Abascal, Casado y Rivera escenifican ante sus seguidores su unión frente a Sánchez y los independentistas

Muestran un mismo discurso unitario y central frente al gobierno y la izquierda, concentrando entre 45.000 y 200.000 seguidores en la plaza de Colon

El tripartito de centro derecha está en marcha. Este domingo los máximos dirigentes los tres partidos del centroderecha español, Santiago Abascal (VOX), Pablo Casado (PP) y Albert Ribera (Ciudadanos), flanqueados por representantes de UPN, Foro Asturias, UPyD y el PAR,  han escenificado ante sus seguidores, -unos 45.000 según la Policía y 200.000 según los convocantes-, su unión frente a las decisiones adoptadas por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y las actuaciones de los independentistas catalanes.

La concentración, organizada por las tres fuerzas políticas bajo el bajo el lema Por una España unida, ¡elecciones ya!, aparte de mostrar su rechazo al ejecutivo central, sirvió para que los partidos de la oposición exhibieran su fuerza antes de las numerosas citas electorales (municipales, autonómicas y europeas) del próximo mes de mayo,  y vislumbrar acuerdos allí donde los números dieran esa posibilidad, como evidencia la foto conjunta de los tres líderes: Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal, aunque algo separado, y que supone el respaldo a una política centralista.

Y de esta manera han intervenido los representantes políticos. Así, en clave electoral, Pablo Casado ha afirmado que “el tiempo de Sánchez ya ha acabado”, pidiendo un rechazo electoral en los comicios de marzo: “en cien días tenemos tres elecciones en las que podemos pasar de estas plazas a las urnas, la España de los balcones debe pasar a las urnas”.

Casado, fiel al relato frente al independentismo, ha denunciado  que la “rendición socialista” y los “tratos bajo la mesa” que “ha desarrollado el Gobierno de Pedro Sánchez desde la moción de censura para perpetuarse en el poder” y admitiendo para ello el “chantaje” de los independentistas.

Desde Ciudadanos, Albert Rivera ha advertido que “si convoca elecciones ya no harán falta más movilizaciones”, y ha afirmado que “ya basta que los separatistas nos marquen el camino y que el conjunto de los españoles estemos al servicio de los que quieren liquidar este país”, ha proclamado.

Más contundente el presidente de Vox, Santiago Abascal, que ha defendido la necesidad de “sofocar el golpe” en Cataluña “hasta las últimas consecuencias” con la detención de sus “responsables y conspiradores”.  Así, ha acusado de “traición” a Pedro Sánchez, y a su gobierno que ha calificado como “ilegítimo y mentiroso” y “sostenido por los enemigos de España, del orden constitucional y de la convivencia entre los españoles”.

El manifiesto de la concentración, leído por los periodistas Carlos Cuesta, María Claver y Albert Castillón, ha incidido en esa cuestión, y en criticar directamente a  Sánchez de que “la unidad nacional no se negocia” y de que los españoles “no están dispuestos a tolerar más traiciones, ni concesiones”.

Así, los ponentes han seguido un único relato entorno a la unidad nacional sin concesiones a nacionalistas: “los acontecimientos de los últimos días suponen una humillación del Estado sin precedentes en nuestra vida democrática”, y destaca que “ningún gobierno está legitimado para negociar con la soberanía nacional”