La industria valenciana corrige a la política: no hay crisis sino incertidumbre por la coyuntura

 La  mayoría de sectores prevén invertir en formación, I+D, marca y talento el próximo año, y consideran que el tamaño, la sucesión de las empresas y la retención del talento son las principales debilidades de las empresas valencianas

Los datos microeconómicos de la industria valenciana no coinciden con los macroeconómicos que manejan los políticos. Al menos, eso se desprende de lo que piensan buena parte de los industriales valencianos. Así, lo reconocieron este jueves una muestra de ellos reunidos en una mesa redonda organizada por el Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de la Comunitat (COIICV) y la consultora Improven para analizar los retos de la industria de la Comunitat, que ha contado con la participación de directivos  de Hinojosa Packaging SL, Antares Iluminación, Asfaltos Chova, S2 Group, Importaco, Mobiliario Royo y Matrival, quienes analizaron la situación actual de sus compañías y los retos que más influyen en su  competitividad, ofreciendo una visión muy distinta a la ofrecida por los mercados.

Todos ellos, coincidieron en que en la actualidad no se puede hablar de crisis, ni de recesión, a la vista de sus balances de cuentas y previsión de negocio, si bien, todos coincidieron en la existencia de una incertidumbre, motivada a nivel nacional “por el bloqueo político” y a nivel internacional por circunstancias como el Brexit, las barreras arancelarías que intentan poner algunos países como Estados Unidas, y los cambios que están sufriendo algunos sectores como la automoción. Eso sí, esta incertidumbre no se despeja favorablemente, o los políticos insiste en el bloqueo y en hablar de crisis, ésta puede llegar, y más si el país no empieza a funcionar a partir de las próximas elecciones de este domingo, pues, no puede estar el país paralizado políticamente. No obstante, en las cuentas de las empresas presentes en la tertulia, a priori, no es previsible la crisis, salvo que la fuercen los políticos con sus bloqueos.

En este sentido, el director gerente de Tredebé Valencia,  Ignacio Sánchez-Lafuente, empresa especializada en la gestión de deshechos de todo tipo, entre ellos, del sector de la automoción, “los residuos son el mejor indicador de la actividad económica, el mejor termómetro”, y según los mismo la industria del automóvil caerá este año un 9% en la Comunitat, pero se recuperará en 2020, al menos, “eso nos trasladan los clientes es que, en función de los pedidos que ya han recibido para el año que viene, habrá una subida que devolverá la actividad a niveles de 2018, o incluso superiores”.

Y no es el único directivo que piensa de esta manera, todos los asistentes coincidían en esta percepción en sus sectores, asegurando que las cifras son favorables. Así, Félix Lafuente del Grupo Royo, aseguró que el negocio en España va bastante bien, aunque mostró su preocupación por el nuevo proteccionismo técnico que se intenta crear en algunos mercados como el americano o el alemán. En un tono muy similar, se pronunciaba la adjunta a la dirección general de Matrival, Silvia Peña, empresa del sector de los componentes de la automoción, para la que “no hay crisis”, sino “un periodo de adaptación de las industrias a un nuevo entorno”, además de “incertidumbre política” por el bloqueo institucional de los últimos años, que se está convirtiendo en un lastre para la economía, afirmación en la que coincidieron  buena parte de los participantes.

Inversiones en I+D y talento

Y esta  buena sensación económica de las empresas presentes, según reconocieron, está fundamentada por sus previsiones. Todas las empresas presentes tienen previsto realizar importantes inversiones en sus empresas el próximo año, la mayoría ellos en formación, marca, talento e I+D. Precisamente, retener el talento que tienen en sus compañías es una de sus preocupaciones, ya que existe gran movilidad entre los nuevos profesionales. Según reconocía, el socio director de S2 Group, Miguel Ángel Juan, “tenemos una rotación muy alta, ya que la gente se mueve mucho”, aunque intentan retener todo “el talento que podemos”, y todos los años incorporan a unos 50 profesionales.

Esta retención del talento, según explicaron, no consiste únicamente en pagar más, los nuevos profesionales apuestan por otros valores, como la flexibilidad, la compatibilidad de la vida laboral y familiar, … Según el consejero delegado de Hinojosa Packaging, Eric Bacourt, en la Comunitat no existe problemas para reclutar personal de nivel superior excelentemente cualificado. De hecho, lo exportan a otros centros de producción de fuera de Valencia. Sin embargo, no ocurre lo  mismo con los operarios, y lo achaca a la destrucción del sistema de Formación Profesional que hubo hace años, “y que ya no existe”, y que sería una solución para hacer frente a las tasas de paro de forma directa como sucede en otros países.

La retención del talento no es la única preocupación de estas empresas, existen otros que preocupan más, especialmente la potenciación de la marca, una cuestión clave a la hora de retener clientes, y para hacer crecer a las empresas. En este sentido, todas estas empresas, ya sean las que trabajan con el consumidor final como las que trabajan con intermediarios, prevén apostar por la marca, la formación y la inversión en I+D  durante el próximo año como una de las armas para continuar creciendo y generar valor a nivel nacional e internacional.

Además, todos ellos, apuestan por la sostenibilidad como una de armas para mejorar la competitividad. Sin embargo, consideran que uno de los problemas de las empresas valencianas es su tamaño, por ello, insisten en que se deberían articular sistemas para fomentar de la administración la cooperación entre las empresas para aumentar su tamaño, como comprar, fusionar, integrar,…, ya que esta circunstancia dificulta el acceso a financiación para invertir en tecnología.

Otro de los problemas de la empresa valenciana es la sucesión que algunas empresas no saben a hacer, y que conseguirlo es clave para el futuro de las mismas. En este ámbito, Eric Bacourt, destaca el caso de su grupo empresarial, donde se ha tratado de integrar a los miembros de las distintas generaciones en la estructura del grupo. Algo que también ha detectado Félix Lafuente en el grupo Royo, y que no sucedió en otras empresas en las que estuvo antes.