equipo de gobierno no presentarán otro candidato y apoyarán al candidato del PSPV-PSOE.

La presidenta en funciones ha indicado que este martes, durante la Junta de Portavoces de la Diputación, se confirmarán las fechas de convocatoria, a lo largo de esta y la próxima semana, de la junta de Divalterra, de la reunión del Consejo de Administración de la empresa pública y de los próximos tres plenarios de la corporación. Un primer pleno donde se dé cuenta de la renuncia de Jorge Rodríguez como presidente, un segundo para la toma de posesión del nuevo diputado o diputada, y un tercero donde se elegirá al nuevo presidente.

Movilizaciones sindicales

La decisión como era previsible no ha gustado a todo el mundo, y ya se han producido las primeras reacciones contrarias. Éstas han correspondido al sindicato CSIF, mayoritario en el comité de empresa de Divalterra. En un comunicado muestra su más enérgica repulsa ante el anuncio, por parte de Diputación de Valencia, del cierre de esta empresa pública. La central sindical anticipa movilizaciones y todas las acciones legales a su alcance para defender los puestos de trabajo.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) considera que “la incompetencia, negligencia y presuntas actuaciones delictivas por parte de algunos dirigentes políticos de Divalterra y de la Diputación de Valencia no pueden perjudicar la estabilidad laboral de las 700 familias que dependen de esta empresa pública. Tampoco puede esa incapacidad política dañar a la sociedad valenciana al poner en entredicho el importante servicio público que prestan los trabajadores de Divalterra”.

Según explica el CSIF, “los empleados no son los culpables”, y  por ello, anuncia “todas las movilizaciones y actuaciones que nos permita el ordenamiento para defender la estabilidad laboral de los trabajadores de Divalterra”. Además, propone que “si los partidos coaligados en el gobierno de la Diputación no tienen personas  capaces, que sepan, quieran y puedan gestionar con honestidad  y eficacia esta empresa, convoquen un concurso público y transparente para cubrir los puestos directivos”.

De igual manera, el sindicato considera el momento inapropiado, pues, “la incertidumbre que genera este anuncio de cierre entre los trabajadores y a la posibilidad  de que afecte a su labor en un momento crítico, en unas fechas en las que su trabajo de prevención y extinción de incendios resulte especialmente imprescindible”.

Asimismo,  considera “una falta de respeto a los trabajadores” el hecho de que se hayan enterado por los medios de comunicación de la decisión de cerrar la empresa en la que trabajan. La central sindical también hace hincapié en que “asegurar, por parte de Diputación, que se respetan los derechos de los trabajadores no significa asegurar la continuidad de sus puestos laborales”.

Un comentario en «La Diputación acuerda el cierre ordenado de su empresa pública Divalterra»

  • el 10 julio, 2018 a las 22:06
    Enlace permanente

    Unas preguntas
    ¿A qué se dedica esta empresa que la pueden disolver sin más? ¿quién va a hacer su trabajo?
    Vean como actúa el PSOE, el caso fue denunciado desde dentro de la empresa y..¿quizás como aviso a otros empleados de empresas públicas o administración?
    ¿ van indicando lo que puede pasar si hay más denuncias? Me gustaría que CSIF nos contara con detalle donde van a parar los trabajadores que denunciaron la inflación de altos cargos y como evolucionan sus expectativas personales.
    Así se ejerce el papel de jefe, siempre lo han hecho desde el famoso “el que se mueva no sale en la foto” .

Los comentarios están cerrados.