À Punt fija en su parilla la misa dominical como reclamo para la audiencia

La decisión adoptada por el consejo rector es algo novedoso, ya que el PP siempre se negó a hacerlo con Canal 9 y el tripartito de izquierdas lo consolida a raíz del ofrecimiento

El consejo rector de la Corporación Valenciana de mediados de Comunicación (CVMC) ha dado un giro en la historia de la televisión autonómica valenciana al acordar esta semana la continuación de la emisión de los programas religiosos mientras duren las restricciones de movilidad de la ciudadanía y los límites de aforo en los recintos donde se celebran las misas.

El Consejo de la Ciudadanía, el órgano asesor en materia de programación y de contenidos y defensor de la audiencia de la CVMC, ha trasladado al Consejo Rector que considera “positiva la continuación de la retransmisión de las misas hasta que finalizan las restricciones de aforo a las iglesias”.

En la reunión, que ha tenido lugar por videoconferencia, el Consejo Rector ha aprobado la continuidad tanto de la retransmisión de la misa como la emisión del programa Dios en la de todos, del Consejo Evangélico de la Comunidad Valenciana. Los dos programas se han emitido en À Punt los domingos por la mañana desde el comienzo de las medidas de confinamiento decretadas por el Gobierno de España. La voluntad es cumplir el servicio público que los medios de comunicación públicos valencianos tienen encomendado.

Durante los gobiernos del PP-CV, Canal 9 se cerró en banda a emitir los domingos la misa dominical, a pesar de que se presentaron diversos proyectos de retransmisiones de Mmisas los domingos desde los pueblos. Todos fueron rechazados de plano, alegándose que “a oposición se nos echaría encima si diéramos por televisión las celebraciones.

Tampoco hubo misas los domingos, durante los primeros años de Canal 9, durante los gobiernos socialistas, salvo la tradicional Missa d´Infants y el Traslado el día de la Virgen de los Desamparados. Dicha celebración, curiosamente, era el programa que más “share” de todos los programas de año de la televisión, y el Traslado llegó a superar el de los partidos de fútbol más llamativos.