El Botànic en busca de un acuerdo de presupuestos que ofrezca solvencia al pacto

PSPV-PSOE, Compromís y Podem aproximan posturas para cerrar la legislatura con un acuerdo de estabilidad que garantice a los ciudadanos continuidad y estabilidad

Se acabaron las líneas rojas. Contra pronóstico el final de legislatura del Pacte del Botànic parece que será el mejor momento de todo el periodo. Al menos, eso se desprende de las valoraciones realizadas este lunes por los representantes del PSPV-PSOE, Compromís y Podem a la conclusión de la comisión de seguimiento del pacto.

Y es que, al igual que sucedió tras la última reunión, la reunión celebrada en esta ocasión en la sede de Compromís, ha servido para demostrar el estado de salud del Botànic en esta recta final de legislatura, donde los tres socios quieren demostrar que su acuerdo supone el paso a otra época en las maneras de hacer política. Así, lo han demostrado los responsables de todas las formaciones que han fijado la hoja de ruta para el final de legislatura que pasa tratar los presupuestos y la agenda legislativa, unas cuentas que, por primera vez, se pretenden cerrar antes de su aprobación inicial por el Consell.

Ese es el objetivo, y hacia el mismo se está trabajando, como reconocieron las tres pactes, sobretodo la representante del Podem, Fabiola Meco, que anunció su esperanza de que los presupuestos se cierren antes de su presentación, la próxima semana, aunque reconoció “aún no saber cuáles serán las cifras”, pero que éstas visualicen la “plasmación de las políticas de la agenda social del Pacte del Botànic”, es decir, que haya unos presupuestos “sin sobresaltos, ni líneas rojas”, como reconoció el portavoz socialista, Manuel Mata,  que calificó el encuentro como la “reunión de la germanor”.

Al margen de los Presupuestos de 2019, los tres socios cerraron “la agenda del final de legislativa”, así como las prioridades de legislativas para este periodo, un total de 11 de leyes de un conjunto de 25 proyectos, que se encuentran en tramitación en Les Corts, donde se primarán las leyes sociales que plasmen y consoliden las políticas del Botànic, como la ley LGTBi, la ley de Infancia y de Adolescencia, la ley de Igualdad, la ley de Servicios Sociales Inclusivos, junto a leyes urbanísticas, como la de ordenación del territorio, el diseño de un nuevo sistema de residuos y la ley sobre economía circular.

Junto a ellas, se prevé abordar otras leyes pendientes, como la del vaciado de las diputaciones provinciales,  la ley de ex presidentes, que lleva aparcada varios años, la ley de titulización hipotecaria y la ley electoral, donde la iniciativa del PSPV-PSOE para reformar unilateralmente la barrera electoral no ha deteriorado las relaciones  entre los socios.