ActualidadComunicaciónComunitatConsell de la Generalitat

À Punt Mèdia el gran fracaso del Botànic, sigue siendo la cadena autonómica con menor audiencia

La cadena registró en octubre de 2020 una cuota de pantalla del 3,5%, el mejor dato de su historia, superando el 3,3% de los meses de abril y mayo

Definitivamente la televisión es la gran asignatura suspendida del Botànic. Ni cambios en la dirección, ni las campañas promocionales de la cadena como #APuntAl9, ni la nueva programación, han conseguido que À Punt Média la nueva cadena de televisión autonómica despegue y se consolide entre la ciudadanía valenciana, pues, continúa siendo la televisión autonómica menos vista en su territorio. Eso sí, en octubre consiguió su mejor dato histórico, un 3,5% de cuota de pantalla. Así se desprende del análisis de audiencia de la cadena del mes de agosto.  Según el mismo, se sitúa como la televisión autonómica menos vista, a pesar de tener uno de los presupuestos, y una de las plantillas amplias de España, sólo superada por las televisiones andaluza, catalana, vasca y gallega. Los esfuerzos del nuevo director, Alfred Costa, por realizar una televisión próxima a los ciudadanos son insuficientes por la herencia de Empar Marco y su equipo, que han convertido en una cadena al margen de la sociedad.

De hecho, un mes más, desde que llegó Costa a la cadena su apuesta personal de realizar programación religiosa, e introducir a misa en valenciano, los domingos, a las 10 horas, se ha convertido en un éxito, y es el espacio con más audiencia estable, superando muy por encima la media de la cadena, y que, previsiblemente, se consolidará en la nueva programación que se presentará este lunes.  

El informe de audiencias de las televisiones autonómicas correspondiente a octubre de 2020 no deja lugar a la duda: À Punt Mèdia se sitúa con una cuota de pantalla del 3,5%, con un ligero aumento del 0,5%, motivado por los cambios introducidos por el nuevo director, y que  le han permitido obtener su mejor dato histórico frente al 3,3% de los meses de abril y mayo. Sin embargo, este crecimiento no le ha permitido salir del farolillo rojo del ránking de audiencias, situándose a la cola de las televisiones autonómicas, eso sí, aumenta la distancia con las segundas cadenas autonómicas a las que supera en  cerca dos puntos, cuando durante el confinamiento alguna segunda cadena le superó.

Estos deja a la cadena en una situación muy preocupante, ya que se prevé una serie de ajustes para cuadrar presupuestos, entre ellos, un recorte de personal, hasta dejar a la cadena en torno a los 300 trabajadores, cifra prevista por Presidencia de la Generalitat durante el proceso de creación, y que fue incumplida por la anterior dirección con el silencio cómplice del consejo rector de la cadena, que también prevé a la desesperada nueva medidas de urgencia, como la fusión de las sociedades, y aprovechar los convenios con FORTA para introducir programación en castellano como guiño a las zonas castellanohablantes.

Como han reconocido a Mediterráneo Pressdiversos dirigentes de Presidencia de la Generalitat, “la situación es insostenible”, ya que “la televisión tiene mucho gasto y escasa rentabilidad”, económicamente, ya se encuentra en situación de quiebra, socialmente no tiene audiencia, su cuota de pantalla es la menor de todas las televisiones autonómicas, y políticamente no contribuye a la vertebración territorial de la Comunitat.

Sin embargo, estas palabras se quedan en papel mojado, pues, en los Presupuestos para 2021 se ha permitido a la cadena un pequeño incremento de las cuentas que ascenderán el próximo año a los 66 millones, diez millones más que en la actualidad.

