ActualidadConsell de la GeneralitatcoronavirusSanidad

El hospital de campaña de Alicante será centro de aislamiento para personas migrantes con COVID19 que llegan a las costas

Se pretende detectar y aislar los casos de coronavirus en los inmigrantes que están llegando a las costas de Almería y Alicante las últimas semanas

El hospital de campaña de Alicante acogerá a las personas migrantes que lleguen a las costas valencianas, detectadas en alta mar o en tierra, en cuyos grupos o medios de transporte se hayan detectado casos de contagio de coronavirus. A todos ellas se les harán las pruebas PCR y a las que den positivo se les trasladará a los hospitales correspondientes y el resto guardará cuarentena en el centro sanitario provisional de la capital alicantina.

Esta medida forma parte del protocolo, que se ha estudiado este viernes en una reunión en el Palau de la Generalitat encabezada por el president, Ximo Puig, y en la que han participado la consellera de Justicia, Interior y Administración Pública, Gabriela Bravo; la consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Ana Barceló; la delegada del Gobierno, Gloria Calero, y representantes de Cruz Roja.

Dicho medida se adoptado al haberse percibido las personas migrantes,  los encuentros familiares y las concentraciones de jóvenes son los tres principales focos de rebrotes de coronavirus. En el caso de los inmigrantes, según distintos facultativos consultados por este diario,  en varios departamentos de salud de la Comunitat se han detectado que los ’casos cero’ de algunos de los brotes de COVID19 detectados eran personas migrantes que han llegado a las costas españolas en los últimos meses a Almería y Alicante. Así, consta en uno de los brotes detectados en el barrio de Nazaret  de Valencia en las últimas semanas, donde el ‘caso cero’ era una persona llegara en mayo a través de pateras.

Y es que, mientras España estaba confinada sin desplazamientos interprovinciales, en los meses mayo y junio están llegando numerosas embarcaciones precarias con inmigrantes que intentan alcanzar las costas españolas, y algunas de personas que están llegando están contagiadas de COVID19, ya que la situación de la pandemia en otros continentes como Asia y África está desbordada. Esa población ha sido repartida por determinadas ONG’s a distintas provincias. Por ello, la Generalitat ha puesto a disposición de la Delegación del Gobierno el hospital de campaña de Alicante para la aplicación de un protocolo de ayuda a estas personas en el caso de que necesiten tratamiento contra el virus y para acoger a aquellas que deban guardar cuarentena por haber estado expuestas a un posible contagio. Dentro de ese protocolo está prevista la realización de pruebas PCR para aislar a las personas que llegan afectadas por el virus.

En este sentido, la consellera de Justicia e Interior, Gabriela Bravo, ha asegurado que con este protocolo «garantizamos un espacio digno para los migrantes al tiempo que evitamos nuevas propagaciones de la COVID19 en un colectivo en el que es muy difícil establecer la trazabilidad porque, como es lógico, llegan a nuestras costas con muchas ansias de libertad pero, dada la situación, se deben controlar sus movimientos por su bien y por el de todos».

No obstante, el protocolo también establece que el ingreso de las personas migrantes en el hospital de campaña de Alicante se hará con la correspondiente autorización judicial para garantizar sus derechos al tiempo que se les presta la atención sanitaria que necesiten. En este sentido, el centro modular permitirá «prestar la acogida social que tenemos que prestar y al mismo tiempo reforzaremos la seguridad sanitaria».

El hospital de campaña de Alicante es una estructura de 255 módulos con capacidad para 240 camas. Dispone de sistemas de climatización, conducción centralizada de gases medicinales, conexión al sistema de alcantarillado, así como su propia red de datos y eléctrica plenamente operativa e integrada en la del Hospital General Universitario de Alicante del que forma parte.

Reunión de expertos celebrada este viernes en el Palau de la Generalita

Nuevos casos  y brotes

Por otro lado, este viernes se han confirmado 41 casos nuevos desde la última actualización, que sitúan la cifra total en 11.941 personas: 4 en Castellón (1.679 en total); 6 en la provincia de Alicante (4.033 en total); y 31 en la provincia de Valencia (6.228 en total). Además, hay que sumar 1 caso no asignado de días anteriores anteriores, ya que se han reasignado 3 casos a la provincia de Valencia. De esta forma, en estos momentos quedan activos 308 casos, lo que supone un 1,59% del total de positivos. De ellos, únicamente hay 67 personas ingresadas.

En cuanto a los nuevos brotes, se ha detectado uno en una ONG de Burjassot con 10 casos positivos. También dos brotes en Valencia con 7 casos positivos importados relacionados con temporeros en Lleida y un brote familiar en Manises con 7 positivos, uno de ellos hospitalizado.

De igual manera, en Elche se ha declarado un brote que implica a tres familias y que tiene 3 positivos, mientras que en Peñíscola también se ha declarado un nuevo brote con 11 casos,  3 procedentes de Zaragoza, 2 de Madrid y 6 de Teruel.

Unos datos que contrastan con la situación ocurrida en otras comunidades como Aragón donde los brotes son más abundantes, y que pasó a la fase 1 de desconfinamiento antes que la Comunitat, aunque en aquel momento los datos ya era peores.

Mónica Oltra durante la rueda de prensa posterior al pleno del Consell de este viernes

Uso de mascarillas: ‘póntela, pónsela’

Por otra parte, la vicepresidenta y portavoz del Consell, Mónica Oltra, ha insistido en que, «hasta que no haya vacuna, la mascarilla es nuestra vacuna contra la COVID19», por lo que «podríamos poner de moda, nuevamente, el eslogan ‘póntela, pónsela'».

Así, se ha manifestado la vicepresidenta durante la rueda de prensa tras el Pleno del Consell, en la que ha detallado los acuerdos aprobados por el Consell, preguntada por los periodistas por la obligatoriedad del uso de las mascarillas. Según ha señalado, la mascarilla «no es lo más cómodo del mundo, pero entendemos que, hasta que no haya una vacuna contra la COVID-19, la mascarilla, la distancia social y la higiene de manos son nuestra vacuna y la prevención que podemos hacer».

 Oltra ha apelado, en nombre del Consell, «a la responsabilidad individual» y ha recordado que su empleo «está ya impuesto en todo el territorio nacional cuando no se puede mantener la distancia de seguridad y, sobre todo, en espacios cerrados». En su opinión, «llevar la mascarilla depende únicamente de las personas. En este momento es lo único que tenemos para protegernos y proteger a la gente que queremos», por lo que «podríamos poner de moda, nuevamente, un eslogan, que sería ‘póntela, pónsela'»

En este sentido, ha recalcado que, aunque «la normativa irá cambiando también en función de la evolución de la pandemia», «utilizar la mascarilla permanentemente es la mejor defensa que tenemos en este momento de nuestra salud y de la gente que nos rodea».