Continúa el pulso entre socios: Sandra Gómez estalla frente a Compromís, y Ribó insta al Gobierno a negociar un nuevo decreto

La vicealcadesa asegura que “el minuto de gloria de Baldoví no puede costarle a Valencia más de 90 millones”

El pulso entre los dos socios del ayuntamiento de Valencia, PSPV-PSOE y Compromís, a consecuencia del decreto sobre el uso de remanentes rechazado por el Congreso de los Diputados, volvió a estallar ayer. Mientras la vicealcaldesa de Valencia, Sandra Gómez, estallaba contras sus socios asegurando que “el minuto del gloria de Joan Baldoví no puede costarle a Valencia más de 90 millones de euros”, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, y el diputado de la coalición en el Congreso, Joan Baldoví, han asegurado que “si Montero propone lo mismo que dice el PSOE en su Declaración sobre Haciendas Locales habrá acuerdo antes del martes”.

Gómez ha lamentado que Compromís se haya “sumado a un movimiento que se ha gestado y liderado por el PP” que no buscaba el bien de los ayuntamientos sino que “lo único que pretendía era el desgaste del Gobierno de España”. En su opinión, “ha sido sorprendente que se haya sumado a esta dinámica porque con su voto ha contribuido a que perdamos más 90 millones”, ha recalcado y ha asegurado que se trata de “un hecho de extrema gravedad que les debe hacer reflexionar”.

La socialista ha planteado que “tenemos una responsabilidad con quienes nos ha elegido para hacer unos presupuestos de la reconstrucción y mantenernos la margen de las cuitas partidistas de Madrid”. En esta línea, ha enfatizado que la ciudad necesita fondos para el transporte público, políticas de empleo, emergencia social para atender a las personas vulnerables y, por tanto centrarnos en lo que realmente importa que es Valencia.

De igual manera, ha calificado de decepcionante que en el último momento se cambiase de voto ya que, “siendo clara, aquí se había acordado acogernos al real decreto y plantear el próximo lunes un pleno que lo posibilitara” y ha añadido, “de hecho ya se había empezado a trabajar con los servicios del Ayuntamiento”. “Creo con honestidad que ha sido un error y que el alcalde de València se ha quedado solo con los del PP”, ya que cabe recordar que finalmente Ada Colau apoyaban el decreto y lamentaban que Barcelona había perdido con el no unos 100M€.

La vicealcaldesa de València ha detallado que “entre lo que dejamos de ingresar y nos toca recortar podemos llegar a la cifra de 113M€”, por lo tanto, ha continuado, “una vz votado el no, nos han abocado al recorte presupuestario y a la aplicación de la ley Montoro”, una ley contra la que se manifestó el PSOE y los partidos progresistas. “Me cuesta entender cómo se ha preferido tumbar un decreto que nos daba más de 90M€ para aplicar una ley del PP que nos lleva a un escenario de crisis dentro de la administración pública”, ha señalado Gómez.

Por último, ha resaltado que “aunque Compromís intentara ganar algo de protagonismo en Madrid, entendíamos que al final en València iban a hacer lo mejor para la ciudad”. “La principal decepción es cómo ha acabado la historia”, por ello, “desde el PSOE seguiremos trabajando y siempre vamos a estar a disposición de llegar a acuerdos con todas las fuerzas políticas para lo que sea mejor ara València”  pero, “precisamente ayer la diferencia radicaba en el voto final del decreto” ha concluido Gómez.

Joan Ribó y Joan Baldoví durante su rueda de prensa

Nuevo decreto

Por su parte, este viernes el alcalde de Valencia, Joan Ribó, y el portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, han comparecido en rueda de prensa para explicar las razones por las que hay que negociar un nuevo decreto sobre el uso de los remanentes de tesorería de los ayuntamientos ante la crisis del COVID19.

Ribó ha sido rotundo en su explicación: “Como alcalde y desde Compromís lo que exigimos es que el 100% del fondo económico de 5.000M€ se reparta con criterio poblacional, para que la ciudad de València pueda recibir este año 85M€. Además, pedimos una aportación inmediata, en 2020, para las empresas municipales de transportes, así como derogar de una vez por todas la conocida como Ley Montoro de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera que permita a los ayuntamientos disponer de nuestros propios ahorros, y más aún en una situación de crisis sanitaria, social y económica como la que nos encontramos actualmente”.

Según ha señalado, “esta ha sido la historia de un decreto que nació muerto desde el primer momento. La Ministra Montero pretendía recaudar los ahorros de los ayuntamientos sin consensuarlo provocando que consistorios de todos los colores políticos dijéramos que no, y obligando a los ayuntamientos, como en el caso de València, a tener que amortizar deuda, una medida que aprobamos sin ningún voto en contra en el último Pleno celebrado el pasado 30 de julio”.

De igual  manera, ha recordadoque tras el acuerdo alcanzado a última hora en la FEMP con una aportación de los ayuntamientos de 5.000M€ a devolver en 10 años, el BOE publicó por sorpresa que finalmente el tiempo se aplazaba a 15 años, a la vez que comenzaba por parte del Gobierno central con un mercadeo con los fondos que deben ayudar a las ciudades a salir de la crisis provocada por la pandemia. Ante esto, alcaldes de hasta 9 partidos políticos diferentes reclamamos una negociación con la Ministra. A su juicio, “resulta increíble ver a todo un Gobierno de un país intentar negociar a última hora la aprobación del decreto. Al principio los municipios no teníamos acceso al fondo de 5.000M, después a un 40%, luego un 60%…alargaron la negociación incluso en el mismo momento en que se estaba votando”.

Por su parte, el portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, ha asegurado que “si el gobierno tiene voluntad de negociación, este martes puede salir un nuevo decreto con mayoría absoluta con todo lo que estamos de acuerdo todos los partidos políticos que hemos rechazado la propuesta impuesta por la Ministra Montero”.

Baldoví ha recordado que “lo mismo que estamos reclamando desde Compromís ya lo contempla el PSOE en su Declaración sobre Haciendas Locales que tiene publicada en su página web, y que plantea que los ayuntamientos puedan disponer libremente de sus propios recursos. Por tanto, lo que debe hacer la Ministra Montero es lo que defiende su propio partido, y conseguir que el próximo martes, en el Consejo de Ministros se plantee de forma clara que esos 5.000M€ se repartan con criterio de población, y que se ayude a las ciudades que han tenido pérdidas en su servicio de transporte metropolitano con una ayuda de 400 millones de euros”.