Rango de audiencias televisiones autonómicas

Rango de audiencias

El rango de audiencias correspondiente al mes de octubre continuó liderado por TV3 con una cuota del 15,5%, seguida por la Televisión Galega con  un 10,1, Aragón TV con un 9,8%, y ETB2, la cadena en castellano de la TV vasca,  con un 9,6%. A continuación, se situó Canal Sur,  con un 8,4%; mientras que  Televisión del Principado obtuvo un 7,6% y  Canal Extremadura (7,5%), seguidas por Castilla La Mancha Media (5,8%); TV Canarias con (5,7%); y Telemadrid  (5,4%);

Por su parte, TV Región de Murcia, que la 7, la única televisión pública de gestión privada obtuvo un 5,0%, punto y medio por encima de la cadena valenciana, mientras que  IB3 de Baleares consiguió un 4,3%, lo que supuso un descenso del 0, 7%. Eso sí, ambas cadenas se situaron por encima de la televisión valenciana.

De esta manera, À Punt Mèdia se sitúa en puesto número 13 de esta clasificación de televisiones autonómicas, de carácter público, superando únicamente, a las autonómicas privadas, como la valenciana 8 Mediterráneo TV, que obtuvo una media de share del 0,4%, a pesar de haber a la plantilla en ERTE por el coronavirus durante varios meses. También supera a todos canales complementarios de la cadenas, mejorando su distancia con  ETB1, la televisión vasca en euskera, con 2,1%; 3/24 de TV3, con 1,5%; TPA 2 de Asturias  con un 1,3% y La Otra de Telemadrid con un 1,3%.

Así, un año y medio después de sus emisiones regulares, À Punt Mèdia, la nueva televisión autonómica valenciana sigue sin contar para la ciudadanía valenciana. Nadie cree en un  proyecto que, como definía un dirigente de Presidencia de la Generalitat, “es una televisión antigua, del siglo XX y lejos de la realidad”. Esa definición deja claro que la cadena autonómica, que sustituía a la antigua Canal 9 no tiene ningún defensor, como reconocía recientemente un trabajador de la empresa, es necesario un cambio de nombre, pues, el actual está desfasado y desprestigiado por la anterior dirección y equipo de Empar Marco, algunos de los cuáles aún continúan en la cadena.

Excesivos cargos intermedios

Otro de los problemas de la cadena es la existencia de numerosos cargos intermedios cuya función carece de sentido, y que sólo servido, en muchos casos para dar instrucciones contradictorias. También, según algunos trabajadores, la idea de la redacción integrada ha sido un fracaso, pues, se ha perdido frescura en los informativos de la radio. Otro aspecto que tampoco funciona es la web de la cadena https://apuntmedia.es/va/, donde es muy difícil encontrar un programa al mezclarse la radio con la televisión en lugar presentar productos diferenciados como hacer otras cadenas privadas.

Además, la cadena cuenta con una excesiva estructura de cargos intermedios que hace ingobernable, como han reconocido a este diario varios trabajadores, por ejemplo, en Informativos, hay cinco responsables y varios jefes de sección, algo que en deportes se duplica a pesar de no contar con derechos de retransmisión. Esta situación hace que cuando se quiere organizar algún dispositivo especial necesita una excesiva antelación que hace inviable la gestión. El problema es que Costa no ha querido cambiar la situación, pues, hace unas semanas se produjo una baja en un cargo intermedio, que se sustituyó en lugar de eliminar el cargo.

À Punt, el sexto presupuesto

Estos datos aún son más preocupantes si se comparan las estructuras de las distintas cadenas autonómicas. Se da la circunstancia que el presupuesto de À Punt Mèdia es de 55 millones de euros anuales, el sexto mayor presupuesto de las televisiones autonómicas, muy superior al de la televisión de Murcia, La 7TV, que se sitúa la penúltima televisión en presupuestos con 15 millones para 2018. Además, a nivel de plantilla, la televisión valenciana cuenta con una plantilla de unos 500 trabajadores frente a los 64 de la murciana. En cuanto a presupuestos y trabajadores À Punt Mèdia sólo está superada por las televisiones autonómicas históricas de la época de la antigua Canal 9 como Canal Sur, TV3, TVG, ETB y  Telemadrid. Por el contrario, en cuanto a la audiencia À Punt se sitúa como la última cadena autonómica en cuota de pantalla y en transcendencia para sus respectivas audiencias.