Puig: “La Comunitat debe jugar en España un papel mucho más decisivo que en el pasado”

Advierte del peligro de un “nuevo populismo conservador que está contagiando a la derecha valenciana”

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha asegurado este martes que “el momento valenciano no es un puerto de llegada, sino un punto de partida”, pues, en su opinión, “debe jugar en España un papel mucho más decisivo que en el pasado”; y, por otra, seguir profundizando en unas políticas que garantizan el avance social.  En su opinión, “el peligro está hoy en los gobiernos que prescinden de la justicia social”,

Así, lo ha defendido durante la conferencia con el título ‘La oportunidad valenciana’ pronunciada en el Club de Encuentro Manuel Broseta, en la que ha asegurado que la Comunitat Valenciana ha pasado de “ser una referencia a no seguir a ser una referencia para otras comunidades autónomas y para el Gobierno de España”.  A su juicio, “el Consell, desde el diálogo social, con el concurso fundamental de las organizaciones sindicales y patronales, ha diseñado un escenario de estabilidad, honradez y diálogo”,

Puig ha valorado los efectos que han tenido las políticas desarrolladas a lo largo de esta legislatura por el Consell. Respecto a la evolución del mercado laboral, Puig ha explicado que se ha recuperado “más de la mitad del trabajo destruido por la crisis”, con 200.000 valencianos y valencianas más con empleo desde 2015. “Es un paro diez puntos por debajo del que existía al inicio de la legislatura”, ha señalado.

De igual manera, ha recordado algunos “avances sociales significativos” logrados en estos tres años de gobierno en materia social, como han sido la eliminación del copago, la gratuidad de los libros de texto o la mejora en el sistema de la dependencia: 30.000 personas más que en 2015. Así, ha afirmado que “la Comunitat es la segunda autonomía con mayor crecimiento de España” y ha recordado que la confianza empresarial “se sitúa veinte puntos por encima” del lugar en el que se encontraba en 2015. Puig ha enfatizado además el protagonismo de la sociedad en estos cambios, que “han propiciado una iniciativa jamás conocida, pilotada desde la Comunitat Valenciana, a favor de una infraestructura crucial como es el Corredor Mediterráneo”.

También, ha explicado también que la oportunidad valenciana está en ocupar su sitio “en medio de desafíos difíciles” como el cambio climático, las migraciones, el modelo social o la pobreza: “apelo a que trabajemos con libertad y responsabilidad, porque ahora la Comunitat Valenciana no es un problema para España, sino el principio de la solución”,  y ha añadido que “hubo años en los que la Comunitat Valenciana solo era seguidora de los cambios de otros o se dedicó a perseguir espejismos; hoy nuestra realidad ha cambiado; hoy es la Comunitat Valenciana la que da los buenos pasos primero”. A su juicio, “ni identitarismo ni uniformismo; hemos salido de la invisibilidad y tenemos opinión; nuestras razones queremos confrontarlas desde la lealtad, pero sin ningúna concesión gratuita”.

De igual manera, ha advertido del peligro que supone la presencia de un “nuevo populismo conservador” que está “contagiando a algunos sectores de la derecha española y valenciana”.

Financiación justa y deuda histórica

Puig ha defendido también el “papel clave” que debe jugar la reivindicación de una “financiación justa, unas inversiones equitativas y una solución para la deuda histórica de la Comunitat”. “Gobierne quien gobierne en España el Consell, desde la lealtad, no desistirá en reclamar las mismas oportunidades que tienen los ciudadanos de otras comunidades”, ha asegurado el president.

“Después de tres años lo que ha cambiado es que al otro lado no hay intransigencia, no hay parálisis, hay diálogo, confianza y acuerdos”, ha expresado Puig, que ha destacado en otro momento el pacto “fundamental” alcanzado con el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, de cara a los presupuestos Generales del Estado.

“Esto es lo que esperamos del Gobierno de España, pero no sería suficiente si nosotros no planteamos nuestra propia hoja de ruta para afrontar los desafíos a los que nos enfrentamos”, ha asegurado Puig.

Puig ha insistido en este contexto en la idea de impulsar un “nuevo contrato social valenciano”, un pacto que, según ha asegurado, “debe sostenerse en tres pilares, como son el desarrollo, la igualdad y la democracia”.

El jefe del Consell ha expresado que este nuevo contrato social “debe continuar orientando el buen ritmo de la economía valenciana hacia la transformación del modelo productivo y hacia la sostenibilidad”.

Por otra parte, en referencia a la igualdad, Puig ha destacado el trabajo realizado por el Consell desde 2015 en materia de servicios sociales, y ha reclamado “un pacto colectivo que garantice la seguridad de las personas ante el riesgo del crecimiento desigual”.