Colonos del odio

Eduardo Echeverría García

Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos. Especialista en cuestiones hídricas.

FacebookLinkedIn

Querido D:

Publicaste un tuit esta semana diciendo que los que no hablaban valenciano, los que no defendían la cultura valenciana, ni participaban de su folclore, ni entienden su carácter, ni se integran en su sociedad, ni aceptan su historia, ni conocen sus tradiciones, ni empatizan con sus hermanos, no son valencianos. Son colonos castellanos. Este tuit, con mil setecientos retuits y cuatro mil “likes” a fecha de hoy merece una felicitación por su mérito. Enhorabuena crack. Es difícil, bajo una aparente máscara reivindicativa, inocular tanto fascismo y tanto odio en unos pocos caracteres.

Para empezar te diré que los valencianos que hablamos castellano somos tan valencianos como tú. Castellano y valenciano son cooficiales en la Comunidad Valenciana y tienen los mismos derechos, al menos sobre el papel.  La carrera de medicina que estás estudiando en una universidad pública de Valencia, según tu perfil en las redes sociales,  te la subvenciona vía impuestos tanto un señor de Requena como uno de Alzira. Porque las carreras en la universidad pública están subvencionadas. Así que ten un respeto por los castellanohablantes. Sé que es difícil de pedir este respeto. Lo pude vivir en carne propia cuando un enfermero de un hospital público valenciano se negaba a hablar en castellano a un pariente, recién operado de un tumor. ¡Cómo os crecéis ante el débil! ¡Qué gente más valiente! Pero haz un esfuerzo, amigo porque la realidad es esa. Todos contribuimos con nuestro trabajo a levantar esta comunidad y nuestro país.

La sociedad valenciana es o ha sido en general una sociedad pacífica y respetuosa. Hablamos valenciano y hablamos castellano. Somos falleros o “huimos” de Valencia en fallas. ¿Qué más da? Conocemos nuestra historia y la apreciamos, cada uno la suya porque también en esto de la historia cada vez hay más “matices”. Y siempre hemos sido acogedores con quien ha venido a vivir entre nosotros. Llevase un mes o llevase cuarenta años.

Es por ello por lo que ante tuits como el tuyo no puedo por más que indignarme, y no sólo por sentirme aludido en mi parte de castellanohablante. Tengo el deber moral de indignarme por el peligro que encierran a futuro este tipo de tuits. ¿A por quién iréis primero, querido D.? ¿A por el que no habla valenciano? ¿A por el que no nació en Valencia? ¿A por el que no tiene los ocho apellidos valencianos? Este tuit, y las connotaciones que lleva, nos retrotrae al peor pasado de Europa y por ello es absolutamente condenable y denunciable.

No soy un ingenuo. Asumo que esta guerra está siendo perdida.  Pero mientras pueda darle a la tecla en este espacio o en cualquier otro no dudaré en denunciar cualquier comportamiento excluyente, cualquier intención de señalar al distinto, de fomentar el odio de forma más o menos explícita al que no pertenece a tu club de gente superior. La historia nos ha enseñado a que lleva eso. Y siempre empieza con el establecimiento de grupos. Los míos y los otros.

Querido D, deja de extender carnets de valencianía y lleva tu basura a otra parte. Los colonos del odio son los únicos que sobran aquí.

 

Eduardo Echeverría García

Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos. Especialista en cuestiones hídricas.