El incendio de Lluxent continúa sin control y el viento lo aproxima a la Maxuquera de Gandía

La capital de la Safor tiene que realojar a 182 personas evacuadas de las urbanizaciones y zonas afectadas por el incendio

El incendio declarado este lunes por la tarde en Llutxent, ya ha arrasado más 1.700 hectáreas y ha obligado al desalojo de más de 2.500 personas, continua activo con varios frentes y avanza sin control a la espera de la evolución meteorológica. De momento, un giro del viento hacia el norte ha hacia el norte ha obligado a cortar la CV-675, y a  desalojar varias urbanizaciones, entre ellas, La Drova, Montepino, Montesol y la Rochera que abandonen la zona.

En las labores de extinción del incendio seguían trabajando veinticinco medios aéreos y seiscientos agentes forestales y bomberos, así como miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Vista del incendio desde la ciudad de Gandía

De hecho, los bomberos pasarán toda la noche en la zona de Marxuquera en Gandía, donde algunas parcelas privadas ya se han visto afectadas, aunque diversas fuentes municipales esperan que la afección se haya limitado a los terrenos y no las casas. La zona al norte de Marxuquera sí se habría visto más afectada y el fuego podría haber afectado a alguna vivienda, aunque los efectivos en la zona no podrán constatarlo hasta mañana por la mañana.

Como medida de precaución a las ocho de la tarde Emergencias de la Generalitat ordenó la evacuación de la población de Pinet debido a un cambio en la dirección del viento. Asimismo, se decidió que las 2.500 personas desalojadas por la Guardia Civil la primera noche no podían regresar a sus casas.

De igual manera, sobre las 22 horas, la Policía Local de Gandía pide a la población que evite dirigirse a la zona de Marxuquera-L’Ermita y Marxuquera-Alta (Xauxa), y se ha ordenado el desalojo de las urbanizaciones La Drova, Montepino, Montesol y la Rochera ante el avance de las llamas, y se ha cortado la a carretera CV675.

Previamente, el Ayuntamiento de Gandía y Cruz Roja realojaron en hoteles y albergues a 96 personas que tuvieron que abandonar sus casas por el incendio, mientras que los 86 usuarios de la residencia de mayores Mondúver fueron trasladados a un hotel y al Centro de Convivencia de Corea.

Gandía realoja a 182 personas

A consecuencia del incendio la localidad vecina de Gandía ha tenido que realojar a un total de 182 personas, desde el pasado lunes, primero para evitar inhalaciones de humo, puesto que las llamas no han llegado a ninguna casa, y después por la extensión del incendio por las causas meterológicas.

Del total de las 182 personas, 96 (muchos de ellos franceses de las urbanizaciones Montepino, Montesol y la Drova) fueron realojados en siete hoteles  (Tú&Me, Hotel Tres Anclas, La Gastrocasa, Hotel RRHH Gijón, RRHH Riviera, Hotel Mavi, Hotel Los Robles) además del Camping la Alquería, el Albergue del Club Náutico y la residencia Visoren.

Por otro lado, 86 usuarios de la residencia Mondúver, fueron alojados en un hotel y en el Centro de Convivencia de Corea. Todos ellos fueron derivados desde el pabellón del Arrabal donde se estableció ayer noche en el Centro de Recepción de personas evacuadas y dónde junto con la Cruz Roja, miembros del gobierno de Gandia, 10 voluntarios, la Policía Local y otros efectivos, y de una manera perfectamente coordinada desde el equipo del área de Turismo, se estuvo en contacto con los hoteles de la ciudad por reubicar la gente.

Ante esta actuación, la alcaldesa de Gandía, Diana Morant,  ha felicitado   a la Guardia Civil, Policía Nacional, Policía Local, Protección Civil, Cruz Roja y a los voluntarios “por una ejemplar coordinación y por todos los esfuerzos y toda la tarea realizada desde el primer momento en que se determinó que por prevención a causa del humo se debía de desalojar la gente de las urbanizaciones de la Drova, Montepino, Montesol y la Rochera y de la residencia de la tercera edad Mondúver” y extendía las felicitaciones a “las brigadas de bomberos, brigadas de forestales de Divalterra y las brigadas de la Unidad Militar de Emergencia, que están trabajando ahora mismo en el incendio en una situación de alto riesgo. Nuestro coro y nuestra mente está con todas estas personas que arriesgan su vida para parar la devastación del territorio”.

Morant también ha destacado la labor del sector hotelero de la ciudad “para acogerlos, habilitar espacios comunes a sus instalaciones y para dar todas las facilidades posibles”, ya que “se han volcado completamente ante una situación de emergencia y crítica como la que vivimos ayer, y esto hay que posarlo en valor. Del mismo modo, felicito tanto al equipo de Turismo como el equipo de dirección de la residencia por su dedicación y trabajo en estos momentos tan complicados”.

De cara las siguientes noches, desde la corporación local se han habilitado varios espacios para albergar a los vecinos desalojados, como l’Espai Baladre, para acoger a las personas que se alojaron la primera noche en los hoteles de la ciudad,  mientras que las 42 personas de la residencia que han pasado la noche en un hotel de la playa irán al Convento de las Esclavas de Benirredrà después del ofrecimiento que han realizado esta mañana, y las que no quepan y necesites menos cuidados, permanecerán en el Centro Social de Corea.

Visita de Puig

El president de la Generalitat, Ximo Puig, se ha acercado hasta el puesto de mando avanzado situado en el municipio de Pinet para conocer de primera mano la evolución del incendio, donde  ha destacado la capacidad de respuesta de los equipos de emergencias durante la jornada de este lunes, cuando , se originaron otros 11 fuegos en la Comunitat Valenciana que los equipos de extinción consiguieron frenar con “su rápida respuesta”.

Puig ha explicado que se trata de “un momento de gran dificultad” por la gran extensión afectada, al ser una zona de difícil acceso y por las condiciones metereológicas adversas. Así, el president ha informado de que los bomberos “están concentrando los esfuerzos en la zona norte” para así tratar de frenar el avance de las llamas hacia el municipio de Barx.

Asimismo, ha manifestado que “lo más importante es la seguridad de las personas”, tanto la de quienes están trabajando en la extinción como la de quienes puedan verse afectados. Por ello, ha destacado la importancia y efectividad de las evacuaciones para evitar daños personales.