La CEV apuesta por potenciar contratos a tiempo parcial para adaptar las necesidades de las empresas

Carmen Pleite reivindica la importancia de la negociación colectiva para regular el tiempo y la forma de trabajo

La presidenta de la Comisión de Relaciones Laborales de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV), Carmen Pleite, ha comparecido este jueves en la Comisión Especial de Estudio sobre los usos de tiempo para impulsar políticas concretas de racionalización de los horarios de Les Corts, ante la que ha reivindicado la importancia de la negociación colectiva y los acuerdos entre las organizaciones empresariales y sindicales y ha puesto el foco en los diferentes convenios,  sectoriales y de empresa, como marco para fijar las reglas generales de la flexibilidad del tiempo de trabajo y la promoción de la racionalización del horario de trabajo.

En la misma línea, Pleite ha incidido en la necesidad de potenciar la contratación a tiempo parcial como fórmula contractual para facilitar la adaptación a las necesidades de empresas y trabajadores. En España existe una baja utilización del tiempo parcial en contraste con lo que ocurre en Europa, de ahí que Carmen Pleite haya aconsejado “incrementar su versatilidad como elemento de gestión flexible y eliminar rigideces legales, consiguiendo además aumentar el porcentaje de voluntariedad en la celebración de esta modalidad contractual”.

La presidenta de la Comisión de Relaciones Laborales, ha asegurado que el teletrabajo encaja perfectamente en el modelo productivo y económico que se persigue, al favorecer la flexibilidad de las empresas en la organización del trabajo, incrementar las oportunidades de empleo y optimizar la relación entre tiempo de trabajo y vida personal y familiar. No obstante, también considera que puede plantear problemas organizativos a las empresas, por eso “su regulación ha de llevarse a cabo en el ámbito más cercano a las empresas, mediante convenio o pacto colectivo, y con las medidas adecuadas que permitan disfrutar de dicha conciliación al trabajador solicitante; faciliten la misma sin sufrir un menoscabo en la organización del trabajo ni en la productividad de la empresa y no afecten negativamente al resto de trabajadores de la empresa”.

En paralelo, Pleite ha puesto de manifiesto la necesidad de no cargar únicamente sobre las empresas los problemas de conciliación y ha pedido, por un lado, “que se pongan en marcha políticas educativas y formativas que favorezcan la socialización en los roles de género igualitarios” y, por otro, políticas fiscales de apoyo a las familias y un tratamiento fiscal neutral que incentive la participación laboral por igual de hombres y mujeres.

Para terminar, la presidenta de la Comisión ha incidido en que una eficiente racionalización de horarios y conciliación sólo puede llegar actuando en tres ámbitos: en el ámbito educativo y formativo para educar en la igualdad y en la corresponsabilidad, desde el ámbito público dotando de servicios que faciliten la conciliación y desde el ámbito de la empresa avanzando en compatibilizar las necesidades de flexibilidad para ser competitivas con la conciliación de la vida laboral, personal y familiar de los trabajadores.