El BEI vuelve a dar créditos a la Comunitat por 271 millones

Permitirá destinar fondos a empleo, innovación y a proyectos de infraestructuras como la electrificación del tramo Benidorm-Benidorm Intermodal de la conexión Benidorm-Dénia

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha anunciado este jueves que el Banco Europeo de Inversiones (BEI) ha aprobado una operación de crédito de 271 millones de euros para la Comunitat Valenciana, un préstamo destinado al impulso de proyectos cofinanciados a partes iguales por la UE y el Consell.

Según Puig, “la Unión Europea vuelve a confiar en la Comunitat después de años sin financiación”, y ha recordado que el BEI cerró la puerta a los préstamos porque el anterior gobierno autonómico del PP no destinó los créditos concedidos por la UE a Ciegsa para la construcción de colegios. A su juicio, “ahora, la Comunitat vuelve a ser fiable”.

Gracias a este préstamo se podrán impulsar iniciativas cofinanciadas como 93,5 millones en transferencia tecnológica y cooperación universidad-empresa orientada hacia las pymes, 65,2 millones para servicios y aplicaciones de gobierno electrónico o 62,5 millones en procesos de investigación e innovación en pymes, avanzan desde Presidencia.

De igual manera, se destinarán 49 millones de euros para infraestructuras públicas para la investigación e innovación, 35,3 millones para infraestructura y promoción de empleo “limpio” o 23,9 millones en protección y mejora de la biodiversidad, protección de la naturaleza e infraestructura verde.

Gracias a ello, según ha explicado, se podrán ejecutar algunos proyectos como  la electrificación del tramo Benidorm-Benidorm Intermodal de la conexión Benidorm-Dénia (Alicante), la restauración de hábitats de interés comunitario de espacios como los hábitats forestales del Alto Túria o el pinar de Boalar-Sabinar, el fomento de ecosistemas naturales como la repoblación de la Serra de Mariola o la actualización de las infraestructuras para investigación en enfermedades infecciosas y epidemias emergentes.

Asimismo, el crédito europeo servirá para financiar la mejora de las infraestructuras de investigación en medicina personalizada y el desarrollo de medicamentos innovadores, con vistas a aplicación sanitaria en patologías como enfermedades raras o detección de daño cognitivo, junto a una plataforma de análisis genómica para estudios de diversidad neuronal y biología de célula única en estado sano patológico o a aplicaciones de la genómica a la mejora del arroz.