Las subvenciones al cine se duplican en la última década

El 23% de la recaudación en taquilla del 2020 fue de películas españolas. En 2019 fue del 15% del total, pero quinientos millones de euros más debido a la inexistencia de la COVID19. 

En el preámbulo de la Ley del Cine 55/2007 de 28 de diciembre se establece que “es un elemento básico de la entidad cultural de un país. Su contribución al avance tecnológico, al desarrollo económico y a la creación de empleo, junto a su aportación al mantenimiento de la diversidad cultural, son elementos suficientes para que el Estado establezca las medidas necesarias para su fomento y promoción”. Unas subvenciones que, según la información recogida por Mediterráneo Press, se han duplicado en la última década.  En el conjunto del país, en la última década en total, el 2018 fue uno de los años donde más dinero recibieron, 109 millones de euros. Algo alejado de los tiempos duros de la crisis económica anterior, donde en 2013, la industria cinematográfica fue subvencionada con 34 millones.

Según la información que se aporta desde el Ministerio de Cultura, en la memoria de ayudas a la cinematografía, en el último año sin pandemia se aportaron algo menos de 48 millones de euros en subvenciones para la realización y producción de largometrajes, cortos y su distribución y posterior promoción.  Además de las ayudas estatales, también se pueden adquirir las locales o autonómicas, por ejemplo, en casos de autopromoción de algunos escenarios y territorios. La Generalitat fijó un máximo de 5.700.000€ en la convocatoria del año 2020. En esta se establece que solo podían solicitarla aquellos que fueran productores independientes.

El cine es cultura, crea empleo y promociona el país. Un claro ejemplo es el caso de Patena y es que el municipio valenciano vio cómo se multiplicaban las visitas por tres, a sus famosas cuevas, gracias a Dolor y Gloria, el largometraje ganador del Premio Goya a Mejor Película de la mano de Pedro Almodóvar. La cinta del director manchego también optó al Oscar a Mejor Película Internacional en 2020, pero finalmente fue la película surcoreana Parásitos la que se llevó la estatuilla.

En cuanto a los premios de cine más prestigiosos del planeta, entre los países más nominados a Mejor Película Extranjera, España es tercera con diecinueve, Francia lidera con treinta y siete y le sigue Italia con veintiocho. Hasta en cuatro ocasiones una película española ha ganado el Oscar, nueve en el caso francés y once en el italiano. Estos dos estados también reciben una mayor ayuda por parte de las instituciones públicas.   

En medio de un duro 2020, pocos directores se atrevieron como Santiago Segura a estrenar sus largometrajes en la gran pantalla. Padre no hay más que uno 2 fue la película más taquillera del año pasado con más de 2 millones de espectadores y algo más de 13.000.000€ recaudados. En su primer fin de semana, el 31 de julio, el 75% de las personas que acudieron al cine optaron por esta cinta y esto se tradujo en más de 1.400.000€ en tres días. Tras varias películas extranjeras, en quinta posición se colocaría Adú, nominada al Goya.

En total, un 23% del dinero recaudado el año pasado en taquilla pertenece a películas españolas, en proporción es algo más del 15% de 2019, pero muy alejados de los 624.000.000€ del año sin COVID19. Los datos de la temporada pasada se quedan en un total de 169.000.000€ y 28 millones de espectadores. No se puede afirmar que sean del todo elevados, y es que pandemia aparte, la industria hollywoodiense se hace notar.

Subir o bajar las ayudas al cine es un debate que está en el aire dentro de la opinión pública. En tiempos de dificultades económicas, como en el escenario actual, los políticos y las políticas apelaran a “apretarse el cinturón”, aun así, hay que tener en cuenta que una buena industria cinematográfica es esencial para la cultura y la historia de un país.