La obesidad infantil afecta a la salud mental de los más pequeños

El 35% de los menores entre ocho y 16 años tiene exceso de peso en España, según un estudio realizado por la revista JAMA Pediatrics.

Nuestro país ocupa el quinto puesto europeo por detrás de Grecia, Italia, Malta y Chipre en obesidad infantil y los datos corroboran que una de las principales causas de este problema se debe a la crisis financiera. Las familias tienden a recurrir a la compra de menos productos frescos y más ultraprocesados en periodos de crisis. Pero esta elevada tasa de obesidad no solo afecta a la salud física, sino que también daña la salud mental.

Un psicólogo puede ser una gran ayuda en la pelea contra la obesidad ya que los aspectos emocionales son muy importantes a la hora de lograr un cambio permanente en las costumbres que afectan a la alimentación.

Según la psicóloga Marián Rubio, trabajadora del colegio La Salle de Paterna, la lucha empieza en las aulas: “Para intervenir a nivel escolar haría falta tener una base científica sólida que avalara nuestras intuiciones, es necesario que a nivel institucional se tome consciencia de este tema”.

Además, advierte que el sobre peso puede causar traumas psicológicos, sobre todo a los menores: “A nivel psicológico no existe una correlación directa entre obesidad y estado mental, pero a raíz de la enfermedad pueden aparecer otros problemas”. De esta manera la experta explica que un niño que padece sobre peso, a nivel psicológico suele tener secuelas de autoestima y puede influir en el bajo rendimiento académico o en la aparición de otras enfermedades mentales como la depresión. Por otro lado, suelen estar estigmatizados a nivel social, “actualmente nos encontramos en la sociedad de la imagen, y todo esto influye”.

La psicóloga explica que el entorno familiar es uno de los factores más importantes en el tema de la alimentación de los pequeños. “Tomar comida procesada y no comida natural requiere mucho tiempo, además de una economía estable”, declaraba.

Según un estudio realizado por JAMA Pediatrics el porcentaje de niños españoles de siete a trece años con sobrepeso y obesidad se situó en el periodo 1999-2006 en un 31,9% y pasó a un 33,9% entre 2007-2011, pico de la crisis financiera, situándose en el último periodo en un 32,1%.

En general, los resultados del trabajo muestran que durante la crisis financiera las tasas de prevalencia de sobrepeso y obesidad fueron más altas, especialmente en algunos países del sur de Europa, como Grecia, España, Malta, Italia o Portugal, donde el efecto de esta crisis fue más grave.

También se constata que en aquellos países con mayor PIB hay menos sobrepeso u obesidad, con lo que se corrobora que existen numerosos factores económicos y de estilo de vida que están detrás de estas cifras, además de los factores genéticos.