“Aún queda mucho para que un premio literario se pueda ganar basándose únicamente en la calidad literaria”

Cristina López Barrio · Autora del libro ‘Rómpete, corazón’

 Escribo para las personas, para hombres y mujeres”

Cristina López Barrio presenta su nuevo libro “Rómpete, corazón”, que narra las historias de un amor obsesivo. Lla autora, finalista del premio planeta 2017 siempre se ha caracterizado por la creación de unos personajes femeninos de una personalidad arrolladora. Sus protagonistas suelen ser mujeres determinadas a superar todos los obstáculos que la vida ponga en su camino, y prácticamente no hay ninguna que no oculte algún secreto en su biografía.  Eso es precisamente lo que plasma en Rómpete, corazón, una novela protagonizada por un matriarcado cuyas integrantes viven en los márgenes de la locura. De esta manera, el libro narra la historia de un amor compulsivo, o mejor dicho, varios amores obsesivos.  A la largo de esta entrevista, la autora también se muestra crítica con la literatura actual, y considera que con muchos de los premios literarios escriben más para gustar al público en lugar de premiar la calidad. En su opinión, “aún queda mucho para que un premio literario se pueda ganar basándose únicamente en la calidad literaria”.

¿A pesar de que en tu novela hay una mezcla entre la novela negra y los cuentos de hadas, con qué género te identificas más?

No me identifico más con un género que con otro. Lo que hice fue estudiar la novela negra y los cuentos de hadas, pero no como los podemos conocer ahora sino esas historias que viene casi de la tradición oral. El objetivo era reflejar en esos villanos de los cuentos, todos los monstruos con los que convivimos en nuestro interior. Yo no creo que tengamos que escribir una historia y encasillarla dentro de un género, yo abogo más por la libertad creativa. Esta novela no deja de ser un thriller, pero también es una novela de personajes.

¿Es casualidad que el título de esta novela sea un verso de la tragedia de W. Shakespeare, Hamlet?

Me gusta mucho Shakespeare. No es una casualidad, ya que el titulo hace referencia a un verso que se identifica mucho con la historia de la novela: “rómpete corazón porque he de refrenar la lengua”. Esto les ocurre a muchos de los personajes, como por ejemplo a Aurora, que le ocurre en circunstancias muy similares a las de Hamlet, la muerte de su padre, la boda de su madre con el hermano del padre poco tiempo después, etc. La novela es una novela de secretos en la que hay muchos personajes que deben guardar silencio ante situaciones que les hacen sufrir, como por ejemplo, el personaje de Blanca, a la que de alguna manera se le rompe el corazón de tanto sufrir.

El amor inspira gran parte de tus novelas ¿Cuáles son los límites de este sentimiento?

Esta novela explora justo los límites del amor a través del personaje de Blanca. Yo creo que cuando se traspasa un cierto límite ya no es amor. En el caso del personaje, ella ama profundamente a su marido pero se convierte en una relación toxica. Yo creo que cuando existe esa relación de posesión en la que se trata de anular a la otra persona deja existir este sentimiento. Es cierto que el amor es un tema recurrente en mis novelas pero en esta quería tratarlo de otra forma completamente distinta, quería abordar el tema del amor obsesivo, esas relaciones de dependencia en la que una parte de la pareja va perdiendo su autoestima y cada vez es más difícil salir.

Rómpete, corazón explora los límites del amor y las relaciones tóxicas”

En la novela tratas temas como el maltrato psicológico y el amor obsesivo a través de personajes como Ricardo el marido de Blanca, ¿has decidido abordar este tema por una cuestión reivindicativa?

Yo creo que los escritores tenemos varios temas que nos inquietan y eso es recurrente en nuestra obra. Yo no trato de reivindicar nada, escribo sobre los temas que a mi me preocupan. A mí como mujer es un tema que me preocupa, que me inquieta, que me hiere la sensibilidad y al final un escritor bebe de su vida, de sus preocupaciones. Luego a veces la historia te lleva por caminos que no habías planeado, yo por ejemplo no pensaba escribir la historia de un psicópata y de repente surgió.

Al final un escritor bebe de su vida, de sus preocupaciones”

¿Piensas que poner de manifiesto estos temas en la literatura puede servir de ayuda para abordar un problema social como es la violencia machista?

Pues ojalá. En mi novela puede ser que alguna mujer se sienta identificada con el personaje de Blanca, que es una mujer que lo primero que tiene que asumir es que la persona que quiere la maltrata. Hay un maltrato psicológico a través de una culpabilización, una relación que quiere aislarla de sus amigas y su trabajo y tenerla cada vez más encerrada. Quizá alguna mujer pueda leerlo y tener cierta empatía y el desarrollo del personaje en un momento dado puede hacerla reflexionar sobre su situación.

¿Qué es la literatura femenina?. ¿Acaso existe una literatura masculina?”

¿Hay una diferencia entre los temas que tratan hombres y mujeres a la hora de escribir un libro?

No debería haberla. Yo creo que el tema de la “literatura femenina” es una lucha de todas las escritoras porque ¿qué es la literatura femenina? ¿acaso existe una literatura masculina? La sensación que se da con esto es que cuando un hombre trata un tema universal como el amor se entiende como algo trascendental pero cuando lo trata una mujer parece un asunto de chicas, algo cursi. Hay que romper es esa asociación con todo lo que tiene que ver con el amor y las emociones con el género femenino y lo que tiene que ver con la razón con el género masculino.

Es uno de los principales pilares de la sociedad patriarcal, todo lo que tiene que ver con la razón también tiene que ver con el poder y la verdad sobre la que se legitima la sociedad en la que vivimos es la razón. Esta es una lucha que tenemos, que una mujer escriba una novela sobre relaciones amorosas no significa que solo lo tienen que leer las mujeres, igual que se entiende que las novelas que escriben los hombres no son solo para hombres.

Cuando un hombre habla de amor  se entiende como un sentimiento trascendental mientras que si lo hace una mujer es cursi”

La mayoría de los ganadores del Premio Planeta son hombres ¿crees que es más difícil ser galardonada si eres mujer?

Parece que esto está empezando a cambiar, pero lo cierto es que en todos los premios literarios han ganado más hombres que mujeres. Esto es una lucha que está emparentada con el papel de la mujer dentro de la literatura ya que muchos piensan que por el hecho de ser mujeres escribimos una literatura solo para nosotras. Yo escribo para las personas para hombres y mujeres. Estamos en el camino, pero aún nos queda mucho para que un premio literario se pueda ganar basándose únicamente en la calidad literaria.

¿Existe una desigualdad de género dentro de la literatura?

Por supuesto, y deberíamos romper esa barrera. Hace tiempo estuve en una conferencia de Siri Hustvedt en la que decía que muchas veces iban hombres a las firmas de libros que le decían “no si es para mi mujer, yo leo otras cosas”. Yo creo que eso no dice mucho en favor de ellos ya que lo que escriba una mujer también tiene que interesarles a los hombres. Los lectores también tienen que concienciarse de todo esto.

En una novela en la que el personaje protagonista sea una mujer ¿hay alguna diferencia entre si el autor es un escritor o una escritora?

Si una novela está bien escrita no tiene que pasar. Porque si un hombre escribe desde el punto de vista de una mujer y tu no te lo crees, ahí hay algo que falla y lo que falla es la propia novela, la propia ficción. Cuando tu escribes una novela de ficción tiene que ser creíble y si tu escribes sobre una mujer, la mujer que lo lea tiene que sentir que es una mujer. Es fundamental, precisamente por eso yo digo que escribo para personas.