Mazón aboga por la ‘convivencia’ y la ‘hermandad’ entre el valenciano y el castellano

El presidente de la Diputación de Alicante hace un guiño al valencianismo liderando el acto de conmemoración del 36 aniversario de la aprobación de la Llei d’us i Ensenyament del Valencià

Rompiendo moldes en el PP-CV. Así, es el presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, que este sábado ha acogido en los jardines del Palacio Provincial el acto conmemorativo del 36 aniversario de la aprobación de la Llei d’us i Ensenyament del Valencià, y que lo ha situado como el único dirigente popular con talante de estado. En su intervención ante un auditorio poco afín ha abogado este sábado por profundizar en valores como la “convivencia” y el “respeto” y en evitar los “prejuicios” existentes sobre las lenguas, defendiendo la convivencia entre el valenciano y castellano.

La celebración del acto en las instalaciones provinciales, y bajo la presidencia de Mazón no  es algo baladí, sino un nuevo guiño del nuevo poder popular, que sale a sus periferias para articular una nueva mayoría social. Y este sábado eso sucedió, ya que se trata de un acto reivindicativo organizado por la Federació d`associacions per la Llengua, Escola Valenciana, a cuyos actos el actual PP-CV no ha solía acudir. Un hecho que evidencia el nacimiento de un nuevo liderazgo político. Al mismo, también  han acudido el diputado de Desarrollo Económico y alcalde de Mutxamel, Sebastián Cañadas; el portavoz de Compromís, Gerard Fullana, y la diputada del Grupo Socialista y alcaldesa de Xixona, Isabel López, además de la directora general de Innovación de la Generalitat tradicionalmente el actual, Sonia Tirado, entre otros cargos públicos, y donde ausentado,

 “Hoy es un día para celebrar, para conmemorar y para hacer una fiesta”, de esta manera el dirigente popular ha arrancado un discurso, en donde ha  resaltado la importancia de la ley para la normalización del valenciano, incidiendo en los valores de convivencia entre ambas lenguas, y en construcción de un futuro común entre todos, sin exclusiones de ningún tipo, y donde el dirigente popular ha mostrado su capacidad de liderazgo político.

Mazón se ha puesta en primera persona ante la Llei d’us i Ensenyament del Valencià, recordando que ha “yo soy hijo de esta Ley. Estudié valenciano y me encuentro muy cómodo leyendo y escuchando. En Alicante siempre hemos vivido la normalidad, salvo excepciones en los extremos. Esa es la convivencia por la que yo abogo y esa es la convivencia por la que hoy también nos conjuramos todos para que siga sin correr peligro. Esa hermandad entre valenciano y castellano”, y ha abogado por tratar de evitar algunos prejuicios, “que aún hoy, desgraciadamente, están vigentes”.

El presidente de la Diputación ha realizado también una reflexión sobre el uso político de las lenguas. “No me corresponde a mi hacer un balance técnico del cumplimiento exacto de la Ley, que seguro que tiene todavía retos por conseguir, pero lo que me corresponde a mi como responsable político en la provincia de Alicante es trabajar por la convivencia”.

“No hay porqué considerar de un color, digamos rojo a una postura, y considerar de un color azul a otra postura. Eso es como el cuerpo humano, que tiene venas y tiene arterias, unas que tienden más al rojo y otras más al azul, pero las dos son necesarias porque les une un corazón”, ha remarcado Mazón.

“Este es el espacio de todos y aquí tenemos que venir a celebrar no solo la gloria del valenciano sino también la gloria del castellano porque tanto uno como otro son nuestro patrimonio”, ha finalizado el presidente de la Diputación.

La intervención de Mazón ha dado paso a la lectura de un manifiesto por parte de la Plataforma Alacant pel Valencià, organizadora del acto, en el que se han recordado aspectos “sobre los que consideramos que hace falta incidir para avanzar en la igualdad lingüística en Alicante”. Entre otros, que las entidades culturales y sociales y las administraciones fomenten que los escolares se matriculen en programas educativos con una alta presencia del valenciano, o que la lengua tenga más presencia en los medios de comunicación, en el espacio público y en la administración. Además, han animado a la ciudadanía de Alicante a “convertirse en valencianohablantes activos”, ya que “las lenguas se aprenden con el uso”, utilizándolas en todos los ámbitos.