Ciudadanos y el PP-CV a punto de pactar Alicante

Toni Cantó e Isabel Bonig visualizan un acuerdo global entre ambas formaciones para articular pactos de gobierno de centroderecha

Atrás quedaron las diferencias electoralistas entre Ciudadanos y el PP-CV. Este jueves los dirigentes regionales del PP-CV, Isabel Bonig, y de Ciudadanos, Toni Cantó, visualizaron un acuerdo global entre ambas formaciones para articular pactos de gobiernos de centroderecha allá donde sea posible. Y el principal acuerdo será en la provincia de Alicante donde la formación de Cantó rechazará la oferta socialista para liderar el gobierno de la capital alicantina, y optará por ser coalición de gobierno con los populares, tanto en el ayuntamiento como en la Diputación Provincial.

Según explicó Cantó, es una primera reunión preparatoria para establecer el campo de trabajo, en la que le ha entregado el decálogo de medidas innegociables para Ciudadanos, entre las que destacan “la bajada de impuestos, la igualdad entre españoles y no gobernar con nacionalismo ni populismos”.

“Los valencianos nos han dado un índice de confianza importante y lo demostraremos en cuestiones como buena gestión y regeneración democrática”, ha señalado, al tiempo que ha recordado que “las decisiones sobre los acuerdos se tomarán en el seno del Comité de Negociación de Gobiernos”.

Cantó ha “Ciudadanos ha demostrado que puede mejorar la gestión del bipartidismo cuando llega a acuerdos y entra en los gobiernos”, y ha recordado que “en Andalucía se ha forzado a levantar alfombras, a acabar con los enchufados o a suprimir impuestos”. En su opinión, “frente al espectáculo penoso del tripartito repartiéndose cargos como si el gobierno de todos los valencianos fuera un botín, Cs quiere hablar de políticas para mejorar la vida de los ciudadanos, como la bajada de impuestos o la supresión de duplicidades”.

Por su parte, la presidenta del PP-CV, Isabel Bonig, ha señalado que “todas las alianzas frente al desgobierno y el desastre del Botànic son buenas para los valencianos”. A su juicio, se trata del “inicio de una colaboración fructífera durante toda la legislatura por el bien de los valencianos, castellonenses y alicantinos”. A su juicio,  se trata de “una colaboración de cara estos próximos cuatro años que nos esperan de desatinos y que van a ser muy complicados, la antesala de lo que estamos viendo estos días”.

Durante la reunión han abordado la posibilidades de pactos en los diferentes municipios de la Comunitat que “ya se está negociando en los territorios, y siempre respetado a los responsables locales que están tomando la decisión y que saben cómo van las negociaciones donde es más necesario llegar a un acuerdo”. Un trabajo que se está llevando en coordinación con la provincial y en perfecta sintonía con la dirección regional y siempre teniendo como líneas rojas la defensa de la igualdad, la libertad en todos los ámbitos como la educativa, la calidad sanitaria y la bajada de impuestos.

Bonig ha contrapuesto esta “buena sintonía” con el “desaguisado” del Botànic que “sigue a la greña y lleva semanas sin ponerse de acuerdo y negociando metros cuadrados y sillones”, dejando de lado “los problemas de los valencianos”.

“Hay más preocupación por los sillones y los cargos que con el proyecto político que decían que estaba claro y que se había consolidado en cuatro años”. Este “caos, falta de entendimiento y desgobierno” es un “avance” de lo que nos espera estos próximos cuatro años. “Aquí nadie de la izquierda está hablando de lo que realmente preocupa a los valencianos, del desastre en Sanidad que aún no tiene plan de refuerzo para este verano, ni del desastre en Educación, ni de las sentencias del TSJCV sobre la baja oferta de Mónica Oltra para adjudicar residencia de ancianos.