Puig anuncia sin concretar un nuevo paquete de ayudas, mientras el ocio pide una indemnización de 50 millones

Supondría una aportación media para las pymes de 30.000 euros y permitirá compensar los 10 meses de cierre acumulado

La primera respuesta a las nuevas restricciones frente a la pandemia ha sido este jueves una reunión entre el anuncio, por parte del president de la Generalitat, Ximo Puig, este jueves de nuevo paquete ayudas, sin concreta,  a las empresas afectadas por las medidas anuncias, algo insuficiente para el sector del ocio y la hostelería que reclaman un paquete de ayudas por importe de 50 millones de euros.

Así, lo ha avanzado tras la reunión con el presidente de la CEV, Salvador Navarro, y los secretarios generales de UGT-PV, Ismael Sáez, y CCOO-PV, Arturo León, a la que también han asistido el conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler; el conseller de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, Rafa Climent, y el conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, Arcadi España.

Puig ha señalado que se ha iniciado de esta manera un diálogo para hacer frente a las restricciones impuestas por la Generalitat con el objetivo de mejorar la lucha contra la pandemia y garantizar la calidad asistencial. Puig ha asegurado que se trata de “acciones que tienen consecuencias en el ámbito económico y, por lo tanto, tenemos que darles respuesta”.

En este sentido, eha anunciado que mañana mismo ha sido convocada una nueva reunión, de carácter técnico, para concretar el apoyo económico de la Generalitat al tejido empresarial valenciano.

Según Puig, “vamos a vivir unos meses aún muy complicados para la economía, pero la Generalitat está absolutamente convencida de que dentro de poco, gracias a la vacunación, conseguiremos superar esta situación”. No obstante, ha indicado que hasta que llegue ese momento “tenemos que hacer que las empresas que sufren dificultades pero que tienen viabilidad, puedan seguir hacia adelante”.

Sector más vulnerable

Por su parte, desde la Asamblea de la Acampada del Ocio Nocturno de la Comunidad Valenciana ha reclamado el reconocimiento de su sector como de “especial vulnerabilidad y sufrimiento del sector del ocio musical y los espectáculos”, ya que “es el único que está cerrado por imperativo legal y que durante los últimos 10 meses apenas ha trabajado 10 semanas, prestando servicios de hostelería y con un 30 % de aforos”

Por ello, desde el sector se reclama su “intervención directa en todo el proceso negociador, teniendo en cuenta estas condiciones excepcionales, y en las que apenas un 25 % de las pymes han podido desarrollar su actividad”. De hecho, y para conseguirlo, la Asamblea, con las 33 asociaciones que han prestado su apoyo a la misma, ha decidido constituirse formalmente como federación autonómica.

Con respecto a las cantidades económicas, y entendiendo que se está hablando de un colectivo homogéneo del que forman parte 1.500 empresas que se encuentran al borde de la quiebra, reclamamos una ayuda económica directa por valor de 50 millones de euros. Una cifra que supondrá una aportación media para las pymes de 30.000 euros y permitirá compensar los 10 meses de cierre acumulado.

Hay que tener en cuenta que el sector ha perdido el 85% de su actividad económica durante 2020, lo que supone un retroceso de 2.000 millones de euros y unas pérdidas acumuladas de los gastos fijos que no se han podido evitar de 275 millones de euros

Por último, el colectivo empresarial reclama respeto por parte de la administración autonómica hacia todo el sector y su cadena de valor, que desde que se inició la pandemia ha sido injustamente señalado y ha sido víctima de la estigmatización empresarial y profesional. La última, denuncian, ha sido la absurda prohibición de los disc jockeys, que carece de cualquier evidencia científica y justificación epidemiológica, lo que supone un auténtico agravio comparativo con el conjunto de la actividad económica.