Andalucía y la Comunitat defiende un nuevo modelo de financiación

Reclaman un nuevo modelo que acabe con la insuficiencia financiera que sufren las comunidades autónomas

Frente común en defensa de un nuevo modelo de financiación. Al menos, eso se desprende la reunión mantenida entre el conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, y el consejero de Economía, Hacienda y Administración Pública de la Junta de Andalucía, Antonio Ramírez de Arellano, que han coincidido en la necesidad de “poner fin a la insuficiencia financiera que sufren las comunidades autónomas para atender la cobertura de los servicios públicos fundamentales”.

Esta ha sido la postura común mostrada tras la reunión que han mantenido en Valencia el conseller de Hacienda y su homólogo andaluz, que se convierte en el primer encuentro bilateral entre Soler y Ramírez de Arellano tras la designación del segundo como consejero de Economía, Hacienda y Administración Pública de la Junta de Andalucía, el pasado mes de junio, en sustitución de María Jesús Montero, actual ministra de Hacienda.

Como ha explicado Soler, “esta primera toma de contacto nos sirve para reafirmarnos en los principios fundamentales ya adoptados entre ambas comunidades autónomas en materia de financiación, que fueron plasmados en el acuerdo suscrito por los presidentes Ximo Puig y Susana Díaz“.

En este sentido, Soler ha recordado que el presidente valenciano y su homóloga andaluza firmaron un Documento de 8 puntos en el que fijaban las posiciones compartidas por ambos gobiernos autonómicos de cara a la reforma de la financiación autonómica.

Como ha explicado el conseller de Hacienda, “con el encuentro mantenido hoy ponemos de relieve que la modificación de las circunstancias políticas en la actualidad no altera el espíritu del acuerdo, y era importante renovar este tipo de contactos tras el cambio del equipo en la consejería andaluza”.

Un nuevo modelo que blinde la suficiencia y la equidad

Entre los aspectos tratados en el encuentro mantenido, el conseller Soler ha destacado que “nos hemos reafirmado en que ambos territorios compartimos la necesidad de contar con un nuevo modelo de financiación que proporcione la financiación suficiente para que las comunidades podamos atender con estándares de calidad los servicios públicos fundamentales, como son la sanidad, la educación o la dependencia”, ha explicado Soler.

En este sentido, ha hecho hincapié en que esos recursos deben estar equiparados entre las distintas comunidades para que en todos los territorios pueda prestarse una cobertura similar, ya que “un valenciano o un andaluz merecen contar son unos servicios esenciales similares a los que disfruta un cántabro o un gallego”. “El nuevo sistema de financiación debe garantizar que los ciudadanos cuenten con los mismos recursos y oportunidades con independencia del territorio en el que vivan”, ha explicado Soler.

“El actual modelo de financiación autonómica -ha añadido-, que se mantiene vigente a pesar de estar caducado desde hace más de cuatro años, no puede hacer distinciones entre españoles y permitir que haya ciudadanos de primera y de segunda categoría”.

“Hay que abrir el debate político”

Vicent Soler y Antonio Ramírez de Arellano han coincidido también en la necesidad de que comience cuanto antes el debate político para intentar un acuerdo en torno a un nuevo modelo de financiación “tras el incumplimiento de todas las promesas por parte del Gobierno anterior, que ha mantenido casi cincos años un sistema caducado, los mismos que tenía de vigencia”.

“Queremos que el debate político se abra lo antes posible para que podamos contar con un nuevo modelo que sea justo para todas las comunidades y que acabe con la infrafinanciación que padecemos algunas comunidades en especial”, han señalado.

Desbloquear la senda del déficit

En el encuentro mantenido, los consejeros de Hacienda de la Generalitat Valenciana y de la Junta de Andalucía han coincidido en la necesidad de que los partidos representados en Las Cortes Generales desbloqueen la aprobación de la senda de estabilidad. “La flexibilización del déficit son derechos sociales en favor de los ciudadanos y se traduce en nuestros presupuestos para 2019, en cuya elaboración estamos embarcados, en una mejor sanidad, una mejor educación y mejores servicios sociales”, ha explicado Soler.

“Los nuevos objetivos de deuda y déficit para el trienio 2019-2021 debe aprobarse cuanto antes para que las comunidades podamos contar con unas previsiones de gasto fiables de cara a la elaboración de los Presupuestos para el próximo ejercicio”, ha concluido Soler.

El conseller ha recalcado que un eventual veto a la flexibilización del déficit “sería terrible, no quiero ni imaginarlo”. “Como el límite para este año es el 0,4% del PIB, si se rechaza la suavización del déficit y se impone el 0,1% en 2019, supondrá que la Comunitat Valenciana dispondrá de 340 millones menos que este año para elaborar los presupuestos del próximo ejercicio, de forma que prácticamente todo el crecimiento por los ingresos ordinarios quedará neutralizado por esta reducción que no nos exige la Unión Europea”, ha explicado Soler, quien ha advertido del “daño” que se causará a “la consolidación de los derechos sociales de los valencianos”.