La Costa Blanca registra un bache turístico por ‘efecto mundial’, mientras Gandía lidera la ocupación

Hosbec advierte de un cierto retroceso en la ocupación del mes de julio, mientras la Generalitat lanza un discurso turístico triunfalista

Tal y como avanzó Mediterráneo Press la semana pasada el sector hostelero de la Costa Blanca, especialmente de la Marina Baixa y de Benidorm, han sufrido un ligero bache de ocupación en el mes de julio, pero, que no le ha evitado liderar el turismo valenciano, un bache que desde la patronal turística (HOSBEC) se ha achacado este martes a un ‘efecto mundial’.

El ‘efecto mundial, según Hosbec, ha afectado a todos los destinos turísticos en España, y es el que ha impedido que la Costa Blanca obtuviera un resultado similar al del año pasado en julio.

Sin embargo, este bache no lo ha sufrido la localidad de Gandía que obtiene el mejor dato de ocupación hotelera del toda la Comunitat Valenciana, según  Hosbec, “con datos muy positivos de ocupación del 97,69% y que crece en 5,6 puntos respecto al registro de julio de 2017. Una tendencia al alza que se prevé para la siguiente quincena de agosto con un 95,27%”.

Según los datos de elaborados por BigDataHosbec, la Costa Blanca alcanza durante la segunda quincena de julio, un 85,4% de ocupación suponiendo solo una pérdida de 0,3 puntos respecto al mismo periodo del año 2017. Este registro sumado a los datos de la quincena anterior, conforman una media mensual de 83,8% con la que se dejan en el camino 2,4 puntos.

En  cuanto a la occupación mensual por zonas en la Costa Blanca más allá de Benidorm destacan l’Alfàs del Pi con el Albir y un 78% de ocupación; Altea, 92,8%; Calpe, 89,5%; Finestrat, 91,2;  Villajoyosa, 71,7%; el resto de la Costa Blanca, 80,1% y el Alicante Sur con un 78,4%;

El turismo nacional mantiene su hegemonía en la Costa Blanca con un 68,2% de cuota de mercado en el mes, mientras que el Reino Unido se mantiene como principal origen de los mercados internacionales con una cuota de un 8,4% y Bélgica es el tercer origen con un con 4,1%.

Respecto al mercado británico, según Hosbec, cabe puntualizar que desciende levemente 0,6 puntos mensuales, “disminución debida a los registros de los últimos 15 días de julio donde se han perdido 2,7 puntos, contexto similar al de Benidorm”, y que podría achacarse al Brexit.

Tras el mercado español, el inglés y el belga, el resto de turistas que han visitado la Comunitat durante el mes de julio han sido de los siguientes países: Holanda, 2,6 %;  Francia, 1,8 %; Alemania, 1,8 %Portugal, 0,2 %; Rusia, 0,8 % y de otra naciones el 12,1% restante.

De hecho, según Hosbec, “es precisamente la menor dependencia de los mercados internacionales (apenas es el 30% del total) lo que ha permitido a la oferta hotelera de la Costa Blanca mantener las cifras de ocupación de 2017, ya que el impacto de la competencia de los destinos emergentes está siendo menor, y eso se nota en el resultado final”.

En cuanto a la ocupación mensual por categorías hoteleras, el turismo de más lujo con los hoteles de 5 Estrellas son los que más han sufrido el bache de julio al tener una ocupación del 78,8%, mientras que los de 4 Estrellas ha tenido un negocio algo mayor con una ocupación del  82,3 %. Por su parte, el turismo de menos poder adquisitivo es el que menor ha sufrido el bache con una ocupación del 88,1 %  en los hoteles de 3 Estrellas, y del 87,5 % en los de 2 Estrellas.

Respecto a la previsión para la primera quincena de agosto de la Costa Blanca, según Hosbec, ésta cae 10,49 puntos, “lo que es sensiblemente inferior a la previsión que tenía hace un año”, si bien, se espera que se alcancen los datos de 2017 con las reservas de última hora.

Triunfalismo de la Generalitat

Estos datos chocan con la valoración un cierto triunfalista realizada este martes desde la Generalitat, donde el presiden, Ximo Puig, ha destacado que la Comunitat superará, por primera vez, los 9 millones de turistas extranjeros en 2018, según la previsión que maneja Turisme Comunitat Valenciana para finales de año y que supone un aumento del 5,2% respecto al año anterior.

Puig, que se ha reunido este martes con el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, y el director general de Análisis y Políticas Públicas, Fernando Flores, ha señalado que la ocupación ha crecido durante el primer semestre un 5%, un dato que “hace evidente que el trabajo por la desestacionalización está funcionando, y   ha destacado el buen comportamiento del gasto turístico. Como ejemplo de ello, ha señalado que, de acuerdo con las previsiones de la Generalitat, los 4,4 millones de turistas internacionales que recibirá la Comunitat Valenciana hasta septiembre, realizarán un gasto superior a los 4.300 millones de euros, lo que supone un aumento del 3% respecto al mismo periodo de 2017.

De igual manera, ha recordado que “el gran objetivo” es superar la estacionalidad y ha remarcado que ya se puede hablar de “una única temporada, donde la Comunitat Valenciana está abierta todo el año por vacaciones”.

No obstante, el jefe del Consell ha reconocido que el turismo procedente de Reino Unido, ha caído “ligeramente”, aunque ha aumentado la rentabilidad por turista en un 7%. Eso sí, no ha hablado del ‘efecto mundial’.