El IVIE advierte que la recuperación pasa por reformas estructurales, ingresos y solucionar la infrafinanciación

Puig arrenga a los empresarios: “tenemos que levantarnos y mirar hacia adelante para garantizar la recuperación, y, para eso, necesitamos concitar todos los esfuerzos y todas las voluntades”,

La reconstrucción empieza a prepararse. Al menos, eso se desprende del informe ‘La superación de la crisis de la COVID-19 en la Comunitat Valenciana: una hoja de ruta de la reconstrucción de la economía presentado este jueves por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE),a los portavoces parlamentarios en una reunión mantenida en el Palau de la Generalitat, por parte del presidente del IVIE, Francisco Pérez. Según el informe, la recuperación pasa por reformas estructurales, recuperar ingresos y solucionar la infrafinanciación.

En este sentido, e las bases de la reconstrucción y responder a los retos a los que se enfrenta la Comunitat Valenciana. A corto plazo, se establece la necesidad de aplanar la curva de contagios y ampliar la capacidad de respuesta del sistema sanitario; sostener el empleo y el tejido productivo; proteger los ingresos de los más perjudicados y mantener y reforzar la capacidad de pago de las administraciones públicas valencianas y la adaptación del sistema educativo a un escenario de presencia limitada en los centros y refuerzo de la digitalización.

A medio plazo, se propone volver a generar ingresos para que puedan seguir funcionando el sector privado y el público; evitar el riesgo que representa un endeudamiento público insostenible; mejorar la seguridad del sistema de salud; mejorar la situación de las residencias de personas mayores; adaptar la educación a las limitaciones derivadas del riesgo de contagio y combatir sus potenciales consecuencias para la igualdad de oportunidades; reforzar la capacidad de competir en el nuevo escenario globalizado, fortalecer el tejido productivo para ganar productividad e incorporar el conocimiento como palanca básica para ganar competitividad.

Por último,  largo plazo, para acortar la brecha que separa a la Comunitat en PIB per cápita y en productividad de la media nacional, es necesario abordar reformas estructurales para corregir las debilidades del tejido empresarial y del sector público. Esto requiere, en el ámbito privado, el refuerzo del capital humano y del esfuerzo inversor en intangibles, en particular en I+D de las empresas; fomentar el crecimiento de las empresas y la profesionalización de su dirección; aprovechar las oportunidades de la nueva normalidad. Y en ámbito el público, se necesita la modernización de la Administración; la agilización del marco regulatorio; el refuerzo de la inversión pública y la eliminación de la discriminación financiera de la Comunitat Valenciana.

Aunar esfuerzos y voluntades

Durante la presentación, el president de la Generalitat, Ximo Puig, ha apelado al consenso y a la unidad para avanzar, más que hacia la “nueva normalidad”, hacia una “normalidad mejorada” que garantice una sociedad más prospera y con mayor inclusión ante la crisis provocada por la expansión de la pandemia de COVID19. En su opinión, “tenemos que levantarnos y mirar hacia adelante para garantizar la recuperación, y, para eso, necesitamos concitar todos los esfuerzos y todas las voluntades”, y  ha añadido: “nada va a llegar gratis, nada va a ser fácil si no hay esa voluntad de verdad de arremangarse y de mirar hacia adelante juntos”.

Puig, que ha destacado que, para llegar a una “solución compartida”, resulta conveniente partir también de un “diagnóstico compartido”, y ha insistido  en la necesidad de “acelerar” los procesos para hacer frente a los retos que se le plantean a la Comunitat a la hora de lograr una convergencia con la renta media de España y de Europa, y también en ámbitos como el envejecimiento de la población, la transición climática o la digitalización. “Ahora es más urgente que nunca”, ha dicho el president.

En este sentido, ha manifestado que se está marcando el itinerario de toda una década, por lo que se ha de pensar en las próximas generaciones, “y no en las próximas elecciones”, y ha subrayado que el “espacio del insulto” que se aprecia en otros lugares de España “es un intangible negativo para la recuperación” que espera que “no contagie” a la política valenciana.