Ábalos y Puig exhiben la unidad del socialismo valenciano en el primer acto tras el confinamiento

El jefe del Consell insiste en la necesidad de  “de sumar en un proyecto común”, mientras que el ministro de Transportes afirma que el Partido Socialista es “un compromiso donde lo importante es el proyecto y lo colectivo, nunca lo individual”

La pandemia ha conseguido la escenificación de la unidad de los socialistas valencianos en el primer acto orgánico del PSPV-PSOE tras el confinamiento y el estado de alarma en un curso que concluirá con el próximo congreso nacional del socialismo valenciano, y donde previsiblemente, el actual secretario general, y a su vez, president de la Generalitat, Ximo Puig, tiene previsto optar a la reelección. En este contexto, el acto de este sábado de carnets digitales a la militancia socialista cobra especial relevancia, ya que tanto el líder del PSPV como el secretario de Organización del PSOE, y también el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, los dos referentes de las dos grandes sensibilidades que cohabitan en el socialismo valenciano, han insistido en la importancia de “sumar en un proyecto común” y en predominar lo colectivo sobre lo individual.

Así, el secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, ha destacado que “los valores del socialismo son patrimonio de todo el pueblo progresista” y ha manifestado que “es el momento de sumar en un proyecto común” para articular una respuesta conjunta a la pandemia. Así lo ha afirmado durante el acto de entrega de carnets digitales a la militancia del PSPV-PSOE, que ha tenido lugar este sábado en Valencia, en el que ha entregado ejemplares de ‘Militancia socialista’ de María Cambrils, a representantes de la militancia, y ha destacado que el socialismo es “una alianza intergeneracional permanente, un testimonio de una manera de entender la vida en todas las circunstancias y momentos”.  En su opinión, “ña actualización permanente, la modernización, solo la puede hacer el PSOE, porque ningún otro partido tiene esta tradición y esta voluntad permanente de cambio, con unos principios resilientes al paso del tiempo como la libertad, la igualdad, la solidaridad, o la justicia social”, ha defendido.

“Gracias a la apuesta de los gobiernos socialistas por una sanidad pública y gratuita sólida hemos podido enfrentar la pandemia y sus consecuencias con mucha más fuerza”, ha asegurado el president, que ha subrayado que “en la respuesta a esta crisis, se está viendo con claridad que los principios del socialismo y la socialdemocracia son la base para las recetas que ya se están adoptando dentro y fuera de nuestras fronteras”, y ha añadido que “el nuestro es un proyecto que viene de lejos, y es hoy el más vivo y dinámico y el único que garantiza que podamos salir de la situación actual”, ha añadido.

En este sentido, ha resaltado la necesidad de “alejar el partidismo y de pensar exclusivamente en el interés general, en la línea de lo que está haciendo el Gobierno presidido por Pedro Sánchez”. “El socialismo es la base para el futuro de este país gracias a esa mirada a los ojos de los ciudadanos, y eso es lo que garantizará que la salida de esta crisis sea diferente y mejor a la que se articuló en la anterior”, ha manifestado.

Por su parte, el secretario de federal de organización del PSOE, José Luis Ábalos, se ha referido al Partido Socialista como “un compromiso donde lo importante es el proyecto y lo colectivo, nunca lo individual” y ha asegurado que la formación “sigue a la cabeza de la modernización, porque cada vez que el PSOE gobierna España amplía los valores de civilización”.

Ábalos, que también ha hecho entrega del ‘carnet Pablo Iglesias’ a militantes inscritos en la formación durante más de 50 años, ha apostado por “avanzar hacia el futuro sin abandonar nuestro pasado” con el fin de “dejar a los que vengan detrás un legado tan digno como el que recibimos, un legado de compromisos y también de afectos”.

De igual manera, ha destacado la importancia de los valores socialistas frente a los que “ponen en cuestión la violencia y el asesinato”, quienes, ha dicho, “no tienen cabida en España, porque la democracia no es mancillable” y frente a quienes “son un ejemplo de aferrarse al peor ejercicio del poder”.