La Basílica acoge una vigilia por las mujeres víctimas de la trata y en contexto de prostitución

La diócesis de Valencia acompaña a más de 200 mujeres en estas situaciones a través de viviendas, formación y sensibilización

Las entidades que trabajan en la diócesis de Valencia para ayudar y acompañar a las mujeres víctimas de la trata y en contexto de prostitución organizaron ayer una exposición interactiva en la Plaza de la Virgen seguida por una vigilia de oración, por la noche, en la Basílica, celebrada por Fernando Ramón, rector del Seminario Mayor de Valencia.

Estos actos, bajo el lema Juntos contra la trata, tienen como finalidad “sensibilizar a la sociedad sobre esta realidad existente en nuestra diócesis, donde en un año más de 200 mujeres víctimas de trata y en contexto de prostitución son atendidas por diversas entidades a través de viviendas, programas de atención en la calle y formación”, han indicado fuentes de la organización.

Además de la vigilia de oración, ayer por la tarde tuvo lugar en la Plaza de la Virgen una exposición “interactiva y de proximidad, para invitar a las personas a reflexionar sobre esta realidad y a conocer testimonios relacionados con la trata”, han señalado.

Objetivo: ofrecerles una alternativa

Las entidades que trabajan en la diócesis de Valencia en el ámbito de la trata y la prostitución son Cáritas Diocesana de Valencia, Villa Teresita, Fundación Amaranta, Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) y la Cátedra Scholas Occurrentes de la Universidad Católica de Valencia, y todas ellas forman parte de una red contra la trata integrada en la Delegación Diocesana de Migraciones del Arzobispado de Valencia.

Cáritas Diocesana, según su última memoria con datos de 2017, acompañó a 140 mujeres en contexto de prostitución y a posibles víctimas de trata a través de su programa Jere Jere, con el que realizan “una atención de medio abierto con un primer contacto de mujeres prostituidas en la calle, a quienes se ofrece orientación en materias como salud, formación y aspectos laborales y jurídicos, así como itinerarios y alternativas para poder salir de esa situación”, han señalado las mismas fuentes.

Por su parte, Villa Teresita es una institución de la Iglesia dedicada a la ayuda y promoción de personas en situación de exclusión social a través de distintos proyectos, entre ellos uno dirigido especialmente mujeres marginadas, en situación de prostitución y/o víctimas de trata en Valencia. En este caso cuentan con una vivienda de acogida, para casos de emergencia, que en 2018 acogió a 31 mujeres; y otras dos viviendas, una de recuperación y otra de emancipación. También cuentan con un programa de atención en calle y un teléfono de emergencia 24 horas.

Otras entidades implicadas en la ayuda a víctimas de trata son la Fundación Amaranta, de la congregación religiosa de las Adoratrices, que cuenta con una casa de acogida para mujeres víctimas de trata; el Servicio Jesuita a Migrantes, que colabora con programas de formación y en las viviendas de emancipación; y la UCV, a través de la Cátedra Scholas Occurrentes, con labor de sensibilización.

La vigilia de oración y la exposición se organizan en el marco de la Jornada Internacional de Oración y Reflexión Contra la Trata de Personas, que se celebra desde el año 2015 cada 8 de febrero, festividad de Santa Josefina Bakhita, religiosa sudanesa víctima de la esclavitud que, una vez liberada, ingresó en la Congregación de las Hijas de la Caridad Canosianas, y que fue canonizada en el año 2000.