Compromís partidaria de una nueva confluencia de izquierdas que movilice a los desencantados`

La formación valenciana apuesta por reproducir  el acuerdo del grupo confederal del Senado en una coalición electoral de izquierdas y plural

La nueva cita electoral por la imposibilidad de formar gobierno no será igual para todos los participantes en los comicios del 28 de abril. Al menos, esa es la intención de Compromís que observa en las nuevas elecciones del 10 de noviembre una nueva oportunidad para corregir los errores de los anteriores comicios estatales.  Y la primera conclusión, tal y como adelantó Mediterráneo Press el pasado mes de julio, es recuperar las coaliciones a nivel estatal, una nueva confluencia que aspira a movilizar a los desencantados de la izquierda

Esa es una de las conclusiones de los dirigentes de Compromís tras los distintos procesos electorales de la primavera de 2019, y donde se ha visto que la coalición sin una marca estatal no lograr superar el diputados, mientas que si se opta por integrarse en una marca más amplia las posibilidades son mayores, tal y como apuntaban los estudios pre-electorales realizados por la organización valencianista.

En este sentido, existen dos opciones, bien repetir la coalición con Podemos como hace unos años, bien crear plataforma confederal de izquierda, cuya base sería el grupo parlamentario, constituido en el Senado, Izquierda Confederal, que integra a los senadores territoriales de Más Madrid, Més per Mallorca, Adelante Andalucía, En Marea, En Comú Podem y Compromís.

Esta segunda opción es la que más gusta a los dirigentes de Compromís, aunque algunos como la vicepresidanta del Consell, Mónica Oltra, o el propio president de les Corts, Enric Morera,  les gustaría que también se sumará la formación de Pablo Iglesias, aunque eso parece bastante complicado.

Dicha plataforma, según fuentes consultadas por Mediterráneo Press, podría seguir el modelo político y organizativo similar al de Compromís, y previsiblemente contaría en sus listas en una próximas generales, si estas se adelantarán a noviembre, con la ex alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y el ex dirigente de Podemos, Iñigo Errejón, con el objetivo de coger buena parte del voto disgustado con el bloqueo en las negociaciones entre Pablo Iglesias y  Pedro Sánchez, y que podría estar pensado no ir a votar.

Dicho proyecto además trataría arrancar el sector más izquierdista de Ciudadanos que ha empezado a abandonar la formación naranja tras las decisiones adoptadas por Albert Rivera, entre ellos, el no pacto con los socialistas en el gobierno central.

Según los primeros análisis en manos de Compromís, la nueva plataforma política no tendría unos resultados como los que obtuvo A la Valenciana, pero permitiría alcanzar entre 10 y 13 diputados, y podrían ser decisivos para desbloquear las negociaciones ante un nuevo gobierno, donde Iglesias y Sánchez, en su opinión, debería dar paso a otras alternativas.