Normalidad absoluta en El Campello en los primeros días de fase 1 de desescalada

Los comercios han establecido sin mayores dificultades las normas básicas de obligado cumplimiento, con el visto bueno del ejecutivo central

De norte a sur, pasando por el centro. La normalidad es la tónica dominante en El Campello desde que el pasado lunes entráramos en la fase 1 de desescalada, que permite la apertura del comercio minorista y las terrazas de bares, cafeterías y restaurantes (respetando ciertas normas de seguridad y distanciamiento), además de encuentros familiares que no superen las 10 personas y la recuperación de otras libertades individuales y grupales.

Los comercios han establecido sin mayores dificultades las normas básicas de obligado cumplimiento. Responsables y dependientes atienden al público bien provistos de mascarillas, que también utilizan los clientes, y en todos los casos se facilita gel hidroalcohólico para las manos. Los mostradores son desinfectados tras cada compra, la mercancía no se toca y se aconseja el pago con tarjeta de crédito.

Quizás lo que más se deja notar en la vía pública es la apertura de terrazas y veladores, que han devuelto parte de la vitalidad que define e identifica al municipio. Muchavista, centro y zona norte ofrecen una imagen bien distinta a la de los últimos dos meses, con gente compartiendo mesa y camareros muy pendientes de que se cumplan las distancias de seguridad y de higienizar cada mesa y cada silla tras cada servicio.

En esta fase, los agentes de la Policía Local se encargan de comprobar desde el arranque de la semana que todos cumplen con las medidas sanitarias. No se ha multado a ningún establecimiento, lo que demuestra el altísimo grado de cumplimiento de las normas.

Poco a poco, escalonadamente, El Campello vuelve a la normalidad, aunque sujeto a las limitaciones que impone el estado de alarma en el que permanecemos todos los españoles.

Mercadillo sin incidencias

Por otra parte, la concejalía de Mercado y Venta Ambulante, dirigida por Javier Martín (Cs), ha informado que el segundo día de apertura del mercadillo municipal transcurrió, como ocurriera el primer día, sin incidentes reseñables. En esta ocasión, pusieron a la venta sus productos de alimentación los 22 puestos que, por el sistema de alternancia elaborado desde la concejalía, no pudieron en la jornada de la reapertura.

Además de las medidas de seguridad ya instauradas el pasado 13 de mayo, se dispusieron vallas y cintas de balizaje para reforzar aún más la distancia de separación que ha de existir entre los vendedores y los usuarios. En su opinión, “la jornada transcurrió con absoluta normalidad. Los usuarios se han adaptado muy bien al cambio. Tan sólo hay algún caso aislado de personas que desean acceder al mercadillo sin mascarilla o que quieren salir del recinto por el acceso de entrada. Casos residuales que se resuelven en el momento mediante el diálogo”.