Diputaciones, ayuntamientos y Generalitat acuerdan un fondo de 120 millones para los sectores más afectados por el COVID19

 El popular, Carlos Mazón, reclamar también la exención de impuestos para los autónomos como medida más inmediata y eficaz para ayudarles a superar los devastadores efectos económicos de la pandemia.

Diputaciones provinciales, ayuntamientos y Consell de la Generalitat han acordado la constitución plan de ayudas a los autónomos de hostelería, restauración y otros sectores afectados por la crisis del covid-19 en el que participaran las tres administraciones dotado con 120 millones de euros.

Así, lo ha anunciado el president de la Generalitat, Ximo Puig, tras participar esta mañana en la reunión de la mesa institucional impulsada por la Generalitat junto a los tres presidentes de las diputaciones: el alicnatino Carlos Mazón, el valenciano Toni Gaspar y el castellonense José Martí, así como los alcaldes de Valencia, Joan Ribó, Alicante, Luis Barcala, Castellón, Amparo Marco, y Elche, Carlos González.

Según el president, el fondo permitirá fundamentalmente apoyar la actividad de los sectores de la hostelería, la restauración, el ocio nocturno, las actividades recreativas, las actividades culturales, las asociadas a las fiestas tradicionales y las agencias de viaje, “dado que se trata de los sectores que presentan una peor situación ya que han perdido una parte fundamental de su facturación en los últimos meses, tal y como señala el informe realizado por el IVIE”.

Puig ha asegurado que este fondo, semejante al de cooperación municipal, estará dotado con 120 millones de euros, aportados en un 50% por la Generalitat, en un 30% por parte de las diputaciones, y el restante 20% por los ayuntamientos, “con lo que se pretende llegar a las 33.000 empresas y autónomos valencianos que están más afectados por esta situación consecuencia de la pandemia y de las reestricciones”. Asimismo, ha señalado que el fondo se vehiculizará a través de los ayuntamientos, y se formalizará a través de un decreto Ley. En su opinión, “hemos abordado la mejor ayuda posible para los sectores afectados, en este tránsito hacia el segundo semestre en el que esperamos la recuperación económica tras el avance en la vacunación”, ha explicado.

Asimismo, se ha referido a las reuniones que está manteniendo en los últimos días con representantes del ámbito social y empresarial de la Comunitat Valenciana, y se ha mostrado convencido de que “se va a llegar a un acuerdo para facilitar al conjunto de las empresas que este paréntesis sea lo más viable posible para el mantenimiento de su actividad futura”.

Exención de impuestos

Por su parte, el presidente de la Diputación de Alicante, y principal referente institucional del PP-CV, Carlos Mazón, ha aprovechado la reunión para reclamar también la exención de impuestos para los autónomos como medida más inmediata y eficaz para ayudarles a superar los devastadores efectos económicos de la pandemia. En este sentido, ha reclamado “contundencia” al president de la Generalitat, Ximo Puig, para reivindicar esta medida ante el presidente del Gobierno central, Pedro Sánchez.

Según Mazón, “entre todos tenemos que hacer un esfuerzo muy especial para activar fondos, pero no vale simplemente con estas ayudas a fondo perdido, ya que el apoyo más inmediato es el de la rebaja de la presión fiscal a los autónomos”, ha indicado Mazón, quien ha añadido que “de poco sirve que estemos poniendo en marcha fondo tras fondo, que lo vamos a hacer y los vamos a reforzar, si no mandamos una voz clara al Gobierno de España pidiendo que elimine de inmediato las cuotas a los autónomos mientras no se esté produciendo actividad”.

De igual manera, ha anunciado que la Diputación de Alicante, además de participar en este plan de cooperación institucional, activará a lo largo de 2021, como ya hiciera en 2020, otro programa de ayudas, dotado con seis millones de euros procedentes del remanente, del que se beneficiarán los autónomos, pymes, micropymes y profesionales de la provincia.

Además, tal y como se ha aprobado en el presupuesto de este año, ha recordado que la institución alicantina ha reducido en más de un 50% el recargo provincial del IAE, pasando del 20,5%, ya de por si el más bajo de la Comunitat, al 10%, lo que se traducirá en un ahorro para las empresas de la provincia.     Al respecto, Mazón ha insistido en que “es urgente una exención fiscal mediante aplicaciones directas desde el Gobierno de España”.