¿De verdad sabemos algo?

La plancha de una presentadora de Tele Madrid, al afirmar que el 2 de mayo conmemoraba el alzamiento contra las tropas de Franco, evidencia la obsesión, los prejuicios o la ignorancia general sobre la historia de España, ante unos sucesos ocurridos casi un siglo antes del nacimiento del futuro dictador.

También debería ser obvio todo lo referente al Valle de los Caídos, cuando está documentado que el propio tirano jamás pidió ser enterrado en él. Y puestos a atribuirle cosas al hombre, se hace suya la última letra del himno nacional, cuando fue escrita por Pemán ocho años antes de iniciarse la guerra civil. También Ada Colau llega a calificar de franquista al heroico almirante Cervera, que lógicamente ni supo quién fue el general sublevado en 1936 porque ya llevaba muerto entonces 27 años.

Pero dejemos a Franco en paz. En general, entre prejuicios, desinformación, ruido mediático, calumnias interesadas, noticias sin comprobar, etcétera, etcétera, llevamos un lío de padre y muy señor mío: no sabemos, de todos los políticos imputados en nuestro país, quiénes han sido condenados y quiénes no, ignoramos por supuesto los nombres de nuestros diputados y senadores, elegimos concejales sin conocer nada de su currículum…

Lo peor no es eso, sino que ni siquiera conocemos los hechos rigurosamente históricos o la geografía nacional: ignoramos por dónde pasan el río Duero o el Odiel, si Albarracín está en la provincia de Teruel o en la de Granada, pero también qué competencia tiene cada una de nuestras instituciones, dónde debemos formular según que queja, qué impuestos tenemos que pagar y otras cuestiones de nuestra vida cotidiana.

Sí, es cierto que hoy día hay más información que nunca, pero, de verdad, de verdad, ¿sabemos algo de algo?

Enrique Arias Vega

Periodista y Escritor. Ex director de publicaciones del Grupo Zeta, y de varios diarios pertenecientes a este grupo de comunicación