Gandía, capital de la ‘Laminoflèxia’ valenciana

El Palau Ducal de Borja estreno hasta el 30 de agosto la exposición itinerante “Laminoflèxia”, que exhiben los 16 ejemplos de estructuras laminares que hay en el territorio valenciano,

El vicepresidente segundo del Consellm y conseller de Vivienda y Arquitectura Bioclimática, Rubén Martínez Dalmau, la alcaldesa de Gandía, Diana Morant, el vicealcalde y regidor de Urbanismo, Josep Alandete y otras autoridades como la Directora del Instituto Valenciano de la Edificación, Begoña Serrano, la directora general de Coordinación Institucional de la Vicepresidencia Segunda, Àngela Ballester, el director general de Rehabilitación y Eficiencia Energética, Jaume Monfort, el director de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura, Iván Cabrera, han inaugurado este jueves al Palau Ducal de Borja de Gandía la exposición ‘Laminoflèxia’. La muestra, que se estrena a Gandía antes de recorrer toda España, está organizada por la Consellería de Vivienda y Arquitectura Bioclimática y por el Instituto Valenciano de la Edificación. Y en ella se exhiben, hasta el 30 de agosto, los 16 ejemplos de estructuras laminares que hay en la Comunidad Valenciana (desde el norte de Castelló, hasta el sur de Alicante, pasando por Gandía u Oliva): un sistema de hormigón armado capaz de cubrir grandes superficies con muy poca espesura. Por primera vez, se recopilan estas fotografías, planos y maquetas por su singularidad arquitectónica.

“Un trabajo que demuestra que tenemos una riqueza cultural en el marco de la construcción de edificios que hay que explotar, porque también formo parte de nuestra oferta turística”. El vicepresidente ha recordado que el espíritu del Consejo y la nueva consellería es recuperar fórmulas ecológicas, “que hemos tenido siempre en nuestras edificaciones valencianas, aprovechando energías limpias como el solo o el viento, además de incorporar desde un marco de innovación. Esto forma parte de la transición verde que queremos lograr desde el Consejo con la creación de esta segunda vicepresidencia”.

El hecho que se haya elegido Gandía no es casual, dado que al Grado tenemos el privilegio de contar con el ejemplo más importante y referente de esta técnica: la iglesia de San Nicolau, del ingeniero Eduardo Torroja, en compañía del arquitecto Echegaray.

”Por todo esto, la exposición ‘Laminoflèxia’ cumple tres objetivos: En primer lugar, difundir el patrimonio arquitectónico valenciano, y los ejemplos que tenemos a Gandia; Posar en valor la cultura (somos la primera Capital Cultural Valenciana de la historia). Gandia no solo es cultura, sino que también ofrece cultura. Y, en tercer lugar, diversificar la oferta para el turismo proponiendo actividades que no se concentren exclusivamente en la playa y dinamizar el alrededor del Palau. A Gandia estamos tratando de romper la barrera entre la playa y la ciudad, y estamos potenciando el turismo urbano. Quiero expresar mi agradecimiento a todos quienes han posibilitado que podamos disfrutar de esta exposición, y también invitar a toda la gente a que se acerque a ella porque aprenderán muchas cosas interesantes relacionadas con la arquitectura valenciana”, ha asegurado la Alcaldesa.

Por su parte, Alandete ha recomendado a la ciudadanía, los visitantes, y los estudiantes de arquitectura en particular, que visitan la muestra, “porque los encantará. Es un ejemplo de colaboración entre instituciones para, mediante la cultura, la investigación o la ciencia, dar un valor añadido a Gandía como destino turístico”.

Este es, precisamente, el espíritu del proyecto ALTER ECO en el cual se enmarca la muestra, en el sentido que este programa busca alternativas en el turismo de masas, y por eso se intenta que los turistas se acercan a conocer la ciudad a través de la APP que se ha desarrollado. Y con esta exposición, se da por concluido el proyecto, después de tres años en funcionamiento, y donde Gandía ha sido una ciudad piloto a Europa con la puesta en marcha de diferentes actuaciones, como por ejemplo un estudio sobre la situación de los apartamentos turísticos, la instalación de antenas a primera línea de la playa, y otras iniciativas relacionadas con el turismo inteligente como aplicaciones vía móvil.

El templo de San Nicolau

El templo se empezó a construir a principios de los años 60, cuando a la playa de Gandia ya presumíamos de una arquitectura contemporánea de calidad, con los edificios del Hotel Bayrén, la Colonia Ducal o los apartamentos Manila, Mí Descanso y Tropicana.

Fue el párroco Miñana quién hizo que el presidente del Atlético de Madrid, Vicente Calderón, que veraneaba a Gandía, animara el mejor ingeniero de España de entonces, Eduardo Torroja, a edificar la iglesia de San Nicolau, en compañía del arquitecto Echegaray.

Por cierto, Torroja era el presidente del Instituto Eduardo Torroja de la Construcción, en el cual se inspiró el gobierno valenciano de los años 80 para crear el Instituto Valenciano de la Edificación. La última obra de Torroja, de hecho, fue la iglesia de Gandía, un edificio pionero en España por la calidad y por la utilización del sistema de hormigón armado que admiramos en esta exposición, y en la cual también encontramos la iglesia de Santa María de Mar, también del arquitecto Echegaray.