El Consejo de Transparencia estima la denuncia del PP contra el hermano Puig

El president asegura desconocer el asunto alegando que es una decisión funcionarial, mientras Ortiz pide su comparecencia, aunque descarta una comisión de investigación para no perjudicar a otras empresas

La secretaria general del PP-CV, Eva Ortiz,  mostró  este jueves su satisfacción tras dar a conocer que el Consejo de Transparencia ha estimado la denuncia interpuesta por el PP contra la empresa Comunicaciones dels Ports SA, propiedad de Francisco Puig, hermano del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, por el “incumplimiento de sus obligaciones de publicidad” de las ayudas públicas recibidas durante 2016, 2017 y 2018, al superar los 100.000 euros en cada ejercicio, por lo que ha solicitado la comparecencia del jefe del Consell para el 7 de noviembre.

Eva Ortiz ha subrayado que quiere que el president “dé la cara” y explique unas ayudas “nada claras” a empresas de su hermano, para las que se requieren “colaboradores necesarios” que “solamente pueden estar en el Consell”.  En su opinión, la estimación de la queja por parte del Consejo de Transparencia se suma a la citación del Juzgado de Instrucción número 4 de Valencia, tanto al director general de Política Lingüística, Rubén Trenzano como a Francisco Puig para el 10 de diciembre, en calidad de investigados, a raíz de la querella interpuesta por el PP por las ayudas al fomento del valenciano concedidas a estas mercantiles.

Sin embargo, la diputada popular ha descartado la solicitud de una comisión de investigación sobre las ayudas a fomento de valenciano en medios de comunicación para no perjudicar a otras empresas, ya que, según ha explicado, una investigación en profundidad podría afectar a diversas empresas de medios de comunicación, pues, se trata de unas ayudas que subvencionan los salarios de profesionales que editan las ediciones en valenciano. Según Ortiz, la ilegalidad del hermano de Puig se centraría en haber utilizado las mismas facturas y documentación de contratos para justificar distintas subvenciones tanto de la Generalitat Valenciana como del Gobierno de Aragón como de la Generalitat de Catalunya, además de no haber publicado la recepción de la misma, algo que no realiza ninguno de los medios de comunicación a los que se le adjudican estas ayudas. En su opinión, el hermano de Puig ha recibido más de 400.000 euros en subvenciones desde el 2015 para ayudas al fomento del valenciano “sin ningún tipo de control”.

Causa compleja

Por otra parte, el juez que investiga esta causa a raíz de la querella presentada por el PP-CV ha acordado declarar la complejidad de la causa, tal y como solicitaba la Fiscalía Provincial de Valencia.

El ministerio público ha realizado esta petición este miércoles  al Juzgado de Instrucción número 4 de Valencia con el objeto de que la instrucción de este procedimiento pueda prorrogarse durante 18 meses, frente a los seis de un asunto ordinario, y se ha requerido una prestación de fianza a la acusación popular, que es el PP-CV.

Puig asegura “no tener ninguna responsabilidad”

Por su parte, el president de la Generalitat, Ximo Puig, ha querido dejar claro que no tiene que asumir ningún tipo de responsabilidad sobre la instrucción abierta en un juzgado contra su hermano, Francesc Puig, por presuntas irregularidades en subvenciones solicitadas para el fomento del valenciano a diferentes administraciones, ya que “yo no participo en ninguna de las decisiones sobre adjudicación de subvenciones, por lo que no se me pueden pedir responsabilidades”, y  ha mostrado su “total” confianza en la labor de los funcionarios de la Generalitat que evalúan las subvenciones, y en la justicia que investiga a su hermano y al director general de Política Lingüística, Rubén Trenzano.

Puig ha rechazado la petición del PP de que comparezca en las Cortes Valencianas el próximo 7 de noviembre: “lo que hace el PP es una oposición patética para tapar sus vergüenzas”. A su juicio, “debemos dejar a la justicia trabajar, porque es la justicia la que dilucidará si ha podido haber irregularidades y alguna responsabilidad en las ayudas”, y  ha afirmado que esta cuestión no afectará a la gobernabilidad de la Comunidad Valenciana, y ha opinado que si “el gran problema político” que ve el PP es una “minúscula empresa” de una comarca del interior “no entienden nada, y por eso están donde están”.

De igual manera, ha asegurado que “todo el mundo sabe perfectamente que yo no tengo nada que ver con esta cuestión” quien ha acusado al PP de querer difundir la idea de que este Gobierno es como el del pasado y que todos son “iguales”, y que se trata de “un intento de ensuciar” al president de la Generalitat, y de un intento “patético, porque como se verá” él no está “concernido en esta cuestión” y no tiene “ninguna responsabilidad directa”, por más que el PP pueda “inventar lo que pueda” y hace su “teatro de marionetas”. Puig ha insistido en que el PP quiere pagar con él el “varapalo” que le dieron los ciudadanos hace unos meses, algo de lo que él no tiene la culpa, y ha afirmado que no les va a seguir su “teatrillo, porque entre otras cosas no tiene ningún sentido”.